Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Secesión de Barak daña al laborismo pero refuerza a Netanyahu

17/01/2011 07:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La dimisión de Ehud Barak como líder del Partido Laborista para crear una nueva bancada parlamentaria supone un duro golpe a esa histórica formación política israelí y refuerza al mismo tiempo al primer ministro Benjamín Netanyahu. Barak, que ejerce como ministro de Defensa, anunció hoy que abandona el partido con el que llegó a ser primer ministro entre 1999 y 2001, para crear, junto con otros cuatro diputados, la bancada Independencia (Atzmaut, en hebreo). "Hoy salimos a un nuevo camino, salimos a la independencia, y lo hacemos guiados por un sentido de responsabilidad. Dejamos una casa, un partido, al que amamos y respetamos pero sumido en una continua lucha interna", dijo en el Parlamento al hacer el anuncio, calificado por los medios de "terremoto político". El anuncio supone una mala noticia para el laborismo, y muy buena para la coalición de Netanyahu, ya que desactiva la continua amenaza de dimisión laborista en caso de no avanzar en el proceso de paz con los palestinos. Con sus 13 diputados, los laboristas eran hasta ahora el elemento balanceador de la coalición derechista que encabeza el primer ministro, pero últimamente varios de sus diputados comenzaron a votar contra el gobierno e incluso a exigir la salida de la coalición. El jefe del Ejecutivo nacional estuvo en el secreto de la decisión de Barak -recordando así sus tiempos juntos en la unidad de élite más prestigiosa del Ejército, Sayeret Matkal- y la bendijo pidiendo a los diputados del Likud que dieran su voto en favor de la secesión. La nueva bancada será el germen de un nuevo partido "centrista, sionista y democrático" y hará "lo que es cierto y correcto para el Estado de Israel". "Nuestras prioridades serán el Estado, el partido y por último nosotros", afirmó Barak, que rescató el "espíritu de David Ben Gurión", el fundador del Estado de Israel, para insuflar vida a su nueva agrupación. Con él han abandonado el laborismo el viceministro de Defensa Matan Vilnaí, el ministro de Agricultura Shalom Simhon, la viceministra de Industria Orit Noked, y la diputada Einat Wilf. La secesión pone fin a meses de disputas internas entre los que, como Barak, abogan por permanecer en el Ejecutivo de Netanyahu, y los que se identifican con el pacifismo y pedían abandonarlo. Las "peleas interminables" y el empuje hacia la izquierda, "hacia la obsesión de aislarnos, hacia el postsionismo", son según Barak lo que lo convenció de la necesidad de crear una nueva formación, como lo hicieron en su día los primeros ministros David Ben Gurión y Ariel Sharón. Ambos dirigentes, el primero también laborista y el segundo del Likud, abandonaron hacia el final de sus carreras los partidos que dirigían para crear alternativas políticas. La de Sharón, el Kadima, se convirtió en partido mayoritario y ganó dos elecciones. "El abandono de Barak muestra un poco la extraña situación que vivía el Partido Laborista: en lugar de irse los que no estaban de acuerdo, se va su líder", declaró el diputado Daniel Ben Simón, que la pasada semana abrió la crisis interna al pedir separarse él de la formación socialista por sus desavenencias con el dirigente. El legislador sostuvo que esperará a ver qué ocurre y si los ocho miembros restantes del Partido Laborista se salen realmente de la coalición de Netanyahu, antes de decidir él si permanece en sus filas. Eitan Cabel, otro de los diputados de izquierda que repudiaban estar en un gobierno derechista, recordó que es tradición en Barak "preocuparse únicamente de sus intereses y, en el camino a sus ambiciones, destrozar un partido glorioso". "Es un día duro para el laborismo", espetó a preguntas de los periodistas, sin saber explicar cuál será el futuro de un partido en crisis desde hace 10 años a pesar de que fue el que fundó Israel. "No sé qué pasará -reconoció-, nos reuniremos y veremos qué hacer, pero Barak ha enterrado ya de forma definitiva el Partido Laborista. Nos tiene que pedir perdón". Los comentaristas esperan que en los próximos días el partido anuncie su salida del gobierno de Netanyahu, lo que supondrá ocho diputados menos en su cómoda coalición. "Ahora el ministro laborista que amenace con dimitir lo puede hacer de forma inmediata", resumen la situación en el entorno de Netanyahu, donde ven garantizada la estabilidad del gobierno al menos para el próximo año porque Barak se ha asegurado que su nuevo "patrón" lo dejará en el cargo a cambio del apoyo de su nueva bancada.


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
973
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Organizaciones
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.