Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ariel escriba una noticia?

Sexo gratis y casual: La era de la promiscuidad

14/11/2009 08:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La promiscuidad parece estar decidida a enfrentar a dos generaciones: mientras unos la visualizan como un estilo de vida añorado, otros emplazan juicios morales contra quien se atreva a intentar cruzar la línea del pudor

Tocan el timbre y Jessica salta de la silla hacia la puerta. Martín, un alumno divino que había conocido unos días antes en la facultad, entró y luego de dos tequilas estaban haciendo acrobacias bajo las sábanas. Una hora y media luego de la llegada de Martín, la velada había concluido, pero la sed de sexo de esta profesora de matemáticas aún no estaba saciada. No habían terminado de despedirse, cuando ella ya había marcado en su celular el número de uno de sus amantes, Pablo, hacia cuya casa salió volando en un taxi. Luego de tener relaciones “como bestias” –confiesa esta mujer sin sonrojarse– y, creyendo que había quedado satisfecha, volvió a su departamento. Ni bien abrió la puerta, recibió un mensaje de texto de Juan, otro chico con el que quedó de encontrarse en la puerta de su edificio. “Juan es un tierno total, de ésos que te susurran ‘te amo’ al oído, mientras te hacen el amor –continúa sin darnos un respiro– tuvimos sexo divino y, como siempre, se quedó a dormir, haciéndome caricias luego del final”. Lo acompañó a la puerta y se despidieron. Este humilde y tembloroso periodista pensó que la historia ya había concluido… pero no. Resulta que al subir y encender el ordenador para revisar su bandeja de entrada, Mariano estaba en la ciudad por unos días antes de regresar a Londres. Jessica tomó otro texi y se fue directo al hotel donde él estaba alojado.

Jessica, de casi 40 años, vive estos encuentros sexuales con distintos amantes como aventuras emocionantes y sumamente trasgresoras; se siente promiscua, “una prostituta”, según sus propias palabras. ¿Es ésta la sensación predominante de los jóvenes de hoy?

“Cuando voy a bailar, la verdad es que lo único que me importa es terminar la noche con una chica en la cama”, relata Miguel C., un alumno de 18 años. “No creo que sea promiscuo por tener sexo con muchas mujeres; es normal la idea de pasar un buen momento, divertirme. En verdad no me importa. Ni me lo pregunto”, finaliza.

Esa ‘joven’ debilidad

Si nos sumergimos un poco en la realidad social y sexual de las nuevas generaciones, no sorprende ver que las chicas de entre 15 y 18 años practican sexo oral y otros ‘favores’ en los autos o en las cercanías de los antros, a cambio de entradas o que les paguen unos tragos.


Sobre esta noticia

Autor:
Ariel (3892 noticias)
Visitas:
15313
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.