Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Zeptem escriba una noticia?

¿Savia nueva o malas hierbas?

22/08/2010 20:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Es duro ser nuevo. La mayoría de la gente hemos sido nuevos en algún colegio y los chavalines siempre son finos, ¿verdad? Es más, yo creo que a los institutos también se les podría llamar "Club de las Pirañas".

En mi opinión, en los ataques que algunos personajes de la Fórmula 1 vierten hacia los nuevos equipos, percibo un poco de ese instinto humano de marcar territorio, de ese gusto por los bautismos de fuego, de demostrar que alguien se ha metido en un sitio del que éramos los reyes del mambo. Es como si en la parte trasera del box algunos se pusieran a esperar la salida de los nuevos equipos para humillarlos y que se enteren de dónde se han metido.

Hasta ahora teníamos al cabecilla, el matón mayor del reino, Luca Cordero di Montezemolo, un tío con estrechísimos vínculos con una de las familias que más odiaría la gente en un mundo perfecto: El clan de los Agnelli. Junto a él, una nube de periodistas desdeñaba a los recién llegados: Chicanes móviles, peligro para los pilotos, daño a la imagen del deporte... El último en apuntarse a estas críticas ha sido David Richards. Eso sí, las de este hombre tienen un poco más de fundamento.

Richards acaba de declarar que hoy por hoy, sería imposible reunir la fortuna que reunió el año pasado para presentarle un proyecto serio a la FIA. ¿La razón? No, no es la crisis, esa ya estaba el año pasado. La razón es el pobre rendimiento de los nuevos equipos y las continuas dudas sobre... sí, sobre su continuidad, ha convertido en misión imposible la caza de sponsors e inversores.

Y ahora es cuando yo dejo las pullas irónicas y nos centramos en hacer un mínimo análisis. Veamos, todo se remonta a la guerra FIA vs. FOTA, aquella en la que la masa de aficionados consideraba que sin fabricantes o con un límite presupuestario la F1 iba a perder la tecnología y la gracia, Occidente se iba a ir al carajo y se terminarían de perder todos los grandes valores humanos. La FIA, en el estilo más mafioso de todo el repertorio de estilos mafiosos que puede sacar de su armario para hacer gala de ellos, selecciona a tres candidatos para cubrir tres nuevas plazas en la parrilla: Los elegidos son USF1 -razón: mercado americano-, Campos -razón: amiguetes de Bernie- y Manor -razón: amiguetes de Max-. Fuera quedaron los proyectos más sólidos: Epsilon Euskadi de Villadelprat, Lola de Martin Birrane y, por enésima vez en la década, Prodrive de Richards. Si me aprietas, acepto Lotus como proyecto sólido que también se había quedado sin plaza.

Moraleja: Quien se queje de que los equipos nuevos están haciendo daño a la Fórmula 1, no debe concluir que, por el bien del deporte, es mejor no dar oportunidades. Debe coger por el pescuezo a Max Mosley y su equipo -la mayoría aún pueden ser encontrados en la Plaza de la Concordia- y gritarles a la cara echándoles todo el aliento, que confiesen qué perverso criterio siguieron para meter a estos tres equipos en la parrilla.

Pero una vez que esta gente los metió en el fregado, los nuevos equipos merecen protección. Precisamente por el bien de la Fórmula 1. Cualquier nuevo, incluso los citados rechazados, estaría a no menos de tres segundos. Dejémosles florecer y repasemos esta entrada dentro de cinco años, a ver qué suerte han corrido. Tal vez una Fundación Anar para escuderías en rodaje sería una gran ayuda. Seguro que al menos es mejor que Bernie soltando: "Uy, me sé yo de algunos que no van a llegar a los turrones...".

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
Zeptem (399 noticias)
Fuente:
zeptem.com
Visitas:
2861
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.