Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rogelio Paniagua escriba una noticia?

La sensualidad, un anzuelo que puede mejorar tu vida sexual

14/08/2009 01:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La función sexual es la integración armónica del sexo (conceptualmente biológico) con la sexualidad. Sin embargo es imperante y necesaria la sensualidad para lograr la perfección en la función sexual del hombre y la mujer

La sexualidad es una condición del ser humano caracterizada por una serie de condiciones anatomo-funcionales y psicológico-afectivas que caracterizan cada sexo (masculino o femenino), y que involucra la capacidad de expresar sentimientos, conductas, emociones profundas y que influyen determinantemente al ser humano durante todo su desarrollo biológico. Comprende tanto el impulso sexual, dirigido al placer inmediato y a la reproducción, así como los diferentes aspectos de la relación psicológica con el propio cuerpo (sentirse hombre, mujer o ambos a la vez) y las expectativas de rol social.

En la vida cotidiana, la sexualidad cumple un papel muy destacado ya que, desde el punto de vista emotivo y de la relación entre las personas, va mucho más allá de la finalidad reproductiva y de las normas o sanciones que estipula la sociedad. Durante siglos se consideró que la sexualidad en los animales y en los hombres era básicamente de tipo instintivo, sin embargo, hoy se sabe que también algunos mamíferos muy desarrollados, como los delfines o algunos pingüinos, presentan un comportamiento sexual diferenciado, que incluye, además de homosexualidad (observada en más de 1500 especies de animales), variantes de la masturbación y de la violación. La psicología moderna infiere, por tanto, que la sexualidad puede o debe ser aprendida.

A nivel biológico, el sexo es un mecanismo mediante el cual los humanos, al igual que otras especies animales y vegetales evolucionadas, se reproducen. El proceso consiste en llevar una célula reproductiva masculina (espermatozoide) hacia la célula reproductora femenina (el óvulo) la cual es fecundada. Mientras la sexualidad se limita exclusivamente a los órganos genitales, es una respuesta instintiva y tiende a la repetición, la sensualidad permite una amplia gama de posibilidades que junto con la imaginación logra increíbles efectos en quienes saben cómo utilizarla

Aunque erróneamente muchas personas tienden a asociar la sensualidad con el género femenino exclusivamente, lo ideal es que el hombre sepa que ser sensual no implica afeminamiento, y tanto la mujer como el hombre pueden explotar su sensualidad. Si bien la sensualidad femenina es más delicada, evidente y aceptada socialmente, el hombre posee su propia sensualidad: ser caballeroso, atento, galante, viril, y educado son algunas de las características que todo hombre sensual debe poseer. Además, la sensualidad masculina viene dada por una confianza en sí mismo que le permite expresarse con naturalidad y sentirse bien con su forma de ser y con su entorno. Por otro lado se le ha atribuido la sensualidad a la mujer y la sexualidad al hombre, sin embargo es bien sabido que ambos tienen una porción de cada una en su personalidad, tal como los dos comparten lo masculino y lo femenino en su ser. La combinación perfecta incluye sensualidad y sexualidad por igual, un lado sensible y dulce con un aspecto práctico y directo. De hecho, si la relación carece del aspecto sensual, pronto se llega a la monotonía y al consecuente aburrimiento.

Pequeños detalles como una mirada, un suspirar al oído o una caricia en el lugar adecuado pueden decir más que mil palabras, esto conlleva la magia de iniciar un juego inagotable que invita a explorar las posibilidades de los cinco sentidos, sin limitarse específicamente al acto sexual. La sensualidad, lejos de ser un instinto, es algo que se aprende, talvez por imitación, pero para poder ser sensual necesitas estar en armonía con tu interior, tener confianza y sentirte bien contigo mismo(a), es una forma de relacionarnos con los demás en todos los aspectos, no necesariamente buscando un encuentro sexual. Lo interesante es que cualquier persona puede ser sensual si se lo propone, lo único que necesita es tener su autoestima alta y saber expresarse a través de los sentidos de manera asertiva. Con estas dos herramientas provocarás reacciones en las personas que te rodean, y los beneficios de ser notados son muchos: desde el gusto que puedan sentir las personas cuando están a tu lado, hasta la satisfacción de sentirse deseados por el simple hecho de saber cómo mirar o tocar a tu pareja.

