Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Isaacbaltanas escriba una noticia?

Sentir con los sentidos es la felicidad más sencilla

04/06/2015 21:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tanto sentir, y de tanto que sentía...

Hablamos constantemente de los sentimientos, de cómo se debería sentir uno, de cuánto deberíamos sentir por las demás personas, por las cosas, por nosotros mismos.

Hace muchos años se hablaba sólo de lo que hacíamos y se tenía muy en cuenta para poder calificar a las personas. Éramos lo que hacíamos. Luego se trataba de lo que pensábamos y empezó a valorarse el poder de los pensamientos y las ideas. Ahora por fin podemos hablar de lo que sentimos, pero de nuevo nos estamos obcecando con la idea de que hay que sentir a la fuerza y mientras nos fijamos en lo que sentimos, la vida pasa...

Sentir es un ejercicio introspectivo muy interesante que nos lleva al conocimiento de uno mismo, de eso no hay duda. Y el conocimiento de uno mismo de alguna manera nos acerca a la felicidad, a la realización plena, pero otros caminos.

Sentir directamente con los sentidos, una manera de estar en el presente

Sin embargo hay otras maneras de llegar a esa realización plena que no pasa necesariamente por la fuerza de la introspección. Ese algo es sentir con los sentidos, aquí, ahora, en el presente, sin excusas:

Oye

Túmbate en la hierba. Cierra los ojos un momento, escucha el viento pasar. No te preocupes si no lo percibes. Aguarda, ten paciencia. Espera. Seguro que en un momento u otro una vaharada de viento pasará por tu lado, mecerá las briznas de hierba y podrás oírle. Es sólo una cuestión de tiempo.

Ahora que eres capaz de escuchar al viento ya estás preparado para escuchar sonidos más lejanos. Concéntrate en el sonido más tibio y alejados que puedas. ¿Lo oyes? ¿Son personas? ¿Un coche quizá? Tranquilo, no hay prisa, deja que los sonidos se sucedan. Respira muy despacio para no interrumpir a tus oídos. No hagas nada, no pienses nada. Dentro de poco empezarás a escuchar los sonidos de tu propio corazón.

Mira

image

Sigues tumbado. Abre los ojos. No mires a ningún sitio. Simplemente abre los ojos. Ahí está la inmensidad del cielo. No hagas ningún esfuerzo, no mires a ninguna nube en concreto. Simplemente mira. Deja que como una película se vayan sucediendo los cúmulos delante de ti. Aprecia las algodonosas formas celestiales proyectadas en tus pupulas, sin pensar en nada más. Respira profundo. Simplemente mira. Haz caso a Ramón Gómez de la Serna y ríndete ante una de las mayores verdades que ha dicho un español:

El mejor destino es el de supervisor de nubes acostado en una hamaca y mirando al cielo.

Huele

Cierra de nuevo los ojos. Respira profundamente. Deja que el aire entre en ti, que hinche tus pulmones de millones de colores olfativos. Aprecia cada aroma. Los hay, están ahí. Pululan a tu alrededor. Respira profundamente, tanto como te lo pida el cuerpo, sin forzar. Simplemente respira. Hazlo lentamente. No hay prisa. Nadie espera. La Naturaleza respetará tus tiempos. Simplemente huele. Hay algo en el aire, algo que inspira, algo que te llena de vida. Deja que entre. Te hará bien.

image

Toca

Sin abrir los ojos extiende los brazos. Estíralos bien. Estira las piernas también, estírate todo. ¡Vamos, que no te dé vergüenza! Esto no es una miserable cama de dos metros. Es el suelo, es la tierra. Puedes estirarte todo lo que quieras. Puedes ser todo lo grande que quieras. Siempre habrá tierra suficiente para ti y para todos los demás. Estírate todo lo que te pida el cuerpo, bosteza si tienes ganas. Siente cómo las extremidades se desentumecen, se relajan, se alinean y te lo agradecen. Ahora que tienes los brazos completamente estirados, casi perpendiculares al cuerpo, gira las muñecas y pon las palmas boca abajo, hacia el suelo. Acaricia la tierra, acaricia la hierba. Hunde los dedos en la arena. Mánchate de tierra. Nota cómo la piel pierde su grasa y su humedad por el exceso de polvo. Cogen un terrón de tierra y desazlo con tus manos. Hazlo lentamente, sin abrir los ojos. Simplemente siente la tierra. Siente a través de tus manos.

image

Hazlo de noche

No seas miedica. Espera a que se oculte el sol. Despídete de él con dignidad. Deja que se vaya. Quédate un poco más. Deja que el manto de luz siga al astro rey detrás del horizonte y cuando todos los rayos se hayan ido, cuando la última vela en el horizonte se apague, vuelve a hacerlo. Vuelve a sentir con cada uno de los sentidos. Vuelve a estar en el presente con cada modo de percibir las cosas. Todo será distinto.

image

Siente

Cuando lo haya hecho algunas veces probablemente el cuerpo te haya abandonado y puede que hasta quedes dormido. No importa. Estás en la tierra. Aquí el tiempo y el espacio no son nada. Nada importa. Eres tú. Eres UNO con lo que te rodea. Esto es sentir, esto es estar en el presente. Esto, es ser feliz.

No te imaginas cuántas veces lo he hecho yo y cuántas veces me ha salvado del caos. Esto es estar en el presente.

El mejor destino es el de supervisor de nubes acostado en una hamaca y mirando al cielo

Click To Tweet

La entrada Sentir con los sentidos es la felicidad más sencilla aparece primero en Blog de Isaac.


Sobre esta noticia

Autor:
Isaacbaltanas (131 noticias)
Fuente:
blog.isaacbaltanas.com
Visitas:
6506
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.