Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Guadalupe Lizárraga escriba una noticia?

Sensatez para México

15/11/2009 05:42 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

La lucha contra el narcotráfico requiere comportamientos éticos y responsables que el gobiero de Calderón no ha tenido, ni tampoco ha podido dar una vida digna básica a los mexicanos

El gobierno de Calderón insiste en ignorar los postulados éticos de la democracia. El primer postulado básico de convivencia es el que nos abre camino en una sociedad en la que podamos vivir simplemente como seres humanos dignos. Ni héroes ni santos. Sólo respetados como individuos. Los ciudadanos no somos recursos. No somos medios. Somos los fines del Estado.

Es posible que muchos de los mexicanos que acudirán a las urnas en las siguientes elecciones desearan depositar sus papeletas para favorecer a cualquier partido, menos al que ahora gobierna: el Partido de Acción Nacional. Sin embargo, lo que deseamos todos los mexicanos es dejar absolutamente claro, como en el 2000 lo hicimos con el PRI, que sea cual fuere el resultado de las siguientes elecciones y las presidenciales del 2012, exigimos que se actúe con una escrupulosa lealtad a la ciudadanía como dos cuestiones de Estado.

La lucha contra el narcotráfico debería formar parte de los acuerdos de responsabilidad pública, y el compromiso de una actuación recta y transparente entre gobierno y oposiciones al respecto, debería ser una condición indispensable para poder presentarse con dignidad ante la ciudadanía.

Da igual que la victoria de los partidos se produzca por una gran mayoría o por un pequeño margen. La legitimidad de los triunfadores va intrínseca a sus acciones. Por otro lado, nada debe disculpar la obligación de asegurarnos a los ciudadanos un mínimo de bienestar público, de calidad de vida que imprima dignidad a nuestra vida. La lucha contra el narcotráfico exige ese acuerdo entre los partidos de incorporar criterios mínimos de responsabilidad y comportamiento ético. pero también el acuerdo debe garantizar la lealtad a la ciudadanía en este sentido.

No sólo se trata del fracaso económico, el despilfarro y la corrupción en los que están metidos los cuerpos policiacos y el gobierno

Calderón, independientemente de cómo llegó al gobierno, legitimado o no, hizo del combate al narcotráfico su bandera. Y a sus tres años de mandato, ha tenido el fracaso mayor y más costoso en la historia de México. Pero no sólo eso, han muerto más de 14 mil personas en tan sólo ese periodo, y la confianza de que algo puede cambiar en nuestro país está profundamente rota. No sólo se trata del fracaso económico, el despilfarro y la corrupción en los que están metidos los cuerpos policiacos y el gobierno federal con su partido, pues.

Se trata también de 14 mil familias que han sido menguadas directamente, se trata del Estado de derecho fracturado, de las generaciones de jóvenes y niños que ya se están afectados por la incompetencia gubernamental. Se trata de las generaciones de niños que no llegarán a ser viejos, porque hoy son drogadictos, viven en las calles, o serán alcanzados por una bala antes de cumplir quince; se trata de las generaciones de jóvenes que no tendrán un trabajo y una profesión dignos.

De los que mueren intoxicados y no aparecen en las estadísticas, de los que no alcanzaron a llegar al hospital, de los que les resulta más esperanzador el ganar un poco más trayendo y llevando su vida en un hilo. De las mujeres que tendrán que seguir tolerando desigualdad y violencia. De los ancianos que sufren por ver a sus nietos delinquir, y tener que comer de lo que ellos roban. Se trata de las generaciones marchitas antes de nacer y madurar. De las casas embargadas, de los sin empleo, de los que tienen ya la vida abandonada.

Y eso, es lo que resulta inaceptable. Éste es el país que nos está dejando Felipe Calderón y su gobierno. A los ciudadanos no nos queda más que acudir en mayor medida a las urnas, ejercer con mayor decisión nuestro derecho a voto como una respuesta clara y urgente contra la narcoviolencia y la corrupción de las autoridades y políticos. Calderón se irá seguramente con las manos llenas, como se fueron sus antecesores. Pero ni su partido, ni ningún otro deben tener oportunidad alguna de cometer nuevos equívocos fatales. Hace falta imponerles costos. Esta es una cuestión de Estado ineludible. La sangre se limpia, los muertos se olvidan, pero la sensatez debemos tenerla intacta a la hora de emitir un voto en las siguientes elecciones.

Imponer costos en las urnas a los partidos que fracasan en el gobierno como el de Calderón, es una cuestión de sensatez ciudadana


Sobre esta noticia

Autor:
Guadalupe Lizárraga (28 noticias)
Visitas:
6618
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Usuario anónimo (15/11/2009)

Se requieren de nuevo cláusulas éticas y de democracia entre los países antes de convenir nuevos tratados de comercio, como lo hizo la Unión Europea con sus miembros. México y Latinoamérica se verían presionados.