Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Minos escriba una noticia?

Santuranticuy. Cuando el pueblo de Cusco retoma su plaza

19/02/2010 20:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Navidad en el ombligo del mundo

Navidad en el ombligo del mundo. La popular feria navideña gana interés en los circuitos turísticos el niño manuelito es el personaje central de esta feria que todos los años tiene como escenario la plaza mayor cusqueña.

Roberto Ochoa B.

“¿Santuran... qué?” se preguntan los turistas peruanos y extranjeros. Y es que cuesta pronunciarlo: “Santuranticuy”, como también cuesta reconocer que hoy en día, en el Cusco del siglo XXI, se trata de la única oportunidad en que el pueblo cusqueño retoma su Plaza Mayor –la célebre Huacaypata– ahora que es una plaza tomada por los ciudadanos de todo el mundo.

Dirán que el Corpus Christi y la procesión de Taytacha Temblores también congregan a los cusqueños en su Plaza Mayor, pero el Santurayticuy tiene un temperamento de feria popular que no se pierde desde que fue instaurada a mediados del siglo XVII, justo en la víspera de la Noche Buena.

Hasta el amanecer del 24 de diciembre, la Plaza Mayor luce imponente e iluminada, con sus restaurantes, discotecas, cafeterías y negocios dedicados a la atención de turistas de todo le mundo que cada día recorren sus calles empedradas antes o después de haber visitado Machu Picchu.

Pero al amanecer del 24 de diciembre la plaza es tomada por miles de cusqueños dispuestos a adquirir esas joyas de la imaginería religiosa cusqueña (desde los célebres “niños Manuelitos” hasta arcángeles arcabuceros) o para renovar sus “misterios navideños” con toda una fauna de animalitos de yeso y de plástico.

Como toda Navidad que se respete también se ofrece una extensa variedad de juguetes artesanales, entre los que sobresalen muñecas de trapo y camioncitos de madera.

Hasta el niño Manuelito hace travesuras en el Santuranticuy. Hermosas imágenes tendidas de espaldas o de costado, hasta el típico “niño de la espina”, bien sentado y con una espina clavada en la planta de su pie. Se ofrecen niños de todo tamaño, con trajes finamente confeccionados y las infaltables coronas y otros adornos de plata y oro.

Pero el Santuranticuy no se detiene ni con las lluvias propias de temporada, cuando la plaza luce como feria de pueblo con sus sombrillas y toldos de plástico para proteger los puestos de ventas.

Por la noche, las familias cusqueñas atiborran la catedral para escuchar la Misa de Gallo y recibir la bendición para sus Niños Manuelitos.

Poco a poco, conforme se acerca la medianoche, la plaza se va quedando vacía, los cusqueños retornan a sus domicilios para recibir la Noche Buena, y los vendedores inician el retorno hasta lugares tan lejanos como Arequipa, Puno y Bolivia... y la Plaza Mayor vuelve a ser el ombligo del turismo en el Perú.

La clave

Cápac Raymi. Antes de la conquista española, del 21 al 24 de diciembre, la ciudad sagrada de los Incas era escenario del Cápac Raymi, una ceremonia vinculada con el solisticio de verano y que, en su época, fue tanto o más importante que el Inti Raymi, propio del solsticio de invierno

La República


Sobre esta noticia

Autor:
Minos (243 noticias)
Visitas:
7612
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.