Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mamacontracorriente escriba una noticia?

La secadora, una grandísima ayuda

24/04/2011 14:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

En la mayoría de los pisos hay un patio interior donde la gente tiende la ropa. Aquí no, aquí hay una especie de hueco entre las terrazas exteriores donde la gente tiene puestas las cuerdas pero, también, la salida de humos de las cocinas. Cuando empecé a vivir aquí intenté colgar la colada viendo que casi todo el mundo así lo hacía, pero me bastaron dos veces de recoger la ropa apestosa y churretosa para comprobar que era una porquería (¡y de paso preguntarme cómo la gente puede colgar ahí sus cosas!).

El problema es que esta casa es muy pequeña y colocar un tendedero tampoco era una opción. Así que durante años nos hemos ido apañando colocando la ropa en los radiadores y colgada en perchas de la barra de la ducha. En invierno, con la calefacción puesta, vaya; la ropa quedaba muy tiesa pero por lo menos se secaba pronto. Pero en los meses que ni frío ni calor, la ropa tardaba días en secarse, tanto que muchas veces terminaba oliendo a humedad y había que volver a lavarla.

La situación se agravó cuando nació el nene. Yo tenía la extraña creencia de que un bebé no iba a generar mucha ropa para lavar pero pronto descubrí que todo lo contrario. Raro es el día que no tengo que poner una colada de ropa suya. Y ahí la cosa se complicó, porque si bien podía aguantar tres días a tener unos vaqueros secos, no podía esperar lo mismo a que sus pijamas estuvieran listos.

Así que en nuestras primeras Navidades como padres nos compramos una secadora. Y fue como laMaclarenen su momento o el coche nuevo está siendo ahora, un descubrimiento tan maravilloso que uno se da de cabezazos contra la pared diciendo "¡por qué no lo compramos antes!".

La secadora deja la ropa suave, esponjosa y lisa. Muchas de las prendas que antes planchábamos ahora no lo necesitan y además salen tan suavecitas que da gusto usarlas. ¡La ropa del niño no la plancho nunca!. Y los vaqueros quedan tan tan bien que hay que verlo para creerlo. Realmente es mejorar en calidad de vida saber que a las pocas horas de haber puesto una lavadora, tendrás la ropa limpia, suave y lista para poner, bien dobladita en los armarios. Se ahorra en tiempo, en esfuerzo y en espacio.

¿Inconvenientes?. Para mi sólo hay uno. Y es que determinadas prendas, sobre todo la ropa de verano, no suele admitir secadora. Las cosas que son muy de algodón no suelen admitir bien el secado, tienen riesgo de encoger. Para estas prendas, me sigue resultando más práctico, al menos por precaución, colgarlas en una perchita en el baño. Pero, ojo, esto también tiene truco. Las prendas de algodón que ya hemos lavado muchas veces se pueden meter tranquilamente, esas ya encogen. Y las prendas de ciertas tiendas, como por ejemplo, las de H& M, casi siempre admiten secado en secadora. Yo ahora leo mucho más las etiquetas de las prendas y compro más de las tiendas / marcas que sé que quedan impecables tras este secado.

¡Tenéis secadora vosotr@s? ¿Sois tan fans como yo?.

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
Mamacontracorriente (213 noticias)
Fuente:
mamacontracorriente.blogspot.com
Visitas:
2163
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.