Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salto Noticias escriba una noticia?

'Sed de venganza' ('Faster'), crítica: liviano y entretenido thriller de venganza que cumple con el trámite

17/02/2011 11:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

image

Sed de venganzaSalido directamente de la WWF/E, donde se le conocía con el imponente apodo de ‘ The Rock’ (La Roca), Dwayne Johnson se introdujo en el mundillo cinematográfico con un pequeño papel en ‘ El regreso de la momia (The Mummy Returns)’ , película con la que su personaje se ganó un spin-off (El rey escorpión) que él mismo protagonizó.

En ese momento, presagiamos que el amigo Johnson se convertiría en un prometedor action-man de nueva generación, algo que atestiguaron sus siguientes trabajos como ‘ Tesoro del Amazonas’ , en donde el mismísimo Arnold Schwarzenegger -a modo de cameo- le pasaba el testigo de ‘ héroe de acción’ ; Pisando fuerte, remake de una desconocida película setentera; y ‘ Doom’ , adaptación de un videojuego en la cual, inesperadamente, el ex luchador reconvertido en actor se reservaba el papel de villano.

Sin embargo, Johnson parecía negarse al encasillamiento, así que decidió probar suerte con otros géneros.

Con el drama deportivo ‘ La vida en juego’ (’ Gridiron Gang’ ) rodó la que probablemente sea su mejor película hasta la fecha, demostrando que podía hacer algo más que repartir mamporros a diestro y siniestro.

Y con la comedia, género al que habitualmente recurren los action-men (y si no que se lo digan a Chuache y a Sly), parece desenvolverse muy bien gracias a su carisma (sí, he dicho carisma).

Pero de la comedia a secas como ‘ Be Cool’ o ‘ Superagente 86′ , en las que Johnson actuaba como secundario, éste ha pasado a la comedia infantil bajo el sello Disney, lo que entre otras cosas nos ha hecho ver a un tío de casi dos metros y 120 kilos de puro músculo interpretar al ‘ Hada de los Dientes’ (el equivalente yanqui a nuestro Ratoncito Pérez).

Aunque, un tipo con su presencia no puede despegarse tan fácilmente del cine de acción, y aunque por el camino haya abandonado su apodo de ‘ La Roca’ (un acierto, todo sea dicho), Johnson vuelve para dar caña a los maleantes.

Mientras esperamos ese ansiado ‘ cara a cara’ contra Vin Diesel en la quinta (¡quinta!) entrega de ‘ A todo gas’ (cuyo único aliciente es, precisamente, ese duelo de bestias pardas), tenemos ‘ Sed de venganza’ (’ Faster’ ) para ir abriendo boca.

Tras de 10 años en prisión y puesto recientemente en libertad, el ex presidiario interpretado por Dwayne Johnson tiene un único objetivo en mente: vengar la muerte de su hermano, asesinado en el mismo atraco a un banco que lo condujo a él a la cárcel.

Sin embargo, dos hombres se interpondrán en su camino: un veterano policía (Billy Bob Thornton) a punto de jubilarse y un joven asesino a sueldo (Oliver Jackson-Cohen) dispuesto a convertir su trabajo en un reto personal.

‘ Faster’ es, a grosso modo, una ‘ película de venganza’ como cualquier otra, lo que significa que nuestro protagonista va dando caza uno por uno a sus objetivos, es decir, a todos los implicados en el asesinato de su hermano.

Los primeros minutos hacen honor al título de la cinta, pues nada más salir de prisión, Johnson va corriendo (literalmente) en busca de su vendetta personal, la cual llevará a cabo en cuestión de días gracias a la información que ha conseguido reunir acerca de sus futuras víctimas.

Luego, no obstante, la película empieza a relajarse, y nos damos cuenta que guionista y director no quieren ir tan a lo fácil como podría parecer dado el argumento, sino que prefieren dar algo más de peso y consistencia a la historia. Y eso es bueno y malo al mismo tiempo.

Bueno porque se agradece que quieran darle algo de profundidad y ciertas pinceladas de drama a la trama para evitar que el conjunto sea solamente una ensalada de tiros y hostias; y malo porque las buenas intenciones no acaban de dar sus frutos.

El drama distrae más que otra cosa, mientras que las distintas subtramas y personajes no acaban de cohesionar como deberían.

A medida que el protagonista avanza en su misión, se va dando cuenta que detrás de la muerte de su hermano aún quedan cabos sueltos por atar.

