Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Vintage Lady escriba una noticia?

Shalimar Ode a la Vanille : Un Ensueño de Shalimar

29/11/2010 16:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

 

imagePodría hablar en este artículo acerca del perfume Shalimar y de todo aquello que, en mi vida, está relacionado con esta fragancia que al cabo del tiempo se ha convertido en mi favorita. Si os fijáis en las pestañas de este blog veréis que se trata de un perfume al cual le tengo en gran estima.  Shalimar, creado en los años veinte por Jacques Guerlain es el nombre de unos jardines de un emperador indio llamado Shah Jahan que, dice su antiguo anuncio "existen realmente". Tan auténticos como lo es el perfume que lleva este nombre, una mezcla  de cítricos, maderas, resinas, extractos del reino animal, que han hecho de ella un perfume único, y que, a través del tiempo ha ido variando y aumentando en familia, al crearse en forma de Agua de Perfume, Eau de Shalimar, Shalimar Legere, Shalimar Oiseau de Paradis, Shalimar Charms Eau de Parfum y otras, hasta llegar a Shalimar Ode a la Vanille, la última versión de la Casa Guerlain, creada por Thierry Wasser en una edición limitada para estas Navidades de 2010. Cuando supe de esta nueva creación, inmediatamente comencé a indagar acerca de cuándo se pondría esta fragancia en venta en España. Tras recibir una respuesta de la Casa Guerlain, con tristeza supe que esta versión no sería puesta a la venta aquí, y así pensé que me quedaría, intentando imaginar cómo sería esta Oda a la Vainilla, cuando mi querida y amable Persolaise, me sorprendió al enviarme una muestra de este perfume que tantos deseos tenía de probar.

imageEl sobre que me había enviado Persolaise emanaba efluvios de esta fragancia; tan solo deseaba abrir el tapón de la muestra. He tenido que forzarme estos días para no oler esta fragancia, puesto que dos días antes me había puesto "Eau d´Epices" de Tauer Perfumes, y esto no es cosa de risa, este maravilloso perfume es tan duradero que incluso ayer por la nocha todavía lo podía oler en mi almohada, aunque no había puesto ninguna gota allí. Pero ayer domingo salí a pasear llevando Shalimar Ode a la Vanille. Entonces me di cuenta de que lo más importante en esta fragancia no es la composición original de Shalimar, sinó algunas de sus notas, cítricas, resinas y especias características, parecidas a Eau de Shalimar o Shalimar Legere y luego la verdadera protagonista, la vainilla. Pero de una forma sutil. Yo esperaba un aroma mucho más extremo y sin embargo se trata de una composición más suave, de tintura de vainilla de Mayotte y de absoluto de vainilla de Madagascar. Se trata de un agua de perfume, donde la vainilla aparece lentamente y simplemente diré que, al aplicarme Shalimar Ode a la Vainille, lo primero que he sentido es que me encuentro en casa de nuevo. Shalimar siempre me ha causado la sensación de regresar a un hogar idílico, pero esta vez de forma mucho más sutil, no unida a todas las notas del perfume original, sino a algunas de ellas. La vainilla no empalaga en absoluto, pero me gustaría que fuese algo más intensa, o se trata quizás que, como ocurre a veces, un perfume se nos hace nuestro y no nos percatamos demasiado de que lo llevamos.

TEST SOBRE PAPEL. Aparece el sello característico cítrico, resinoso y especiado de Shalimar, de forma muy suave, con un aroma más afrutado, pero dando la sensación inequívoca de que se trata de Shalimar. Estas notas perduran sobre durante un buen espacio  de tiempo hasta que la vainilla, fragante y dulce, surge muy paulatinamente sin eclipsar el aroma cítrico. Me recuerda a un "ensueño" de Shalimar.

TEST SOBRE MI PIEL. Aquí el aroma es más resinoso, aunque cítrico y especiado a la vez. Es posible que el grado más cítrico sea causado por la formula con menos cantidad de ciertas esencias para hacerla más chispeante. La vainilla surge de forma muy sutil, despacio, y dejando un rastro diferente del que he olido en el papel. Aquí el aroma original de Shalimar es menos evidente y sí lo es más el cítrico. Siento que el aroma es más  afrutado. La  vainilla sigue dando su toque especial.  Es una fragancia poética, no el Shalimar al que estoy acostumbrada. Y aunque se trata de una versión más ligera al cabo del tiempo surge el sello Shalimar de nuevo, esta vez con la vainilla más presente. Así como Shalimar es un perfume que no a todos podría gustar, en este caso puede ser llevado por personas más jóvenes. Mientras huelo este perfume sobre mi piel mi mente me lleva a un paisaje al aire libre; no lo asocio con aromas de la ciudad. Es más bien una fragancia de un amanecer, es el sol, y no la luna, es la brisa y la mañana y también una tarde de cualquier estación. Si pudiese darle un nombre diferente éste sería "Brisas de  Shalimar" o, como ya he dicho, un "Ensueño de Shalimar".

image

A pesar de esta fragancia brillante y cálida, el perfume Shalimar "tout court" vuelve a mi recuerdo, esta mezcla sabia que un día fue creada y que tengo en alta estima, sabiendo que un día, escribí sobre un papel el nombre de Shalimar que quiere decir Templo del Amor en sánscrito, y donde en aquel entonces un joven de ojos verdes y una joven que comenzaba a vivir el amor, juraron bajo  firma que así se llamaría la hermosa hija que tendrían. Guardado en forma de rollo de papiro, este papel ya no existe, fruto de cambios de hogar, del tiempo, y de un pasado cuyo futuro no llegó a concretizarse. Así, Shalimar es, al menos, lo que perdura más allá del tiempo y de los deseos humanos.

Shalimar Ode a la Vanille es una fragancia en sintonía con la dulzura de las vainillas exóticas. Shalimar per se, simplemente Shalimar, es, sin embargo, mi única opción de toda la serie de versiones que de este singular perfume se han hecho hasta la fecha. Quizás por el hecho de que casi siempre la  he utilizado en forma de extracto on la versión original en eau de parfum y apenas en su versión ligera o en Eau de Shalimar.

Pero acerca de Shalimar, hablaré en otro artículo. Hay mucho que explicar acerca de este perfume  inspirado en los jardines que Shah Jahan hizo contruir en honor a su esposa Mumtaz Mahal.

NOTAS DE BASE: limón, bergamota

NOTAS DE CORAZON: vainilla, jazmín, rosa de mayo

NOTAS DE FONDO: Iris, Incienso, Vainilla, Opopanax, Habas Tonka

Imágenes:

Vainilla Plantifolia – Madagascar © Chris Hellier

Vainilla de Mayotte: E.T./Malango


Sobre esta noticia

Autor:
Vintage Lady (68 noticias)
Fuente:
shimmu.blogspot.com
Visitas:
6207
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.