Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carlosandreu escriba una noticia?

Siempre van de la mano

16/11/2010 23:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Entre Sevilla y Castellón he pasado la semana. Geniales las dos sesiones en la Masía Les Casotes para el equipo al completo de Leroy Merlín Castellón en sus días de Visión. Lo pasé fenomenal en Sevilla en la sesión para el equipo de Auditoría de Abengoa. Un equipo joven y formidable, capitaneado por Luis Enrique Pizarro, y con quienes compartí una visita a la impresionante Planta Solar PS10 en Sanlúcar la Mayor, y una cena en la terraza del Hotel Los Seises con alucinantes vistas de la Giralda. Pese a todo, me ha dado tiempo a llegar a las fiestas de fin de curso de los coles de los niños y a celebrar los cumpleaños de Alvaro (9) y Leyre (8).

El miércoles volé desde Sevilla a Valencia a mediodía. En el aeropuerto de San Pablo un viajero gritaba visiblemente agitado ante un par de empleados de una compañía aérea por algún problema en su vuelo. Estaba realmente enfadado y su actitud rozaba lo bochornoso.

A una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban peces de todos los colores existentes se acercaron a bañarse haciéndose mutua compañía, la tristeza y la furia. Las dos se quitaron sus vestimentas en la orilla y entraron al estanque.

La furia, apurada -como siempre, sin saber porqué– se bañó rápidamente y salió corriendo del agua. Pero como la furia es casi ciega y no distingue claramente la realidad, se puso al salir la primera ropa que encontró. Y sucedió que esa ropa no era la suya, sino la de la tristeza. Y así, vestida de tristeza, la furia se fue.

Muy despacio y muy serena, dispuesta como siempre a quedarse en el lugar donde está, la tristeza terminó su baño y sin ninguna pereza y lentamente, salió del estanque. En la orilla se encontró con que su ropa ya no estaba. Si hay algo que a la tristeza no le gusta es quedar "al desnudo", así que se puso la única ropa que había junto al estanque, la ropa de la furia.

Cuentan que desde entonces muchas veces uno se encuentra con la furia, ciega y enfadada, pero si nos fijamos bien, encontramos que esa furia que vemos no es más que un disfraz y que detrás del mismo en realidad está escondida la tristeza.

Por cierto, este próximo martes 1 de Junio de 19.00 a 21.00, estaré firmando ejemplares de mi libro "Del Ataúd a la Cometa" en la Feria del Libro de Madrid, en el recinto del Paseo de Coches del Parque del Retiro, en la Caseta 73, de la Librería Diálogo. Pásate y nos saludamos!!.


Sobre esta noticia

Autor:
Carlosandreu (239 noticias)
Fuente:
carlosandreu.blogspot.com
Visitas:
2224
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.