Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Andreitas escriba una noticia?

Sin Orgasmos

04/10/2009 07:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las mujeres que no consiguen llegar al orgasmo tienen más un problema sicológico que físico en la mayoría de casos

Sin orgasmosUna relación sexual ideal debe ser disfrutada por hombre y mujer. Sin embargo, existen muchas mujeres que no consiguen el disfrute pleno debido a múltiples factores, en su mayoría, sicológicos. Este es el caso de Isabel (nombre ficticio) que por seis años no supo qué era tener un orgasmo. Cambia de una pareja a otra pensando que era la otra persona la incapaz de producirle placer.

Su imposibilidad de tener orgasmos terminó cuando Isabel dejó los prejuicios y los mitos que le habían inculcado desde su infancia para abandonarse al placer y al amor que le daba el que ahora era su esposo, quien era más que su pareja: su amigo incondicional.

La anorgasmia (imposibilidad de alcanzar el orgasmo) puede deberse a mitos y tabúes sobre sexualidad adquiridos en la infancia y adolescencia, que en general, se fundamentan en la concepción de virginidad que deberíamos tener, y el valor que le damos a la propia sexualidad. Aunque, lo primero a descartar, es un posible problema físico.

Muchas mujeres con anorgasmia, creen o tienen inculcado en su inconsciente que se mantendrían vírgenes el mayor tiempo posible, y a mantenerse totalmente indiferentes al placer y a su propio deseo si no era para efectos reproductivos. Aunque esta historia suena ya del pasado, todavía hay muchas mujeres que tienen ese problema y se debe a una educación sexual basada en represión y silencios.

Ahora bien, ¿cuál podría ser la solución de un problema que casi resulta incontrolable por estar en los más profundo de nuestra mente? Es muy simple. Conocer las limitaciones que tenemos, saber qué queremos, y estar conscientes de que todo depende casi de nuestra actitud mental, es el primer paso.

Una vez que se ha hecho esto, podemos pasar a lo que se podría llamar un tratamiento o preparación para ir eliminando prejuicios. Uno de los tratamientos más recomendados es la masturbación, pues mediante ella la mujer puede redescubrirse, conocer y amar su cuerpo, así como conocer los movimientos necesarios para desatar su pasión máxima. Además, al encontrar las formas que más la provocan se las puedes enseñar a su pareja.

Otro factor importante que influye en que las mujeres no tengan orgasmos, es que como pensaban que cualquier tema sexual es prohibido y malo, han reprimido todo su deseo y no han acostumbrado su cuerpo a sentir. La consecuencia lógica de esto, fue la pasividad completa en la unión sexual, y esto sólo genera insatisfacción, monotonía, y una autoestima baja, pues cada vez que la mujer que siente de esta forma tiene relaciones se siente sucia, se siente utilizada y si el caso es grave, puede sentirse hasta ultrajada.

La respuesta que puede eliminar estos sentimientos es de nuevo la masturbación, pues así sabrá guiar después a su pareja. Pero además, una vez que despierte su deseo, se adueñe psíquicamente de su cuerpo, y sepa exactamente que buscar en una relación de placer, la mujer puede tomar la iniciativa y acabar con el papel pasivo que ha estado cumpliendo que inevitablemente la llena de insatisfacción.

Muchas mujeres con anorgasmia, creen o tienen inculcado en su inconsciente que se mantendrían vírgenes el mayor tiempo posible.

Este proceso se conoce como cultivación o construcción del orgasmo, pues la capacidad para sentirlo se adquiere conforme se descubren más sus posibilidades. Es una especie de bola de nieve que va creciendo entre más relaciones se tengan, y más contacto se tenga con el placer y con el cuerpo propio.

Es probable que muchas se pregunten porque la sexualidad parece más complicada en el caso femenino que en el masculino. La respuesta no es definitiva, sin embargo muchos expertos apuntan que, además de la diferencia de educación que reciben las niñas con respecto a los niños, está el hecho de que el hombre desde niño tiene que aprender a manipular sus genitales para ir al baño, y en la pubertad los niños ven mayores cambios físicos que ellas.

Por otra parte, el hombre como tal sufre orgasmos inconscientes mientras duerme y cuándo se despierta empieza a preguntarse que es lo que pasa que le produce placer. Por su parte, a la mujer también le suceden, sin embargo no la despiertan, y puede pasar toda su adolescencia sin saberlo.

Otras mujeres se ven limitadas a la hora de alcanzar el orgasmo por su sistema de vida. Son mujeres que son vistas por los demás como exitosas, muchas profesionales que se suponen mujeres liberadas son a veces las más reprimidas sexualmente, pues deben tener todo bajo control. La idea de dejarse llevar por un sentimiento, una emoción o una sensación les produce pavor, pues sienten que todo su sistema ordenado de vida se va a venir abajo y se va a desorganizar.

El síndrome de las mujeres que se niegan a perder el control, se caracteriza por hacer que ellas se enfrenten al sexo, como si éste fuiera una obligación en la que hay que tener éxito, y demostrar capacidades, por lo que no conocen el verdadero principio del placer.

Estas mujeres deben aprender a relajarse y a esperar lo inesperado, deben aprender a disfrutar de la posibilidad de no saber lo que va a pasar, y de no tenerlo todo bajo su control, tienen que liberarse.

De la misma manera, hay un porcentaje de mujeres que son anorgásmiscas debido al nivel de tensión que manejan y a tener otras prioridades que su propio deseo. A la hora de estar con su compañero, están pensando en el bebé, en su trabajo, o en que mañana tienen un examen. En este caso, el cansancio, el estrés y las preocupaciones de otra índole evitan el orgasmo, y para poder lograrlo sólo hay que relajarse, olvidarse un poco de la agenda, y no esperar hasta que ya el sueño y la fatiga dominen para hacer el amor.

Como vemos, el problema de la anorgasmia es más de índole mental que física, y sólo requiere un cambio de actitud. Pero, además es importante tener en cuenta que mucho se debe a la educación que recibimos, para no repetir el error con las hijas y no seguir criando mujeres insatisfechas.


Sobre esta noticia

Autor:
Andreitas (44 noticias)
Visitas:
6097
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.