También descubrirá que la venganza que está llevando a cabo no resulta tan fácil de acometer como él pensaba. Y no porque la policía y un asesino a sueldo le anden pisando los talones, sino porque hacer de verdugo le obliga a deshumanizarse.

Ejecutar a los culpables implica una total ausencia de moral de la que él no carece; y con cada muerte, con cada ejecución, un pedazo de su alma también muere. Por más que su legítima venganza pueda ser satisfecha, su consciencia no le permitirá vivir en paz.

Pero el cazador se convierte en presa cuando alguien contrata los servicios de un asesino a sueldo para deshacerse de él.

Este asesino, engreído y con un agudizado afán de autosuperación, andará detrás de él sin sospechar siquiera que esta vez el asunto le va a dar más faena de la habitual.

A estos se les une un agente de ley que no es precisamente el paradigma del buen policía, algo que ya nos queda claro la primera vez que lo vemos en pantalla.

La verdad es que la cacería a tres bandas funcionaría mucho mejor si se eliminara a un cazador.

Y el prescindible es ni más ni menos que el asesino a sueldo, un (ridículo) personaje metido con calzador que no sólo no aporta prácticamente nada útil a la trama principal (cosa que queda patente en el final), sino que además estorba con sus trauma personal y su almibarada historieta de amor con el pibón de turno (SPOILER— la escenita de la boda es de juzgado de guardia — FIN SPOILER).

Si obviamos esto, el resto se sostiene bastante bien.

El misterio que rodea el asesinato del hermano del protagonista resulta obvio más o menos hacia mitad de película (sino antes), pero está bien llevado. Las dudas morales del protagonista y la ambigüedad del policía que va tras él le dan algo de fondo a la historia, y aunque las escenas de acción no son muy destacables, sí están rodados con oficio y sin muchos artificios.

Y es que al fin y al cabo, son los momentos de cierta tensión y suspense los que sobresalen, especialmente cuando el protagonista se enfrenta a sus víctimas (a destacar el momentazo entre Johnson y el impronunciable Adewale Akinnuoye-Agbaje).

Es por ello que la película tiende más a ser un thriller con algo de acción y unas gotitas de drama, que no una de acción pura y dura (que es lo que uno esperaría al ver a el tráiler y ese cartel tan explícito).

Se acerca sigilosamente a lo que sería un film noir, a la vez que bebe un poco del western; o para ser más exactos, de ‘ El bueno, el feo y el malo’ de Sergio Leone, con claras referencias como la sintonía del móvil del asesino (y que si no recuerdo mal, también la usaba Shia LaBeouf en la secuela de Wall Street) y el hecho de que los tres personajes clave nos sean presentados no por sus nombres sino por su profesión (el Conductor, el Asesino y el Policía).

Por lo demás, la dirección de George Tillman Jr. -que desde la estupenda ‘ Hombres de honor’ , diez años atrás, no ha dirigido más que el biopic de Notorius B.I.G. y ésta-, es eficiente, y Clint Mantsell pone la música fiel a su habitual estilo.

Además, suenan canciones como ‘ Short Change Hero’ de The Heavy o ‘ I Wanna Be Your Dog’ de Iggy Pop, que le dan un plus añadido (incluso el propio Adewalese atreve a cantar el John The Revelator).

Mención aparte merece esa especie de look retro setentero que le otorga la galería de cochazos clásicos que asoman el morro en la pantalla (un Chevrolet Chevelle SS del 71 y un Pontiac GTO del 67).

Del reparto no hay mucho que decir. Johnson está en ‘ modus terminator’ con un personaje parco en palabras, por lo que se limita básicamente a imponer con su físico de armario empotrado y poner cara de ‘ te voy a matar’ .

Billy Bob Thornton está en su línea y Carla Gugino, que ya coincidió con Johnson en ‘ La montaña embrujada’ , vuelve a lucir uniforme, así que olvidaros de ver carnaza, que para eso ya está Maggie Grace (aunque yo me quedo con la Gugino, lleve traje o sotana).

‘ Faster’ es un liviano y entretenido thriller de venganza que cumple con el trámite y poco más. Tampoco vamos a pedirle peras al olmo.


Sobre esta noticia

Autor:
Salto Noticias (704 noticias)
Fuente:
saltonoticias.com.uy
Visitas:
6411
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.