Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Silencio, en la base izquierdista del Psuv-Psoe

29/03/2018 04:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Aquí, en Venezuela, todos son de derecha y ya están acostumbrado a amenazar y, que no van a entregar el poder. Son pastorales para colonizar a los pobres y, ellos vivir como ricos, en República Dominica lo vemos como reyezuelos

El reportero del Pueblo

 

Los izquierdistas en España y Venezuela son falsos y, nunca representaran a la democracia en su contexto global. Así que sus discursos desfasados no representan un método escolástico para interpretar el sentir del pueblo, Este grupo de derecha que esta reflejado en sus inicios en la juventud social cristiana copeyana, solo tienen un objetivo, asirse de poder y ser de derecha.

Estamos centrado en un debate falso, con un rosario de objetivos que nos lleva a una debacle geopolítica y una hiperinflación atroz que define al partido como mediatista, por los falsos mensajes que emana desde su seno por un gorilismo aterrante.

Aquí, en Venezuela, todos son de derecha y ya están acostumbrado a amenazar y, que no van a entregar el poder. Son pastorales para colonizar a los pobres y, ellos vivir como ricos, en República Dominica lo vemos como reyezuelos.

De esta manera, debemos ir al profeta, al único que viene sustentando el camino de su anterior maestro, Nicolás Maduro Moros, debemos averiguar la clave de su triunfo en el Palacio de Miraflores. El representa para muchos, su gran verdad.

Sin duda hay una desviación hacia el Neoliberalismo, donde se conjuran oraciones en el laboratorio con el único propósito de descalificar a los renuentes con palabras inapropiadas. Ya son varios años en el poder y las ciudades parecen criaderos de chivos, abandonadas y desérticas.

Se debe colocar en la raya a sus dirigentes.

Nunca salen a los barrios a recorrer el pueblo. Por lo general, son comunistas de Salom y, se la pasan etiquetando a personas por los medios televisivos. Hay que motivar a cambios profundos para cambiar a España y Venezuela. El partido debe renovarse en todo el sentido de la palabra, profundizar esos cambios políticos para afianzar el pensamiento socialista y democrático en el pueblo.

Esta renovación del partido, sin embargo, no ha ido acompañada de un proceso de repensamiento en profundidad de los referentes ideológicos del socialismo actual. Este es el vacío que ha de llenarse para acabar de producir la adecuación del Partido Socialista a las necesidades de la España de hoy y a los afanes de sus hombres y mujeres.

Ahora bien, la culminación del proceso de renovación también en el terreno ideológico no puede limitarse a la exclusión o inclusión de una palabra en el texto de una resolución política. Es preciso que el debate abarque todos los grandes temas de cuya solución pueda depender que la estrategia socialista y la acción política cotidiana de nuestro partido se oriente hacia la elaboración de respuestas para los problemas concretos de nuestra sociedad en la perspectiva de la construcción de una sociedad distinta.

Para reformar algo, pues, son precisas las transacciones

El Partido Socialista Español desde que se inició en 1972 se encuentra en un proceso de renovación (único caso de renovación producida desde abajo entre todos los partidos de la izquierda en España) que produjo una acomodación a la realidad, española en cuanto a sus líderes y su estrategia se refiere (entrada de Felipe González y su equipo, política de ruptura democrática entendida como un proceso y no como un momento súbito, estrategia del compromiso constitucional culminada en el consenso, etcétera). En primer lugar, es preciso efectuar un análisis de la sociedad desarrollada de nuestro tiempo. De sus crisis -económica, social, política, cultural-, de los medios que emplea el capitalismo para resolverlas y perpetuarse, de las causas de las crisis, de los instrumentos para superarla introduciendo en dicha superación criterios que hagan posible el progreso hacia un modelo alternativo de sociedad.

El Psuv- Venezuela se encuentra en manos de caudillos.

Son demasiadas preguntas para ser contestadas con una sola palabra. Y las respuestas posibles son lo suficientemente variadas y matizadas como para que la prevalencia de unas u otras pudiera ser presentada como una victoria ya sea de los «radicales», ya sea de los «moderados». Independientemente de cuáles puedan ser las intenciones que estén detrás de algunas posturas con que se acudió al debate, las exigencias objetivas de la realidad española y del propio Partido Socialista son lo suficientemente serias como para exigir que no se trivialicen las conclusiones.

De la misma manera, es obvio que han de ser definidas las bases sociales sobre las que ha de asentarse el Partido Socialista en su pretensión de cambiar la sociedad. ¿Puede decirse hoy, sin matices, que el PSOE y el PSUV es el partido de la clase trabajadora o habrá, por el contrario, que hacer referencia a todos los sectores sociales, trabajadores en sentido estricto o no, que están interesados en un cambio de sociedad? Y, si así fuera, ¿no sería necesario elaborar una política matizada, de compromiso, capaz de satisfacer, conjunta y contemporáneamente, los intereses de todos esos sectores Populares

Crisis de la sociedad capitalista, criterios de construcción del socialismo, modelo de Estado, vía democrática al socialismo, partido de una clase o partido del pueblo en sentido amplio, relaciones partido-sindicatos-movimientos populares... Estos son los temas que han de ser debatidos y que pueden llevar a una mejor inserción del Partido Socialista en la sociedad española, culminando así el proceso de renovación iniciado hace un decenio.

Esta renovación ideológica ha de contar, sin duda alguna, con el marco político en que se produce y con las consecuencias que pueden derivarse de este proceso. La realidad italiana, con una extraordinaria multipolarización del espectro político y con una pérdida de protagonismo de los socialistas, ha de ser tenida en consideración. La conversión de algunos partidos socialdemócratas europeos en meros gestores del capitalismo ha de ser otro punto de referencia. Entre ambos extremos, y manteniendo la identidad del PSOE como un partido dirigido a la transformación social, las dos alternativas posibles son: consolidación y avance del carácter hegemónico del PSOE en el seno de la izquierda española, con la garantía de protagonizar el proceso democrático de construcción del socialismo; o, por el contrario, inicio de un proceso que conduce a una política de unidad de la izquierda como única vía de acceso al poder.

Esperemos, la respuesta sobre estos dos países debe ser muy ajustada.

Cualquier reforma constitucional tiene que partir de esa realidad asentada. Y todos y cada uno de los agentes políticos han de tomar nota de que ninguno de ellos —ninguno, entiéndase bien— está en posición de intentar imponerse. No hay protagonista hegemónico. La relación de fuerzas no es favorable para las aventuras o los caprichos históricos, ni en España, ni en Europa, ni en el mundo globalizado. Y las posiciones están tomadas.

. Hay materia, ya que todo poder institucional consta de diversos componentes: el área ritual, litúrgica o identitaria, en la que, en mi opinión, puede haber libertad de opción y cabe la imaginación declarativa; el área institucional, en la que, salvados mínimos comunes —representativos y de gestión—, caben asimetrías; el área competencial, en la que, además de las competencias que hagan referencia a hechos diferenciales, y a salvo la capacidad de prestación por igual de servicios a los ciudadanos en todos los territorios de España, cada comunidad puede ser más o menos ambiciosa; el área financiera, que ha de basarse en la suficiencia, la equidad y la solidaridad; y el área de la gestión, en la que habría que mejorar la coordinación y la cooperación interadministrativa. En ese marco, creo, hay espacios para discutir y acordar. De buena fe, claro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1156 noticias)
Visitas:
844
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.