Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salvador Figueros escriba una noticia?

¡Ser Tú Mismo Es Inteligente!

11/06/2011 20:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Imagina la siguiente situación. Has asistido a una entrevista de trabajo. Te entregan un formulario y te hacen pasar a una habitación para rellenarlo. En la habitación no hay nadie, eliges una silla, te sientas y empiezas a rellenar casillas.

Va pasando el tiempo y avanzas a buen ritmo. Una pregunta, otra, ... De repente, notas un olor extraño. Levantas tu mirada y observas un pequeño hilo de humo que se cuela por la puerta. Te extrañas. Te levantas y te diriges hacia el humo. Haces una rápida inspección. El humo es cada vez más intenso.

Un momento de reflexión. "El humo no es bueno". Actúas. Coges tus cosas y sales rápidamente de la habitación.

¿Qué te parece? ¿Es una reacción lógica? Seguro. Todos habríamos actuado así. Detectamos algo raro, algo que puede ser peligroso, y nuestro instinto de supervivencia se pone a funcionar. Tiene sentido.

Por supuesto que tiene sentido. Pero las cosas no siempre son así. Imagina una nueva situación. La escena se repite. Todo se mantiene. Ahora, la única diferencia es que ya no estás sólo en la habitación. Hay una serie de personas que te acompañan y que rellenan el mismo formulario.

Hasta ahí, todo normal. Como en la situación anterior, empieza a colarse un hilo de humo por debajo de la puerta. Notas el olor. Miras y ves el humo blanco que empieza a inundar la habitación.

En la primera situación, te levantabas e inspeccionabas qué estaba pasando. ¿Ahora? Ahora es diferente. Tu primera reacción: mirar a tus compañeros. Ellos no prestan atención y siguen escribiendo. Pones cara de sorpresa, vuelves a mirar (todos están tranquilos) y te pones a escribir de nuevo.

Unos segundos más tarde, vuelves a levantar la mirada. Compruebas que el humo sigue entrando. Miras a derecha e izquierda. Nada. Tus compañeros siguen rellenando el formulario tranquilamente. Aunque un poco más nervioso, vuelves a tu formulario.

La situación se repite. Entonces, decides preguntar a uno de tus compañeros por el humo. Te mira con gesto de sorpresa y te dice: ¡Ah! No te preocupes. No es nada. Vuelve sobre su formulario.

Tú sigues contrariado. Te quedas reflexionando. Piensas un segundo y vuelves a escribir. Escribes y piensas...Pasan unos instantes. La habitación sigue llenándose de humo. Finalmente, te levantas, coges tus cosas y sales de la habitación.

El tiempo que transcurre entre la aparición del humo y el abandono de la habitación es distinto en las dos situaciones. En la primera, cuando estás solo, la reacción es inmediata. Adviertes el peligro. Evalúas la situación. Tomas la decisión correcta.

En la segunda, cuando estás acompañado, la reacción es muchísimo más lenta. Pueden pasar bastantes minutos (5 ó 6 minutos) hasta que la persona en cuestión decide abandonar la habitación.

Ésta es una de las muchas versiones que se han realizado del famoso experimento de Asch. Solomon Asch diseñó en 1951 este experimento para investigar hasta qué punto la presión social y opinión de los demás puede afectar a nuestro comportamiento.

Como demuestra el experimento, tendemos a seguir lo que hacen los demás. La manera de actuar y las opiniones de los demás nos afectan. De hecho, nos afectan hasta tal punto que somos capaces de tomar decisiones tan estúpidas como quedarnos en una habitación llena de humo.

No tiene sentido. No tiene sentido no ser tú. ¿Por qué seguir la opinión de otros? ¿Por qué no seguir la nuestra?

¡Sé Tú Mismo! No te dejes llevar por los demás. Que no te arrastre el pensamiento oficial. No es correcto. No es inteligente. No es divertido.

Salvador Figueros

Foto: flickr4jazz / Flickr


Sobre esta noticia

Autor:
Salvador Figueros (323 noticias)
Fuente:
http;
Visitas:
764
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.