Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Margaux escriba una noticia?

Sherlock Holmes, el detective de Conan Doyle

15/01/2010 15:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los críticos de cine coinciden en que la película del británico Guy Ritchie logró una frescura que la colocará históricamente, entre las grandes adaptaciones del género

El director inglés, Guy Ritchie ha presentado su última película “Sherlock Holmes”, en una coproducción de Estados Unidos-Gran Bretaña y filmada en el 2009. Es una nueva versión del célebre personaje de las novelas de Conan Doyle. Los críticos de cine coinciden en que la pieza cinematográfica logró una frescura que la colocará históricamente, entre las grandes adaptaciones del género.

Comencemos por el principio. Arthur Conan Doyle -el insigne escritor que dio vida al más famoso detective de la novela policial-, nació en Edimburgo, Escocia, el 22 de mayo de 1859 y murió en Sussex, condado de Inglaterra, el 7 de julio de 1930. Y no solo vivió entre siglos, sino además, entre guerras. Y con los destellos de la "belle époque", o “Los locos años 20”.

Arthur, por deseo de su jovencísima madre, Mary Foley, decidió ser médico, aunque su inclinación natural siempre fue la literatura. De férreo origen católico, el tierno Conan Doyle sufre una crisis religiosa, que comienza en 1870, al entrar en contacto con las corrientes librepensadoras y agnósticas que imperaban en el ámbito universitario de la facultad de Medicina de Edimburgo, adonde ingresó, para egresar, luego: médico. Estas contradicciones vocacionales, religiosas, políticas (decadencia del Imperio Británico), las arrastraría toda su vida.

Aunque Arthur ejerció la profesión, su adrenalina la invirtió en la creación literaria, y desde las primeras publicaciones de las hazañas de Sherlock Holmes, el éxito se presentó casi inmediatamente. Y de ese modo, a principios de 1891, pudo darse el lujo de vivir de sus derechos de autor. La fama y las ganancias que asaltaron al joven médico, le permitieron abandonar la práctica profesional para dedicarse enteramente a la escritura.

Pero la fortuna y la popularidad, no aplacaron el atormentado espíritu de Conan Doyle, el éxito sorprendente del personaje que creó, un detective cerebral y misógino, superó sus previsiones, Sherlock lo excedía hasta eclipsarlo. En un momento dado comenzó a sentirse “devorado” por Holmes, e intentó desprenderse de él en varias ocasiones. Pero la exigencia de los lectores y de las editoriales mismas, obligaron a Arthur a traer de nuevo a la vida al investigador de los crímenes más confusos, al solucionador de enigmas, al restaurador del orden en el caos; y de esa manera, Arthur continuó publicando la "saga" de Sherlock Holmes.

Conan Doyle, en un momento dado comenzó a sentirse “devorado” por Holmes, e intentó desprenderse de él en varias ocasiones

Recordemos que, Sir Arthur Conan Doyle adopta de Edgard Allan Poe, la temática de que un investigador (Holmes), vive con un amigo (Watson) y él es el amigo que refiere la historia. Un tema atractivo en sí, de la amistad entre dos personas distintas.

Guy Ritchie retrata de una manera original el vínculo amistoso entre Sherlock Holmes y su inseparable compañero de andanzas, su confidente, el “querido” Watson. Es una historia de impronta pop, que refleja a los protagonistas en sus aspectos más humanos y realistas.

El crítico de cine Diego Batlle comenta que: “… -en uno de los mayores aciertos de la película-, logra delinear con humor y empatía la relación entre Sherlock Holmes y su fiel colaborador, el doctor John Watson, con todos sus matices, sus contradicciones y hasta sus facetas enfermizas (las adicciones, los arranques violentos, los celos y las manipulaciones del torturado detective).”

Por su parte, Arthur, en el crepúsculo de su vida, había sido vencido por Sherlock Holmes, quien se había convertido en el modelo de detectives. Su fama universal había sobrepasado la figura de su autor. A nivel popular, Sherlock Holmes sigue vivo; turistas y corresponsales llegan o escriben cartas al número 221 de Baker Street, y en su mayoría ignoran quién es Sir Arthur Conan Doyle.


Sobre esta noticia

Autor:
Margaux (6 noticias)
Visitas:
17247
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.