Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Aleix Echauz escriba una noticia?

La sedición de Cayetanos y Borjamaris con palos de golf

15
- +
14/05/2020 16:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La minoría privilegiada podrá ostentar de clase, pero no de moral

Madrid, Calle Núñez de Balboa, barrio de Salamanca. En plena pandemia de Coronavirus, y siendo la Comunidad de Madrid una de las regiones más golpeadas por el virus, se produce una aglomeración de gente con delirios de superioridad de clase, superioridad moral e imagino que también superioridad genética. Digo esto porque habrán pensado que ellos corresponden a ese 5% de españoles que han desarrollado anticuerpos frente a la Covid-19. A lo mejor piensan que sus anticuerpos muy españoles y mucho españoles se ven más reforzados aun si van cubiertos de una gran rojigualda. Porque no hay antiviral más poderoso que una bandera. Si se contagian y se enferman, el tratamiento debería ser el acorde a su miseria moral: un poquito de Españidol 600g cada 8 horas y que les trate la sanidad privada, pues la pública ni está ni se la respeta.

Los mismos que en su momento criticaron las movilizaciones del 8 de marzo, organizaron un acto en Vistalegre. Lo organizaron además con el secretario general del partido organizador con síntomas tras haber estado días antes en Italia. Criticaron las manifestaciones feministas por la imprudencia, pero ayer Cayetanos y Borjamaris salieron a la calle con gomina, rojigualdas y palos de golf. Pero sin distancia física. Les preocupa el feminismo y sus reivindicaciones, pero ni una mínima muestra de respeto a la labor de los sanitarios que cada día afrontan jornadas de 12 horas. Jornadas laborales interminables para tratar incluso a aquellos que desprecian su labor y que no respetan las medidas de confinamiento. Me gustaría saber qué hubiera ocurrido si las movilizaciones hubieran sido en Vallecas o en las Tres Mil. Se me antoja que no se hubiera tardado ni diez minutos en desconvocar la manifestación. Y ya no quiero ni imaginarme lo que hubiera pasado en Cataluña. Será que todavía me resulta reciente el recuerdo de la semana de la sentencia del pasado octubre.

Criticaron las manifestaciones feministas por la imprudencia, pero ayer Cayetanos y Borjamaris salieron a la calle con gomina, rojigualdas y palos de golf. Pero sin distancia física

Es evidente que este suceso nos da certeza de que la represión y la brutalidad policial entiende de clase y difiere en función de la ubicación y el objeto de la protesta. Es funesto asumirlo, pero era obvio que ayer ningún cayetano, ningún borjamari, ni ningún covidiota acabaría con un moratón en la pierna, una brecha en la cabeza o un ojo menos. Al gobierno de Rajoy y al PSOE en la oposición no les tembló la mano a la hora de aplicar el artículo 155 de la CE en Cataluña. Ahora, con la errática gestión marketiniana de Isabel Díaz Ayuso en Madrid y la existencia de la sistémica corrupción del PP cuando gobierna, el gobierno de Sánchez no se atreverá a aplicárselo al gobierno de Ayuso. Porque es Madrid, porque es la Villa et Corte, porque hay barrios como Salamanca o municipios como Aravaca. Cuesta hallarle el sentido a los esperpentos de la política española. En otoño de 2017 se intervino el gobierno de la Generalitat de Cataluña porque estaba en peligro la unidad de España. Ahora lo que está en peligro es la salud y la vida de los madrileños.

Lo más cojonudo de todo este teatro farsa organizado ayer por Vox y la Caye Borroka es que algunas de las proclamas hacían referencia a la supuesta tiranía del Gobierno central. Un gobierno que censura la libertad de expresión y que está levantando una dictadura chavista al más puro estilo venezolano. Qué indignante todo, ¿no? Bien, pues tras esta dramaturgia facha se ha demostrado que este gobierno “socialcomunista” dictatorial que censura y coarta libertades es inútil e inepto, pues no tuvo la capacidad de reprimir una manifestación. La gran paradoja se cierne sobre las neuronas de alta clase pero de baja educación. Hablan de censura, de atentados contra la libertad de expresión y de inutilidad, pero lo proclaman tuiteándolo desde un smartphone con conexión 5G. Deberían esclarecer sus críticas y aclararse; porque no puede ser que un gobierno que apenas puede controlar la convocatoria de una manifestación en Núñez de Balboa, tenga la capacidad de controlar poderosos sistemas de mensajería extranjeros como WhatsApp. Lo mejor sería que volvieran a sus casas y reflexionaran. Los sanitarios y los patriotas de verdad lo agradeceríamos.


Sobre esta noticia

Autor:
Aleix Echauz (15 noticias)
Visitas:
436
Tipo:
Entrevista
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.