Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fut escriba una noticia?

Sandor Kocsis y la maldición de Berna

10/09/2018 05:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Todavía debe estar deambulando por Berna, como tratando de asustar a la ciudad que le dio la espalda cuando estaba a punto de tocar la gloria. Debe estar dando cabezazos, porque esa era su especialidad, y goleando a más no poder aunque primero el destino, y después, la vida le ganaron una partida de la cual nunca pudo sobreponerse.

Esta época no gusta recordar y si lo hace debe ser fomentado por algún nostálgico que sobrevive a toda esta vorágine ciudadana. Sandor Kocsis era un goleador húngaro del tiempo cuando Hungría era amo y señor del mundo. Su fútbol era de otro mundo porque él era el encargado de culminar lo que sus compañeros construían. Opacado quizá por Ferenc Puskas, solo quizá, porque muy pocos han podido igualar su registro goleador. 375 goles en 404 juegos para un delantero que huyó de su país aprovechando un viaje de su equipo, el Honved. Eran tiempos de la invasión soviética.

El Barcelona adoptó a Kocsis y a Zoltan Czibor quienes junto a Ladislao Kubala hicieron que el Barca ganara dos ligas y alcanzara la final europea en 1961. Ese año nuevamente la ciudad de Berna se atraviesa en el camino de Kocsis. Ya habían tenido un primer encuentro en 1954 cuando todo hacia suponer que los húngaros se quedarían con la Copa del Mundo. Contra todo pronostico Alemania derrotó a los magyares y derrumbó las ilusiones de aquellos violinistas del césped. Eso había sucedido hace 7 años y volver a disputar una final en el mismo estadio Wankdorf era como una mini revancha ante un público que lo había visto morder el polvo de la derrota.

Fue la noche de los palos, de aquellos que salvaron una y otra vez a un Benfica pre Eusebio, pero con un Coluna intratable. Ramallets falló como nunca lo había hecho y los catalanes mezclados con sangre húngara no pudieron alcanzar la igualdad. Después se dijo que Luis Suárez no debió jugar porque en ese momento ya se conocía que se iría al Inter de Milan. Bueno, esas son las historias que se tejen tras una derrota tan dolorosa.

image

Kocsis no pudo cobrarse la venganza en Berna y tras estar retirado del fútbol le tocó lidiar con una enfermedad estomacal incurable que lo llevó a lanzarse desde un cuarto piso de la clínica donde se atendía. Así finalizó los días de este celebre goleador, un jugador maravilloso que no pudo redondear su brillante carrera con una Copa del Mundo y cuando se le dio la posibilidad de un consuelo la Copa de Europa también le cerró las puertas de la gloria.


Sobre esta noticia

Autor:
Fut (381 noticias)
Fuente:
futbvida.blogspot.com.es
Visitas:
2628
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.