Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Seduccionysuperacion escriba una noticia?

Sargeo 26/06/10 Observando los fallos de los demás 1ª Parte

28/06/2010 16:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Vaya sorpresa ¿verdad?. Seguramente muchos os habéis quedado con la boca abierta al leer el titulo del artículo. Creo que hace más de un año que no publico ‘ reportes de campo’ , porque la verdad es que creo que es un poco egocentrista, y porque una vez que empiezas a cerrar y a finalizar varias veces a la semana como algo habitual, llenar la web contando las mismas experiencias me parece algo repetitivo y aburrido.

Pero en este caso no he podido evitarlo, ya que ha sido un sargeo algo diferente y muy interesante para mi, por las cosas que he podido observar, y quería compartirlo con vosotros. Ayer fue una noche atípica, que estuvo apunto de torcerse y que pude salvar bastante bien, además me sirvió para ver la cruda realidad de la noche madrileña, me refiero al grupo de hombres que desconoce la seducción y los beneficios que podría traerles el conocerla, así que paso a explicarlos para poneros en antecedentes.

Todo empezó el sábado pasado día 19, durante un curso de seducción personalizado que estaba impartiendo a un chico de Galicia que había bajado a Madrid. Nos habíamos citado en Sol por la noche para la parte práctica del curso, normalmente si los alumnos tienen coche, suelen recogerme e ir juntos para Madrid, mientras charlamos sobre seducción y diversos temas, en este caso me toco ir en el metro. Estaba sentado escuchando música en el móvil cuando se monto una chica latina que estaba bastante buena, morenita de piel, con un top que dejaba ver una tripita y unas caderas muy sexys, y un pantalón vaquero que le hacia un trasero muy redondito, como a mi me gustan, acompañado de una melena morena a la altura de la espalda, era muy guapa de cara.

Ella estaba de pie apoyada en la puerta de enfrente distraída, me imagino que pensando en sus cosas, con unas bolsas de tiendas en la mano, yo me la quede mirando porque era imposible no fijarse en ella, me di cuenta de que ella me lanzo varias miradas furtivas, que otra persona habría pasado por alto, no fue mi caso, y me lo tome como interés por tu parte, solo tenia dos opciones, frusquear como un perro mirándola y fantaseando con hablarla hasta que se bajase en una estación o me bajase yo, y quedarme con el sabor en la boca, algo que es muy típico entre los hombres cuando les gusta un mujer, o decirla algo. No tenia mucho tiempo para pensar, había que reaccionar rápido o adiós. Mi estación se acercaba, en la anterior, la mujer que estaba sentada al lado mio se levanto para bajarse, y la chica aprovecho el sitio libre para sentarse. Era el momento, todo o nada, éxito o fracaso, podia empezar mal la noche o de lujo, me quite los cascos, apague la música, tome aire y me la jugué.

Hola - le dije.

Hola… - me dijo ella con cara de sorprendida sin esperarse que la fuese a hablar.

Mira, te estaba mirando y la verdad es que me pareces una chica muy interesante… me bajo en la siguiente parada, ¿por qué no me das tu móvil y te llamo otro día para quedar? - así se la tire, a quemarropa, no podía jugar a las casitas, ya que en ocasiones anteriores me había sucedido situaciones parecidas y no me había atrevido a hablar por miedo a que se yo.

… Vale - dijo ella con media sonrisa, todavia sorprendida, y me dijo su móvil.

Le pregunte el nombre, nos dimos dos besos y me baje del vagón en mi parada. ¡Genial! Primera triunfada de la noche, ahora había que ver si me había dado realmente su numero de teléfono o uno de mentira y sobre todo si era el suyo si me respondía. Decidí mandarle un mensaje para que tuviese el mio también y salir de dudas. ‘ Hola XXX, soy David, el loco del metro jajaja no he podido evitarlo, te he visto y tenia que hacerlo, hay que aprovechar las oportunidades, estamos hablando! ’ y le di al botón de enviar. Mientras esperaba en Sol a que llegase el alumno, recibí un mensaje, efectivamente era su numero, me decía ’ No pienso que este loco, y yo también pienso lo mismo… ‘.

La cosa estaba clara, a esa chica por lo menos, un mínimo le gustaba, al menos físicamente, y sobre todo, el valor que había conseguido al atreverme a pedirle el teléfono en una situación tan poco habitual como el metro, con un cierre de teléfono express a lo directo turbo. Durante la semana nos hemos ido llamando y le había propuesto vernos el sábado, que lo tenia libre y ella también. Le propuse ir juntos, los dos solos por Huertas, un plan para mi bastante bueno, ya que la zona me la conozco como la palma de mi mano, y además soy amigo de casi todos los relaciones y porteros de la zona, lo que me daría una Social Proof (Prueba Social) bastante importante ante una chica que apenas me conocía. Y un buen seductor es el que saca partido de todos sus recursos.

