Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Sigue Israel de cerca situación en Líbano pero no cree que trascienda

14/01/2011 03:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El gobierno y los servicios de seguridad israelíes siguen de cerca los acontecimientos en Líbano por si el conflicto interno entre sunitas y chiitas deriva en un enfrentamiento armado en su frontera norte. Fuentes militares y de los servicios secretos valoraron que el líder del Partido de Dios (Hezbolah), Hassan Nasserallah, no está interesado en estos momentos en un escalonamiento extraterritorial, es decir que trascienda de las fronteras del Líbano y que no hay riesgo inmediato de un nuevo conflicto armado entre las dos partes. En 2006 Israel y Hezbolah protagonizaron una sangrienta guerra con severos bombardeos que acabaron con la vida de más de un millar de libaneses y 150 israelíes, y la paralización casi completa de toda actividad en las zonas de guerra. "En este momento los desarrollos son internos y no hay riesgo inmediato", señalaron fuentes de seguridad al diario Haaretz, en un análisis que hace de la situación en su edición de este viernes. En una nueva vuelta de tuerca al histórico conflicto dentro del país de los cedros, Hezbolah retiró esta semana del gobierno a todos sus ministros, dejando en minoría al ejecutivo de Saed Hariri y obligándole a buscar nuevas alianzas. En un mensaje poco diplomático, Nasserallah instó la víspera al primer ministro a que no regrese al Líbano ya que "nada tiene que buscar" en ese país, "eres un foco de inestabilidad interna". Las divergencias se originaron en torno al informe que una comisión internacional entregará en los próximos días sobre el asesinato hace seis años de Rafik Hariri, padre del actual jefe del gobierno, y que Hezbolah pidió a su hijo se desvinculara del documento. Los resultados de las pesquisas con la identidad de los responsables estaban por entregarse esta semana y parece que acusará del atentado a determinados círculos de gobierno en Siria y a altos activistas dentro de Hezbolah. Hariri, que se encuentra en Francia, su gran aliado en Occidente, no informó de cuando regresará, pero el lunes debería comenzar las labores para rehacer su ejecutivo nacional. En el mismo discurso, el líder de Hezbolah aseguró que "no habrá una guerra entre sunitas y chiitas en el Líbano", lo cual tranquiliza a Israel. La mayoría de los comentaristas árabes cree asimismo que no habrá un brote de violencia transfronterizo y que la memoria de lo ocurrido hace dos años, cuando en otra crisis interna Hezbolah sacó a sus hombres a la calle en una demostración de fuerza en la que rodeo los principales ministerios, bastará para calmar los ánimos y relajar la tensión. Para calmar los ánimos y llevar a un cambio de primer ministro sin que se produzca una nueva guerra civil que "perjudique la imagen de Hezbolah como organización libanesa", escriben los destacados comentaristas israelíes. Hezbolah representa a la comunidad chiita del Líbano, afín en creencias religiosas a Irán, mientras que el resto de la población es cristiana maronita o árabe sunita. El presidente libanés Michel Suleiman mantiene por el momento la postura de que Hariri debe seguir al frente del gobierno al menos hasta que la situación se calme, y dar tiempo a países como Turquía a que busquen una solución pactada. Según comentaristas del diario Haaretz, "Nasserallah sabe que después de un año de crecimiento impresionante -7 por ciento en 2010- los logros del gobierno en materia económica se desvanecerían si arrastra a su país a una nueva guerra con Israel". Contrariamente a algunas informaciones, el Ejército israelí aseguró que no reforzó la seguridad en el norte del país y que en los informes entregados al ministro de Defensa, Ehud Barak, se valora que la crisis libanesa no llegará a mayores. En los últimos años Israel denunció que Hezbolah volvió a rearmarse con decenas de miles de cohetes a pesar del embargo de armas que pesa sobre ella desde la guerra del Líbano de 2006 y de la presencia de miles de observadores internacionales en el sur del país para evitar una nueva conflagración bélica. En teoría la resolución de la ONU 1706 impide que Hezbolah despliegue a sus hombres al sur del río Litani, en una franja de unos 25 kilómetros colindante con Israel, pero las IDF tienen marcados en mapas cientos de búnkeres y posiciones de la milicia construidos en los últimos años. La organización chiita sigue contando con el respaldo político y suministro de armas de Irán y Siria, pero la ayuda económica de Teherán se redujo en los últimos meses debido a las sanciones impuestas a Irán por el Consejo de Seguridad de la ONU.


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
4132
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.