Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ordos escriba una noticia?

Los serviles de Yankeelandia, en español miserables

02/04/2018 22:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Sin el menor remordimiento, cuenta un escritor español la sistemática humillación a la que es sometido en cada viaje que hace a Yankeelandia, como si de un homenaje se tratara, o tal vez el gran premio a su peregrinación al reino de la gran mentira

El susodicho admite... “me someten a una pequeña tortura que solo busca la exhibición del poder y de la fuerza. Tras salir del avión, llego al control de inmigración y un policía me examina el pasaporte, examina mis papeles, mis huellas digitales, el iris de mis ojos, me hace preguntas, contesto las preguntas, me vuelve a hacer más preguntas, vuelvo a contestarle. Llega el momento en que le digo al policía que escribo libros. Me sonríe. Acto seguido, mete mi pasaporte en una bolsa de plástico algo usada y me dice “sígame”. Me saca de la fila, me conduce por medio aeropuerto sin que medie ninguna explicación y me deja un sitio sin nombre” (sic).

En ningún momento menciona que se haya dirigido a la Embajada de España para presentar queja alguna, o que a su regreso a España haya protestado ante la Embajada de los EE.UU. por trato vejatorio, de lo cual deducimos que el susodicho está conforme con el trato que ha recibido y que tal como él mismo comenta reciben otros pasajeros.

 Estamos hablando de un escritor que hace las veces de periodista para uno de los grupos de opinión del pensamiento único y que para más señas vive a caballo entre su residencia en EE.UU. y Madrid.

Estamos hablando de uno de estos brillantes escritores que hace tiempo han renunciado a la intelectualidad, para pasarse al club de los paniaguados del pensamiento único donde se encuentran confortables y en agradecimiento desgranan sus letras de forma pausada y sistemática contra la progresía errática y “analfabeta” que hace tiempo mandó a sus intelectuales a la pira purificadora porque resultaban pedantes elitistas alejados de “la gente” pasándose por el arco del triunfo precisamente a uno de sus mejores autores: Antonio Gramsci, con el cual se llenan la boca para hacer definiciones de no se sabe muy bien que paja mental, llamada onanismo por otro defenestrado… un tal Sigmund Freud, que dejó pendiente de lectura su “Malestar en la cultura”.

Pero volviendo a nuestro escritor yankeelandés, hace poco desgranaba en uno de sus artículos los argumentos que después son usados por la derecha españolista, de la siguiente contundencia intelectual y argumental:  “Llama la atención que, desde la supuesta izquierda que dice representar, Pablo Iglesias no advirtiera nunca de que quienes iban a perder en esta crisis eran los trabajadores. La izquierda calló la mayor, a saber: que el nacionalismo en Cataluña y su expresión identitaria y secesionista crea una inestabilidad económica cuyo principal perjudicado son las rentas más bajas de nuestra sociedad. El político más decepcionante ha sido el líder de Podemos, porque él sí tenía crédito moral para haber ayudado a mantener no la dignidad del Gobierno sino la dignidad del Estado, que es la dignidad de un sistema productivo, de una convivencia y de una cultura democrática. Dilapidar el crédito de la democracia española y sembrar dudas sobre la misma en el plano internacional ha sido la gran tarea de Podemos y de la Generalitat. Toda la crisis catalana parece una conspiración para hundir el progreso material de las clases medias” (sic).

La ideología existe y es de izquierdas o de derechas, los reaccionarios también existen

La situación de los trabajadores, es consecuencia del Capitalismo que defiende el susodicho, en todos sus artículos y no tiene nada que ver con el conflicto catalán ni con la posición de Podemos, pero queda muy bien con quien le paga por escribir.

Está claro que nuestro escritor, no sabe nada de dignidad, de dignidad nacional, de dignidad de clase ni de dignidad como persona, algo que deja patente cuando se deja humillar nada más bajar del avión y regresa para contarlo como si tal cosa no fuera una humillación.

Si algo ha dejado claro “la crisis catalana” es que aún quedan pueblos capaces de defender su dignidad nacional y si algo deja claro de paso, es que los políticos catalanes defienden su dignidad como personas y como representantes del pueblo que les ha elegido.

¿Se imagina mi querido lector si el trato recibido por nuestro escritor se hubiera producido en el Aeropuerto del Prat?

La crisis catalana está sirviendo para desenmascarar a serviles y miserables, la reflexión está servida.

 

@ordosgonzalo

 

 

gonzalo   alvarez-lago   garcia-teixeiro


Sobre esta noticia

Autor:
Ordos (1326 noticias)
Visitas:
5094
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.