Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gerson E. A. Arenivar escriba una noticia?

¡Si Quieres, Tienes Tiempo!

04/11/2010 19:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Una vez escuché una entrevista que me dejó perplejo, por la facilidad con la que nos excusamos para no cumplir con nuestras obligaciones. Y generalmente la excusa que usamos comienza con: "No tengo tiempo"; "se me agotó el tiempo"; "lo olvidé porque estaba tan ocupado en otras cosas"... y otras similares.

La persona que estaba siendo entrevistada era Alejandro Bullón, conferencista internacional y pastor. Y la pregunta que me dejó perplejo fue: ¿Cómo hace para viajar tanto y dictar sus conferencias, y grabar para la televisión, para la radio, para programas especiales, y luego escribir los libros que escribe, y pasar tiempo con su familia? ¿Cómo hace el tiempo para todo eso? En su respuesta, Alejandro Bullón contó lo siguiente:

Cuando él era chico, su padre debía viajar lejos a trabajar para traer el sustento a la familia. Antes de partir, el padre consideraba el tiempo que iba a estar fuera y asignaba las tareas para cada uno de sus hijos según sus capacidades, a fin de que todo estuviera en orden cuando volviera. Así que cada chico recibía su encargo, pero cuando el padre se iba lo primero que hacían era comenzar a divertirse. La madre les recordaba constantemente sus obligaciones, pero siempre hallaban la manera de posponerlas hasta última hora. Ellos sabían cuándo volvía su padre, así que un par de días antes comenzaban a hacer todas las tareas, a fin de que cuando él llegará no encontrara nada fuera de lugar. Su padre los felicitaba y les aseguraba que estaba muy orgulloso de unos hijos tan dedicados.

bullon En uno de esos viajes al trabajo, con las respectivas tareas asignadas y el respectivo relajamiento de parte de los chicos, el padre volvió antes de lo previsto y se encontró con la realidad: Sus maravillosos hijos eran un fraude que dejaban todo para última hora. Los muchachos se sintieron aterrorizados, pensando en el castigo que recibirían. El padre esperó a la hora de la cena y allí les dijo: "Me siento muy decepcionados de ustedes. Yo pensaba que ustedes cumplían con las tareas que les asignaba porque me amaban, pero ahora entiendo que sólo lo hacen para no ser castigados a mi vuelta".

Hubo un momento de silencio. Uno de los muchachos se atrevió a decir: "Lo que pasa es que no nos queda tiempo, se nos va muy rápido". El padre los vio a todos y les dijo: "Hijos, nunca olviden esto que voy a decirles: Si quieren hacer algo, siempre hay tiempo".

La trampa del "No tengo tiempo".

Quizás en alguna ocasión hemos usado esta frase, y es muy posible que hasta sintamos que tenemos la justificación necesaria: Mucho trabajo, mucho estudio, mucho tráfico, mucho de todo. Pero, ¿qué estamos diciendo realmente cuando decimos que no tenemos tiempo? Quiero proponer algunos mensajes que damos con esa frase, pero atendiendo al hecho de que no son absolutismos los que presento, pues todo esto debe verse con equilibrio:

1. Con "no tengo tiempo" estamos diciendo que no controlamos nuestra vida. No podemos decidir sobre cómo utilizar nuestro valioso tiempo y estamos a merced de las circunstancias, o de las agendas de otros.

2. ... estamos diciendo que somos inefectivos. Porque hemos permitido acumulación de actividades y no hemos cumplido con ninguna aún.

3. ... estamos diciendo que no sabemos delegar aquellas tareas que, sabemos, serán mejor realizadas por otras personas.

image 4. ... si se las decimos a nuestros seres queridos, les estamos diciendo que no valen tanto como para que hagamos una pausa por ellos.

5. ... estamos diciendo que la culpa es de otros, pues si no fuera por el tráfico, el jefe, los empleados, la economía, etc., entonces tendríamos tiempo.

Tal vez el "no tengo tiempo" tenga su lugar, en especial cuando decimos: "No tengo tiempo para rebajar mis sueños"; "no tengo tiempo para holgazanear y dejar de hacer ejercicios"; "no tengo tiempo para ocuparlo en críticas, chismes, frustraciones, etc." Pero, aparte de estos usos, creo que valdría la pena revisar bien nuestras prioridades cuando usamos esa frase. Es verdad que vivimos en un mundo muy exigente, pero somos nosotros los que elegimos en qué ocuparnos más cada día, así que recuerda que "si quieres hacer algo, tienes tiempo para hacerlo".

¿Qué quieres hacer hoy?


Sobre esta noticia

Autor:
Gerson E. A. Arenivar (566 noticias)
Fuente:
vivirlaexcelencia.blogspot.com
Visitas:
3918
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.