Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mamasincomplejos escriba una noticia?

Sanitarios y niños

15/07/2014 08:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Imaginaros que llegáis al hospital por urgencias, os encontráis fatal, tan mal que habéis tenido que ir a toda prisa para que os atienda un médico. Lógicamente no tenéis ganas de conversación, o de risas y mucho menos de bromas o de contarle a cualquiera que pregunte si te vas de vacaciones o cómo te va el trabajo. Pero a pesar de que estás en un hospital y no es por gusto, 'alguien' (llámese enfermera, auxiliar, médico o celador) se empeña en saber cosas de tu vida que realmente no le interesan, intenta hacerse el gracioso, el simpático y lo único que consigue es que te sientas peor porque no puedes ni quieres hablar más que lo necesario.

Seguro que esta escena os parece increíble y seguro que no sucede cuando de adultos se trata. Pero si hay niños de por medio, entra dentro de lo habitual. Ahí estábamos hace unos días, en urgencias, contando que mi niño tenía una cefalea de varios días, vómitos y decaimiento severo, vamos que no tenía el cuerpo para muchas jotas, y tuvimos que soportar las tonterías de algunos y algunas que no sé si por hacerse los graciosillos o por intentar ganarse al niño, se empeñaban en hacer. ¿Desagradable? Mucho.

Rayo no se anda con chiquitas ya, y a la mínima suelta un " déjame por favor ", muy bien dicho por cierto, porque cuando no lo dice él ya lo digo yo. Si un niño está en el hospital no es precisamente para pasar el rato, y aunque tenga una fiebre o una gastroenteritis, no andan las criaturas para muchas bromas o mucha juerga. Así que, me pregunto yo, ¿es tan difícil dejarles en paz?

Una celadora nos llevaba a hacerle una radiografía y parecía que le habían dado cuerda, venga a preguntar al niño, me llegó a marear hasta a mi. Por no hablar de la doctora (una residente que aunque nos trató muy bien, no tenía ni idea de hablar con niños), que le hablaba como a un adulto de lo que tenía y de que se iba a quedar ingresado, mucho tacto sí, hasta que la expliqué que estas cositas a los niños se les dice poco a poco y no ahí a bocajarro. Y qué decir de la enfermera que entró sin previo aviso al box dando voces para que se pusiera el pijama y así poder cogerle la vía......

Señoras y señores sanitarios, por favor, un poco de tacto. Cierto es que Rayo no es un bebé, ya son 7 añazos, pero no deja de ser un niño, un niño asustado porque sabe lo que le espera y tiene miedo. Por fortuna, no todos son así, hay personal maravilloso que han tratado al niño con una dulzura increíble. Y que me han ayudado a mi a que todo sea más llevadero. A todos ellos, ¡gracias!

¿Os ha sucedido alguna vez con vuestros hijos?, ¡contadme!


Sobre esta noticia

Autor:
Mamasincomplejos (426 noticias)
Fuente:
mamasincomplejos.blogspot.com
Visitas:
1522
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.