Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Zeptem escriba una noticia?

Schumacher, un valor en declive

24/08/2010 17:43 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Estimados todas/os/es

El sistema económico en el que nos movemos, al menos en occidente, estaba fundado en el capital como relación básica de producción, siendo su único fin la acumulación de ganancias. Esto llevó a la conversión en mercancía de todos los factores de producción como pueden ser tierra, naturaleza, trabajo, seres humanos, etc. Una vez que todos estos elementos se cosificaron, el sistema tuvo distintas crisis que hicieron que evolucionase para intentar atrapar el futuro. Sí, nuestro sistema económico se basa en el futuro. Las empresas crean necesidades en los seres humanos para que estos se cosifiquen como consumidores, y una vez que se han creado estas necesidades perentorias estas mismas empresas nos las satisfacen.

El templo de esta nueva religión es la bolsa, donde se intercambia la propiedad de las empresas valorándolas según un famoso e invisible equilibrio de mercado. El valor de las empresas no está basado en la producción que tienen en el momento de la transacción, sino que tiene que ver con las posibilidades de dicha empresa en el futuro ¿Alguien recuerda la burbuja de las empresas de la red? ¿Y en España, la sobrevaloración de las inmobiliarias? Luego lo más importante de una empresa no es su presente sino su futuro en relación a los consumidores, y como ssabe adecuar esta relación a las posibilidades de ella.

Si hablamos de modificar el comportamiento futuro de los consumidores, de lo que realmente estamos hablando es de la publicidad, anuncios, o como debería de ser llamado propaganda. Sí, ese concepto acuñado y explotado por Goebbels y que también evoluciono Stalin. Los creativos de la propaganda intentan confundirnos para modificar nuestro comportamiento, favoreciendo a la empresa que los contrató ¿Cuántas veces al día nos bombardean con un detergente que es el que más y mejor lava? Si somos curiosos y leemos, veremos que tan solo del cinco al diez por ciento del contenido son tensioactivos, que es lo que realmente lava, otra pequeñísima cantidad es la que da el olor y el 90% es abrasivo o arena de playa. De todos los componentes, solo los tensioactivos realmente lavan, el resto solo acompaña. Alguien podría pensar que cada detergente tiene su propia fábrica, y ahí reside la diferencia, pero no es así. Tan solo hay unas pocas fabricas de tensioactivos en el mundo, y de hecho tan solo existen dos protocolos de preparación de estos compuestos; dando lugar ambos a la misma mezcla ¿Luego que hace la propaganda en los detergentes? Vendernos diferencias que son mínimas en el mejor de los casos, o nulas casi siempre. No obstante, hay que decir que la propaganda tiene un papel muy preponderante cuando es capaz de detectar una tendencia social y ponerse delante de ella para simular su gobierno.

El mundo de la Formula Uno no es un mundo deportivo, como nos gustaría a la mayoría de los aficionados, sino que es un mundo económico de empresas que luchan ferozmente por suministrarnos distintos bienes, desde coches como Ferrari-Fiat a casas como Grupo Hispania. Su lucha está en la propaganda, en transmitirnos una idea a nosotros mismos que concuerde con los intereses futuros de la empresa.

A principios de temporada, la escudería recién comprada por Mercedes dio la campanada al fichar el emblema de Ferrari. Su fichaje fue un duro golpe para la casa roja ya que les quitaban al señor que tenía todos los records de la Formula Uno, además de ser uno de sus iconos publicitarios. Una vez consumada la traición o la audaz maniobra empresarial, según nacionalidades y gustos, Mercedes comenzó a alardear de su logro como anticipo de un futuro glorioso en la F1. De hecho, nos bombardearon este invierno-primavera constantemente con un anuncio de Mercedes en el que el protagonista, como no, era el señor Schumacher. Dentro de un Mercedes rojo (¿ferrari?) hacía maniobras imposibles en un túnel, para finalizar quitándose el casco y mostrándonos una cara sonriente, que anticipaba un esplendoroso futuro en la F1, así como a todos los que comprasen un Mercedes. La guerra mediática estaba totalmente lanzada, incluyendo en ella el robo de estandartes de la competencia, no solo el piloto sino también el color. De los clientes tengo mis serias dudas, pero no descarto a priori la idiotez humana.

Anuncio de Schumaher en un Mercedes rojo

El devenir de Schumacher en el campeonato está siendo muy gris, tirando a negro. Su compañero le está batiendo en clasificación y en carrera. Pero es que la escudería Mercedes ha pasado, de querer ser la campeona del mundo, a conformarse con no ser adelantada por Renault y Force India, e incluso en algunos circuitos por Williams. Aunque la propaganda quiso hacernos creer que el futuro de Mercedes (y el nuestro si comprábamos sus coches) iba a ser esplendoroso, la realidad de los circuitos ha puesto a cada uno en su sitio, mostrándonos que la escudería no era capaz de alcanzar sus objetivos (y nosotros dependeremos directamente de nuestro esfuerzo, no de comprar uno u otro coche).

Ante este desaguisado, la propaganda rápidamente ha metamorfoseado la imagen de la casa, y ahora nos presentan un nuevo anuncio en el que Schumacher aparece unos pocos instantes; y solamente lo sabemos por el casco rojo distintivo de él. La propaganda quiere que el fracaso, más o menos importante de este piloto, no se traslade a la compañía que lo fichó a bombo y platillo. El coche vuelve a ser gris, que es el color de marca, con lo que parece que Mercedes se rinde ante la batalla con Ferrari. Aunque esto parezca nimio, anticipa que la situación de la Schumacher en la compañía es dudosa. Sí, he leído que el interesado ya está pensando en la temporada que viene. Sí, he leído la defensa a capa y espada de Haug a su pupilo. Sí, también he leído que el señor Schumacher ya está evaluando las nuevas piezas del coche para la temporada que viene. Pero perdónenme ¿Eso son noticias verdaderas o propaganda?

El lema con el que termina la propaganda televisiva es muy pretencioso "The best or nothing". Si lo siguen deberían cerrar la escudería y dedicarse a otra cosa, y si no lo siguen deberían de advertirnos, cada vez que hagan una declaración, que todo lo que dicen es pura propaganda.

Anuncio de Mercedes gris con un piloto con casco rojo

Vigilemos los nuevos comerciales de Mercedes, ya que ellos nos anticiparán el futuro de Schumacher, si va a ser cambiado por otro piloto o continuará, eso si los comisarios no le sacan bandera negra por marrullero. Y ante la duda pregunten a Raïkkönen.

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
Zeptem (399 noticias)
Fuente:
zeptem.com
Visitas:
8755
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.