Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan Alfonso Pérez Duval escriba una noticia?

Sangre en Colombia

26/04/2010 22:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A causa de la guerrilla, los paramilitares, el narcotráfico y la represión del estado colombiano los desaparecidos se cuentan por miles, por muchísimos miles

Japerezduval@gmail.com

http://www.diarioonline.tk/

La sangre en Colombia es barata se derrama a raudales, la tasa de homicidios fue en promedió cerca de 70 por cada 100.000 habitantes durante la década de los noventa, siendo una de las más elevadas del mundo.

Esta cifra se logró reducir a “tan sólo” unos 50 durante los años 2000-2009.

Durante el 2009 dicha cifra ya bordeaba el 40 y en Bogotá se acercó a 20, aunque en Medellín el resurgimiento de la violencia la habría disparado nuevamente a tasas del 40.

En realidad estas son cifras oficiales, es decir menores que las verdaderas ya que las cifras exactas no las conoce nadie, nadie sabe cuantos muertos se producen en a causa de la guerrilla, el paramilitarismo y el narcotráfico.

Eso sin considerar los muertos ocasionados por la represión del propio estado colombiano que sin duda son muchos.

La fiscalía tiene documentados 27.055 casos de desaparición forzada, posiblemente muertos también.

"Tenemos registrados, por el tema de desaparecidos, 210.000 víctimas a nivel nacional y de esas cifras hemos recuperado 2.494 cadáveres", dijo entonces a la prensa el investigador Freddy Encinales, fiscal de la Unidad de Justicia y Paz.

"Desde 1976 ha habido en Colombia más de 500.000 casos de desaparición forzada de personas", ha afirmado la senadora Gloria Inés Ramírez durante una audiencia pública convocada en el Legislativo para conmemorar el Día Internacional de los Derechos Humanos.

La reunión fue convocada por Ramírez y otros de sus colegas, y se centró en el problema de las fosas comunes en el país, afectado por un conflicto armado interno de casi medio siglo.

No diré que todos los desaparecidos estén muertos, posiblemente no sea así, siempre hay alguna gente que desaparece voluntariamente por sus propios motivos.

Pero sin duda una gran cantidad de desaparecidos han sido asesinados.

Es cierto que la mayor parte de desaparecidos lo fueron en las décadas de 1980 y 1990, coincidiendo con la época de mayor auge de los grupos paramilitares.

Actualmente el objetivo consiste en alcanzar en Colombia unas tasas de homicidios a niveles europeos de 2 a 4 asesinatos anuales por cada 100.000 habitantes o al menos al nivel de los Estados Unidos de 8 a 10.

Las guerrillas son un grave problema, las FARC operan en Colombia y en las regiones fronterizas de Venezuela, Ecuador, Panamá y Perú.

Son partícipes del conflicto armado colombiano desde su conformación en 1964, las FARC son consideradas como una agrupación terrorista por 33 Estados, sin embargo la mayor parte de instancias políticas internacionales, incluyendo la ONU (sin la mayoría del Consejo de Seguridad, el Parlamento Latinoamericano, el ALBA, el gobierno de Dinamarca, RP China, la PFLP, la Corte Internacional, y gobiernos de otros países latinoamericanos como Ecuador, Brasil, Argentina y Chile no le aplican esta calificación.

En Colombia la sangre es barata

El Gobierno de Venezuela bajo Hugo Chávez, ha solicitado que se le otorgue un estatus de grupo beligerante a las FARC y no las considera terroristas.

Sus acciones consisten en narcotráfico, guerra de guerrillas y combate regular convencional así como técnicas terroristas, como el uso de minas antipersonal, el asesinato de civiles, miembros del gobierno, policías y militares, el secuestro con fines políticos o de extorsión, atentados con bombas o cilindros de gas y actos que han provocado desplazamientos forzados de civiles.

Como reacción a las acciones del grupo insurgente, y amparados por un decreto gubernamental de los años 60, surgen a principios de los años 80 grupos de autodefensa paramilitares contrainsurgentes.

Una alianza de militares, terratenientes, servicios secretos y narcotraficantes levantan centenares de grupos paramilitares que a diferencia de los escuadrones de la muerte centroamericanos no se limitan al asesinato político. Ejercen un verdadero poder territorial.

En decenas de municipios colombianos, los paramilitares empiezan a controlar la vida cotidiana. Puerto Boyacá en el Magdalena Medio (centro del país) y las zonas ganaderas de Córdoba (Costa Atlántica) se convierten en estados paramilitares dentro de un estado de pseudo-democracia.

Hoy se sabe que las principales masacres paramilitares han sido dirigidas directamente por el ejército.

Los documentos de los organismos de derechos humanos y de la misma justicia colombiana, basados en los testimonios de diferentes dirigentes paramilitares, inculpan a generales tan importantes como Jesús Gil Colorado (jefe del ejército hasta 1994) y Farouck Yanine Díaz (primero jefe de la V.Brigada en Bucaramanga y luego docente de la Escuela Interamericana de Defensa en Washington).

Lo más grave es que estos protagonistas de la guerra sucia disfrutan de la más completa impunidad.

En Colombia fue hallada en diciembre 2009 la mayor fosa común del continente americano, está en la Macarena, departamento del Meta.

Una fosa descomunal con 2000 cadáveres: desde 2005 el ejército, desplegado en la zona había estado enterrado allí a los miles de “desaparecidos”.

Colombia ha tenido cuatro de los carteles de narcotráfico más poderosos del mundo.

El Cartel de Medellín, el Cartel de Cali, el Cartel del Norte del Valle y el Cartel de la Costa.

Aunque sus jefes han sido capturados y sus miembros dispersados una y otra vez, su poder es tal que en algunos lugares han creado una nueva clase social e influyen poderosamente en la sociedad colombiana.

Desde el establecimiento de la guerra contra las drogas, los EEUU y algunos países europeos han proporcionado al gobierno colombiano ayuda logística y financiera para implementar planes que permitan combatir el tráfico de drogas.

A pesar de estos programas Colombia sigue siendo el líder mundial en producción de cocaína con aproximadamente el 70% del total de distribución a nivel mundial y el 90% del procesamiento.

En Colombia ha habido y sigue habiendo una guerra por ver quien se hace con el control de sus múltiples riquezas, una guerra entre el estado, los paramilitares, los guerrilleros y los narcotraficantes, ese es el motivo por el que la sangre corre y seguirá corriendo a radales en Colombia.

Y siendo esto malo, peor seria que todos se pusieran de acuerdo para explotar y masacrar al sufrido pueblo colombiano.


Sobre esta noticia

Autor:
Juan Alfonso Pérez Duval (204 noticias)
Visitas:
4638
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.