Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Criticic escriba una noticia?

Sed de sangre y dimisiones

19/09/2018 19:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

El PP chochea. Ahora que sus líderes son jóvenes, se comprende que es chocheo estructural. Casado y Teodoro, eso parece, se afeitan con navaja de una hoja. Todo lo que hacen tiene ese corte unidireccional, empecinado. Se quieren vengar. No es la venganza del apuñalado: esa es rabiosa y poco constructiva. Es la del hijo postizo del apuñalado: una venganza más turbia y estructurada porque debe disimular el gustito que da heredar el papel protagonista.

La derecha quiere dimisiones por aquello de que la muerte de un cristiano vale la de 20 moros aunque el cristiano hubiera violado todas las leyes de la guerra. Pero chochean, no comprenden. Se tomaron las reclamaciones de dimisiones que emergieron con el ansia ciudadana de regeneración como un acoso ideológico-partidista.

Para ellos, un dimitido es una herida, una derrota. No se enteran. La gente pedía dimisiones porque se luchaba contra el apoltronamiento, contra un sistema en el que los políticos mamaban de las instituciones de la cuna a la tumba, y era la suavidad de su succión, el cómo trataran al pezón, el motivo por el que ascendían puestos y lograban poder y privilegios.

Los miembros del PP dimitían después de mucho disolvente y mucha espátula. Lo hacían, además, a lo Ruiz Mateos, entre aspavientos de empresarios confiscados, revelando una visión patrimonial de la representación política. Entonces sí, era una derrota.

Pero las dos dimisiones que acumula Sánchez en 100 días quizá sean puntos a su favor. El renacido ha montado un Ejecutivo de posicionamiento electoral (por estrategia y por falta de fuerza). El propio presidente es hijo del sistema de ascenso de cucaña del bipartidismo, pero ha entendido lo que piden los tiempos. Causar dimisiones con rapidez demuestra permeabilidad y escucha.

Y por encima de esa flexibilidad, eso que la derecha entiende como debilidad, Sánchez va adquiriendo fortaleza: un hombre que sacrifica a los suyos si es necesario, un guardián de la moral cívica. No hace falta que sea verdad; basta con que lo parezca. Se está construyendo un candidato electoral sólido donde solo había una compota política.

La derecha puede estar consiguiendo que Sánchez arañe votos a la izquierda. Lo está empujando continuamente al terreno de los gestos que es precisamente donde el presidente está más cómodo y tiene las de ganar.

Sobre la tesis. Dicen los que saben que lo sospechoso era la baja calidad del trabajo y su calificación, pero se lanzaron mentiras, acusaciones y exageraciones, y el listón de exigencia se redujo al mínimo: bastaba con que no hubiera plagio para anotarse un tanto de virtud. Un premio por no delinquir. La derecha no se entera.

Mientras tanto, bajo tanta borrasca de gestos, Sánchez ha hecho una afirmación que demuestra muchas más cosas de la forma de obrar de un político que el sacar a la luz o no un trabajo académico: la responsabilidad de lo que Arabia Saudí haga con las bombas vendidas, dijo El Objetivo, llega hasta nuestras fronteras. Escogió el sustento de la gente que está cerca y cerró los ojos a las vidas de inocentes que están lejos. Eso, dicen, son cosas que hace un líder.


Sobre esta noticia

Autor:
Criticic (2156 noticias)
Fuente:
ctxt.es
Visitas:
1258
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.