Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Oscar Poe escriba una noticia?

¿al psicólogo o. . . psiquiatra? IIª parte-

28/11/2011 22:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si uno, por ejemplo, está en una ciudad desorganizada, con inmensas problemáticas de higiene, salud, seguridad, seguramente sus integrantes; dirigentes y dirigidos; la moldearon a su imagen

Pero si además solo discuten y critican sin acordar, es difícil que la misma mejore. Por otra parte si el grueso de la sociedad pone la razón por debajo de la pasión, yendo por la vida sin ningún criterio, sin planificación en su toma de acciones, como casarse mal sin estar en condiciones, y tener más de un hijo cuando a duras penas come, seguramente le va a ir mal, de condenarse en vida y sentenciar a la descendencia.

Solamente un milagro con mucha suerte podrá permitir escaparse del "destino".

Lo mismo va a ocurrir en donde vive, pues no se puede pedir que el lugar cambie para bien si la mayoría actúa individualmente y sin lógica. La sumatoria de acciones irrazonables, por parte del grueso de la población, da como resultante un lugar desorganizado y caótico, y ello se ve reflejado en patologías mentales, donde el recurrir a ayuda profesional (ver ¿Al psicólogo o... psiquiatra? -Iª Parte-) es una salida que posiblemente enmendé el momento crítico, pero si se ha perdido el norte de entender el todo, solo será un emparche para seguir funcionando como herido en batalla.

Una vez determinado el medio, se debe observar que es lo aportado por uno al mismo, en función de mejora o contribución en esa dirección. Allí hay que ser honesto consigo mismo, pues aquella persona que siempre pide y sólo critica, sin participar efectivamente, no tiene entidad moral para elevar queja alguna.

Por el contrario, si el ser planifica es posible que modele su futuro, y de ser mayoría los que realizan dicha acción, el lugar donde viven va a tener una sustancial mejora. El apoyar al conjunto es beneficiarse uno mismo, y tales acciones comprometidas con lo social, en general aleja los densos fantasmas propios.

Por ello el análisis terapéutico individual, aislado del entorno, es casi estéril, y pocos Sicólogos o Siquiatras entienden de tal visión.

Historia relacionada

Buscando una respuesta distinta a la impulsada por el hermético Freud, el sicoanalista austriaco Wilhelm Reich publica el ensayo "Psicología de masas del fascismo" -1933-, un análisis sobre los mecanismos generadores de los regímenes totalitarios y sobre su lado complementario: las masas formadas por "hombres pequeños", es decir, reducidos a la condición de instrumentos al servicio del poder. Debemos recordar que Adolf Hitler había asumido como Canciller de Alemania en enero de ése mismo año.

De dichos escritos realizados en el ensayo, luego observamos que no sólo en regímenes totalitarios se aplica. Desde entonces se han perfeccionado los mecanismos para manipular al ser común, sobre todo a través de los medios de comunicación, bajo cualquier sistema -ver "Mentes superficiales"-, Incentivando la estupidez a través de la mentira, mostrando lo falso como cierto, e indicando un camino a seguir lleno de objetos materiales como la felicidad plena.

Más sobre

Luego de realizar muchas controversiales acciones, de llegar "al paraíso", satisfecha materialmente, la persona se encuentra con un vacío existencial. Generalmente allí se produce un quiebre crítico, con mucho de culpa encima, autocrítica sobredimensionada, baja valoración personal, mal humor indisimulable, rechazo al entorno, o búsqueda desesperada del amor. Temores, paranoias, obsesiones compulsivas, ansiedades, y un sinnúmero de patologías varias afloran como maleza después de la lluvia, donde puede o no recurrir al Sicólogo o Siquiatra.

En 1945 Wilhelm Reich se adelanta a los tiempos nuevamente y lanza otro ensayo, denominado La revolución sexual. Obra importante para comprender fenómenos del siglo XX ligados con el deseo de mayores espacios de libertad en relación con el uso del propio cuerpo, e Influye de manera considerable en la rebelión del mayo francés, sobre todo por su idea de: "la represión del deseo va unida a la anulación del impulso revolucionario".

Si bien sus ideas eran muy interesantes no eran exactamente únicas ni centrales, con relación a las perturbaciones manifestadas por individuos o sociedades. La complejidad de múltiples factores nunca se puede simplificar con una respuesta aislada, de tratamiento con Sicólogo o Siquiatra. El mecanismo de manipular utilizando la represión sexual, es tan eficiente como incentivar el consumo de drogas, imbuir ideológicamente, religiosamente, manejar los mecanismos comunicacionales, o elevar el medio de cambio -dinero- a nivel de endiosamiento, entre otros métodos para el manejo del hombre maza.

Freud también hizo hincapié en cuestiones sexuales, y muchas de sus observaciones se inclinan hacia la explicación partiendo de ello, como el desarrollo de retrotraerse a la infancia por problemáticas puntuales. Dicha terapia va a permitir identificar el origen que modificó la conducta del ser, posibilitando superar el trauma, mas no solucionar el hecho en sí.

El riesgo de reabrir tales heridas profundas, es que el paciente considere el origen de sus desdichas como insuperables, y decida una acción definitiva para terminar con el sufrimiento.

Lo real es que somos animales sociales, tipo monos u hormigas, y necesariamente las principales problemáticas deben ser tomadas desde dicho punto de vista, quedando para los casos particulares y puntuales el tratamiento individual con Sicólogo o Siquiatra, pero siendo estricto en la necesidad que el problema tenga un tiempo límite para "sanar".

Entonces, retomando la temática, podemos decir que tratar de curar individualmente en el diván, con la ayuda del Sicólogo o Siquiatra, en general no va a dar más resultado que un alivio temporal, quizás necesario para pasar el mal trance y retornar a la "coraza invisible". Pero si se ha comprendido la base del conflicto el afectado podrá a futuro lidiar con ello sin necesidad de Sicólogo o Siquiatra, cosa esperable y deseable, que en el buen romance significa el haber "equilibrado" su sistema racional / emocional.

¿Al Sicólogo o... Siquiatra? -Iª Parte-


Sobre esta noticia

Autor:
Oscar Poe (92 noticias)
Visitas:
826
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.