El anzuelo de la sensualidad y el deseo Una persona sensual es aquella que provoca atracción o reacción en los sentidos de otra sin embargo para cautivar a tu pareja no sólo es necesario que sepas utilizar tus sentidos, también debes tener en cuenta otros aspectos personales que conforman el concepto de sensualidad: tu forma de ser, de vestirte, hablar, moverte, comer, reír.

1. Tu forma de ser denota quién eres realmente y de dónde provienes. Es importante que aprendas a conocerte y logres confianza en ti misma para llegar a ser una persona sensual.

2. A través de tu vestimenta las personas juzgan tus gustos y preferencias. Pueden definir rasgos de tu persona y, en algunos casos, hasta tu profesión. Es importante que poseas un estilo propio y no te esfuerces en "producir" uno determinado para agradar: lo más seguro es que termines por sentirte incómoda y los demás lo noten.

3. Aquello de que "por la boca muere el pez" suele ser bastante cierto. A través de tus palabras y tono de voz indicas datos adicionales que pueden ir desde tu estado de ánimo hasta tu nivel cultural. Recuerda que ser educados, cultos y sofisticados son atributos de una persona sensual. Otra cosa que debes tener en cuenta es la modulación y dicción: por lo general, las personas que hablan muy duro o rápido suelen provocar tensión en quienes las rodean.

Pequeños detalles como una mirada, un suspirar al oído o una caricia en el lugar adecuado pueden decir más que mil palabras, esto conlleva la magia de iniciar un juego inagotable

4. Saberse mover es todo un arte. Si tus gestos son bruscos y secos, seguramente inspirarás más apatía y torpeza que amor. No olvides que tu imagen exterior es lo primero que la gente ve y que no importa cuán interesante sea tu manera de ser, lo que digas o tu forma de vestir: si no combinas este conjunto de cosas con los gestos adecuados, nunca despertarás la curiosidad en los demás.

5. Una persona que no es educada para comer inspira rechazo, o el hecho de comer en abundancia y sin moderación revela parte de su personalidad y crea dudas.

6. Reír y sonreír son reacciones normales y espontáneas, una sonrisa te abre puertas y crea sensaciones positivas en quien dedicas una sonrisa, sin embargo pueden haber expresiones grotescas que le pueden quitar el encanto a una sonrisa.

La importancia de los sentidos

La sensualidad emana a través de los sentidos y saber cómo explotar su potencial es importante para revitalizar el deseo de tu pareja. Si quieres volverlo loco(a), es importante que tengas en cuenta lo siguiente:

1. Olfato: el olor natural de una persona puede desencadenar un vivo deseo en su pareja y además define la esencia de cada persona, pero es importante tener en cuenta que los olores fuertes no producen una respuesta positiva en la mayoría de las personas.

2. Oído: hay muchos sonidos que tienen un carácter extremadamente erótico: los gemidos, jadeos e incluso el sonido que produce un beso puede ser suficiente para excitar a tu pareja.

3. Vista: Cada mirada lleva un pensamiento, es la expresión de tu alma y de tus sentimientos, por tanto una mirada expone nuestro sentir y gran parte de nuestra personalidad, a través de la mirada se pueden expresar todas las emociones posibles y producirlas también, por lo que saber qué efectos producen en las personas es muy importante para la sensualidad

4. Tacto: a través del tacto exploras el cuerpo de tu pareja y encuentras zonas específicas en las que una determinada caricia puede producir una respuesta inmediata.

5. Gusto: besar es uno de los placeres más grandes de la vida en pareja. El intercambio de afecto que produce un beso es determinante para poner alerta a los otros sentidos. También debes prestar especial atención a tu higiene bucal: una boca mal cuidada o el mal aliento arruinan lo que los demás sentidos logran.

Todos tenemos una parte sensual que a veces nos limitamos a explorarla y compartirla, sin embargo nunca es tarde para practicarla y sacarle el mayor provecho, esto puede redundar en múltiples satisfacciones y en las parejas mejorar enormemente la vida sexual.


Sobre esta noticia

Autor:
Rogelio Paniagua (127 noticias)
Visitas:
30989
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.