Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que José Carlos Del Coso escriba una noticia?

Sandro Rosell y los 40 millones

25/02/2014 20:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Lo que está ocurriendo en el Barcelona solo puede deberse a que está gestionado por administradores más preocupados por las arrugas de su corbata y por mantener su peso ideal que por preservar el nombre de la institución a la que representan. La administración de sus egos ha sido tan pésima como cada una de las decisiones que han tomado. Este grupo de advenedizos electos heredaron el mejor equipo del mundo y el mejor club en lo que va de siglo. La junta directiva precedente consiguió reunir sin insultantes alardes bancarios al grupo de futbolistas más impresionante que este deporte ha visto en toda su historia, culerizó el club hasta las cloacas y arriesgando su propia reputación con una demostración de valentía absoluta y convencimiento supremo otorgó la dirección del equipo a un joven de treinta y siete años. Laporta remodeló el resto de secciones deportivas de la entidad y consiguió contagiar de filosofía blaugrana a cada uno de los deportistas que se enfundaban la camiseta con el escudo azulgrana independientemente del deporte que dominasen. Convirtió al Fútbol Club Barcelona en un equipo ganador y modélico allá adonde llevase su autobús e hizo ponerse en pie al aficionado más reacio de cualquier estamento deportivo cada vez se ponía en marcha la sinfonía del himno culé.

Rosell heredó el mejor equipo de la historia, el más grande futbolista de todos los tiempos, el mejor cuerpo técnico del mundo y una estructura deportiva ejemplar que regaba con victorias a todas las secciones del club. Y todo ello construido desde las propias tripas de la casa. Laporta incluso se atrevió a mancharse su camisa de seda destapando un nido de corrupción mediática al que bautizó como "caverna mediática" , se enfrentó a sus propios socios, al Real Madrid, a los medios de comunicación y disipó a sus enemigos internos a base de títulos. Rosell heredó todo eso pero no heredó ni el carisma, ni el talento, ni la valentía, ni la claridad de ideas de su predecesor. Lo único que tenía que hacer el nuevo presidente era poner "Qatar Fundation" en la camiseta del equipo para solventar la deuda dejada por Laporta y disfrutar del mandato sin ni siquiera tener que mover una estantería en las oficinas del estadio.

Pero no, la vanidad es un pecado irresistible, un imán que parece atraerte a la gloria pero que siempre te lleva al exilio. Rosell nunca estuvo dispuesto a afrontar el papel que le había reservado la coyuntura del momento de pasar a la historia como un jarrón chino sentado en el palco del Camp Nou . Primero despreció al que en ese momento era el presidente de honor y persona más importante de la historia del club, retiró en un acto bananero el título que hacía justicia al comportamiento de Johan Cruyff con la institución. Posteriormente pretendió limar el éxito de la anterior junta directiva en un acto de cobardía sin precedentes tirándoles una denuncia judicial y escondiendo su propia mano ante los socios. Precipitó, un par de años antes de tiempo, la marcha de Guardiola y rompió ese magnífico cuerpo técnico en mil pedazos, que a la postre disfruta casi al completo de una estabilidad ganada a pulso en Alemania; Consiguió lo que no consiguieron ni los medios de comunicación afines al Madrid ni Mourinho , cabrear a Guardiola que se enfrentaba solitario a una guerra contra su equipo sin precedentes dominada por la infamia, la injuria y el cinismo, mientras Rosell estrechaba la mano de Florentino Pérez con alarmantes alardes de diplomacia en los restaurantes madrileños. Doblegó su propia responsabilidad eligiendo como técnico al paraguas protector de Tito Vilanova al que enseñó una oferta irrechazable a sabiendas de su delicada situación. Como no podía ser de otra manera, al final el técnico acabó vendiendo parte de su salud al diablo. Aseguró su decisión porque sabía que nadie se atrevería a criticar al elegido por motivos más sentimentales que puramente deportivos. Facilitó la erosión de la amistad entre Guardiola y Vilanova y traicionó las ilusiones de Eric Abidal , al que se le dio el pan pero se le negó la sal.

Pasado todo esto, del Barcelona de Laporta solo queda el estilo de juego, pero Rosell remató la presencia de su viejo enemigo fichando a un entrenador con escaso apego filosófico por la antonomasia moderna del club . Ha fichado a un entrenador que duda demasiado entre si debe cambiar las cosas o mantenerlas.

El mandato de Rosell ha estado salpicado desde el inicio por las dudas y por la adopción de posiciones antagónicas, como si tomase las decisiones dependiendo de la orientación de una veleta. Hubo momentos que no sabía si catalanizar el club o españolizarlo , cuando la postura más lógica siempre ha sido despolitizarlo. Depositó en los socios la decisión de denunciar a la anterior junta directiva y respondió al Madrid con un ramo de flores cuando el Madrid golpeaba a su entrenador y a sus figuras con un mazo de hierro. Le quitó la correa en contadas ocasiones a Toni Freixa para responder a Mourinho y delegó en las tripas de Guardiola la difícil tarea de afrontar todos los frentes.

Rosell ha conseguido lo que perseguía, pasar a la historia del club sin ser un jarrón chino sentado en el palco para pasar a ser un jarrón roto fuera del club. Se marchó muy a su estilo, sin casi decir adiós por si se equivocaba al decirlo . Dejó al Barcelona en manos de varios sospechosos comunes y con una crisis de imagen intolerable. Su espíritu continúa en el club porque los que se quedan comparten los mismos miedos a la Audiencia Nacional que a los propios socios. Como no saben a quién mentir, miente sin distinciones, se miente a los aficionados y al juez. Dejan en manos del enemigo un fusil cargado de argumentos para atacar al club y omiten dar demasiadas explicaciones razonables por terror a dar la razón al demandante con cada palabra que emane de su boca. Cuarenta millones separan al club de la verdad y lo dejan al margen de la legalidad . Pagando a hacienda reconocen con sus actos los mismos pecados que niegan con las palabras. Asienten desde las tripas del club ante la idea capitalina de que Neymar es el fichaje más caro de la historia con tal de no retorcer sus más delicados argumentos. Esos mismos argumentos sin cimientos que pretenden vender un salario disfrazado vulgarmente de traspaso , aceptan sin rechistar la idea torticera de dejar barra libre en Madrid para manejar las cifras a su antojo. Buscaron en las cloacas financieras la manera de quedar bien con su propia historia y dejan a Neymar desnudo ante la artillería enemiga y a Messi a punto de abrazarse a la etiqueta de pesetero.


Sobre esta noticia

Autor:
José Carlos Del Coso (104 noticias)
Fuente:
blogeltestigo.blogspot.com.es
Visitas:
565
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.