Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

Si se puede, hágase

17/06/2016 22:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ante la eventualidad de un PSOE coaligado con el PP y C's, al conglomerado capitaneado por Podemos, no le queda mas remedio que remover conciencias progresistas que le conviertan en líder de los comicios, para desde esa posición arrogarse la formación de gobierno

 

 

Cuando los sempiternos protagonistas de la vida política intentan burlar  la amenaza de cambio  culpando a otros de sus errores, no hacen mas  que estar asumiendo  su propio fracaso, y con ello, advertirnos  de  la  nula  fiabilidad que debe otorgárseles, pues para  que así no fuese, hace años que  debieran haber actuado vía enmienda, mudando  su trayectoria  y procediendo en    consecuencia.

Es decir,   comportándose  inversamente al modus operandi seguido durante   las tres últimas décadas  desde su adscripción bipartidista, cuando formando parte de los  sucesivos Gobiernos alentaron un modelo de crecimiento insostenible, fundado en una sobreexcedida  construcción y la especulación inmobiliaria, en el   desmantelamiento  de un  consolidado  tejido industrial con acompañamiento de   un alocado proceso de privatizaciones y una frenética inserción en la  globalización, cuyos efectos   que no se hicieron esperar, acentuaron     el riesgo  de vulnerabilidad ante la crisis económica y redujeron a mínimos  la capacidad  de reacción para la puesta en marcha de políticas combinadas de recuperación y de creación de empleo.

Por eso que  llegados a la compleja fase en la que nos encontramos,   cuando el actual  contexto lo que  requiere es otro modelo económico, o lo que es lo mismo un proyecto progresista para salir de la crisis;  nula credibilidad debe  otorgarse  a los artífices de tal situación, por mas que  ahora  en  plena campaña electoral  opten por encubrir  toda  referencia  a su hacer  pretérito,  y en transmutación, se ofrezcan   al electorado  como  adalides   del  renacimiento.

Al parecer  hay quien en su obstinación   persiste en el  imaginario  de considerar  que las elecciones siguen siendo una suerte de plebiscito entre el duplo PP  -PSOE, de ahí el  empeño de ambos en seguir postulándose  para la formación de gobierno, sin considerar a efecto alguno,  que fatídicamente  fue la negativa repercusión de sus políticas quien  motivó el actual estado  de descalabro  que vive el país,  que por reacción social desencadenó una situación  inédita, donde el bipartidismo en  caída libre  y abandonado del electorado facilitó el acceso    a otra realidad  política en el contexto de  un escenario mas plural,  donde Podemos  como fuerza  emergente tomó  el testigo de reemplazo  compitiendo con sólidas opciones  como alternativa a la formación de  gobierno. 

Un simulacro cuyo alcance no debiera pasar inadvertido a los electores progresistas

No obstante lo que debe saber el electorado, es  que ante el  eventual ascenso  de la formación morada, que publicitan  las firmas demoscópicas como también el  último sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), la reacción está servida  por parte de quienes  haciendo caso omiso de  la voluntad de las urnas  intentan  bloquear anticipadamente  la férrea oposición  de Podemos  a las políticas  de austeridad  y de corte neoliberal, abortando al efecto  la mas mínima     probabilidad de su acceso a la gobernabilidad.

Una maniobra de diseño  orquestada  desde  el poder económico del IBEX,   sobre la convergencia   de   las dos fuerzas políticas mayoritarias, cuya estrategia  va en la línea de  suplir  la operativa  bipartidista del Régimen del 78, unificando  así, en  un mismo frente,   la socialdemocracia del PSOE  y el conservadurismo del PP alentando la sugestión de la unidad nacional contra una  manida  amenaza populista. Una confluencia  que cuenta con la participación de Ciudadanos  quien asume  función  protagonista y de liderazgo,  al objeto, de maquillar la operación  y  hacer creer  la existencia de cambios políticos  y de  regeneración democrática, ocultando tras  esa apariencia, la evidente  tendencia  neoliberal y conservadora de ese  triunvirato de nuevo cuño  cuya   verdadera intención  en consumar la gran coalición se hace  con  exclusiva intención  de   dar continuidad  a las actuales prácticas políticas.

Un simulacro cuyo alcance  no ha de  pasar inadvertido a  los electores   progresistas,   que en evitación de un nuevo desengaño deben saber de antemano  a su encuentro con las urnas,   que como consecuencia de esta alianza tripartita,  políticamente  el voto de progreso   tiene a Unidos Podemos - Confluencias   como exclusivos  receptores.  Resultando desde ese espíritu una improcedencia su adjudicación  a opciones políticas distintas por el  contradictorio objetivo  de su finalidad, y ello,   tratando  de satisfacer los deseos del electorado desde la percepción inequívoca de asimilar  el progresismo a la conformación de un gobierno de izquierdas.

De ahí que en  la competición partidista del 26-J tras la renuncia del PSOE a facilitar y favorecer  la conformación de un gobierno  progresista, la única probabilidad de que  tal oportunidad  se produzca,   pasa  por volcar las voluntades  de cambio   hacia Unidos Podemos - Confluencias, al efecto  de superar  las  previsiones  de las propias encuestas  hasta tocar techo electoral,   y así transformarse  en   la   candidatura mas votada.

Existiendo fundadas razones para intentarlo y argumentos sobrados para conseguirlo.


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (433 noticias)
Visitas:
4994
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.