Ella acepto, la cosa iba rodada, estaba seguro de que me enrollaría con ella, sí o sí, y que todo iba a salir bien, pero como suele pasar en la vida, hay contratiempos y cambio de planes…

El sábado, habíamos quedado a las 11:30 en Sol, y a las 10:00, cuando ya estaba arreglándome, me llama. Al ver su numero en la pantalla lo primero que pensé es que se iba a echar atrás en el ultimo momento o algo por el estilo. Descolgué el móvil.

Dime cielo - respondi.

Hola cariño, te iba a decir… ¿te importa que esta noche vayamos al XXX (de momento no voy a decir el nombre del sitio porque es una discoteca que no conocía y de la que luego hablaré y diré el motivo de porque no digo el nombre) que van a estar allí mis amigas?. - me dijo ella.

Bufff que cagada… un cambio repentino de planes de ultima hora… estaba pillado por los huevos, si decía que no que mejor hacíamos el plan que había propuesto yo ella me descalificaría al momento, lo cierto es que no me conocía de nada y quizás quedar los dos solos le daba un poco de reparo, por si no se lo pasaba con ella esperaba o no se sentía cómoda, y si decía que sí iría a una discoteca que no conocía, yo solo, con un grupo de gente que tampoco conocía, sin ninguna Social Proof, y sobre todo, lo peor era que si al final no me enrollaba con ella, me encontraría con el cuadro de estar en un sitio nuevo, con gente desconocida, una situación incomoda para cualquiera. Al final le dije que si, porque sabia que era la única forma que tenia de poder verla, sino me podría alguna excusa y no quedaríamos, además era un nuevo reto que me ayudaría salirme de la linea habitual y encontrarme con algo nuevo. Quedamos a las 11:30 en Campamento para ir juntos ya que yo no tenia muy claro como llegar.

Al colgar el teléfono, cerré los ojos pensando en el cambio de planes que acababa de ocurrir, una sacada de mi zona de confort en toda regla. Mi primera reacción fue llamar a varios de mis amigos y compañeros de seducción para que me acompañasen por si la noche no se presentaba muy bien, poder irme y hacer otro plan, un plan B por si el A salia mal. Llame a Heorus (el autor del diario de Herous y el mayor experto en Juego Externo en España) pero ya me estaba de camino a finalizar con una danesa en su casa y no eran ni las 11 de la noche… descartado. Llame a PUTOAMO, con el que hace tiempo que no quedaba, pero me comento que iba a ir al pueblo de fiestas y no podía, descartado. Por último llame a Dan Vergara (actor porno y mi socio de la productora Pecado Adulto) tampoco podia quedar esa noche, estaba en el Xanadú con un amigo y se iba ya para casa porque el domingo tenia rodaje en Alicante, descartado.

Estaba solo, aunque un seductor tiene que salir siempre de las situaciones adversas y sobreponerse, esto podia ser un reto interesante, no tenia nada que perder, y sabia que si ella se mostraba fría conmigo y la cosa no salia como yo tenia prevista, cogería el último metro y me iría a casa a descansar con las orejas gachas y el rabo entre las piernas, como mis primeros sargeos por Mayo de 2008 cuando me llevaba más palos que una estera para poder aprender y mejorar. Llegue a Campamento a la hora prevista, y allí estaba ella con sus amigas, muy guapa, con un vestido de verano de flores, mucho más guapa que el día que la había visto en el metro. Bueno a una mala al menos me alegraría la vista. Una vez en el metro estuvimos hablando sobre varios temas para crear un poco de confort con ella y conocernos más. Cuando llegamos a Príncipe Pío, teníamos que bajarnos y coger la linea 6, el tren estaba parado con las puertas abiertas y todos corrimos para cogerlo, momento en el que ella me cogió de la mano para llevarme, cosa que tome como una buena señal.

Una vez en la discoteca, nada más entrar por la puerta ya estábamos cogidos de la mano y entrelazando los dedos, el test de las palmas de las manos y mi intuición tan desarrollada me decía que era mía, vía libre, nos abrazamos y nos besamos. Objetivo cumplido, ahora ya estaba más relajado, sabiendo que no tendría que volverme en el último metro, como un frusco corriente, sino que era tan buen seductor como creía, y que era capaz de solventar una posible situación adversa, donde otro se podría haber venido abajo, lo cierto es que si después de 3 años, volcado en el estudio y la práctica de la seducción, con más de 200 alumnos a mis espaldas, y escribiendo un libro de seducción, se me escapaba la oportunidad de enrollarme con esa preciosidad latina, era para correrme a gorrazos todo el camino a casa, por suerte no fue así.

Aquí concluye la 1ª Parte de lo que sucedió, en otro artículo relataré el final, y sobre todo lo que me llamo la atención observar como un espectador de lujo, ya que si lo escribo todo aquí quedaría un articulo excesivamente largo y estas cosas hay que masticarlas poco a poco. Un abrazo!

David del Bass


Sobre esta noticia

Autor:
Seduccionysuperacion (789 noticias)
Fuente:
seduccionysuperacion.com
Visitas:
7829
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.