Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Tessa Barlo escriba una noticia?

Sánchez Piñol llena a rebosar el MAC con 'Victus'

22/02/2014 16:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

21/02/2014

La última sesión del Café con letras llevaba ayer en Cerdanyola al escritor barcelonés Albert Sánchez Piñol quien presentó su éxito literario "Victus", el relato del asedio y caída de Barcelona en 1714.

image

"La Guerra de Sucesión fue una guerra de Castilla contra Cataluña, pero no de castellanos contra catalanes", esta fue una de las conclusiones de la charla que el escritor Albert Sánchez Piñol ofreció ayer sobre su exitosa novela Victus en el marco del programa Café con letras y que consiguió llenar a rebosar la sala de actos de MAC Can Domènech.

Para Sánchez Piñol, presentado por el periodista de Cerdanyola Radio y Cerdanyola.Info , Xavier Poza , la Guerra de Sucesión Española no fue una guerra "de bando bueno y de bando malo" porque, según remarca, "es un tema absolutamente poliédrico, con muchos enfoques ".

Victus , publicada originalmente en castellano por La Campana, vio la luz en 2012 para que su autor no quería que coincidiera con el tricentenario y que el tacharan de oportunista. El año 2013 fue traducida al catalán.

La obra es una novela de ficción histórica, con una gran recopilación de información rigurosa y una narración ágil y potente. Victus es una obra sobre la Barcelona irreductible de 1714, que sufrió un asedio desigual de trece meses y el bombardeo de más de treinta mil proyectiles.

La obra se basa en una biografía ficticia del teniente coronel Martín Zuviría, que con 98 años, narra desde Viena y justo antes de la Revolución Francesa, sus memorias como ayudante real del teniente mariscal Antonio de Villarroel durante la Guerra de Sucesión Española, especialmente durante el Sitio de Barcelona (1.713-1.714).

Zuviría es la voz narrativa de la novela, un personaje que Sánchez Piñol trabajó durante muchos años para "debía ser quien explicara unos hechos de una grandilocuencia extraordinaria y era muy difícil encontrar una voz narrativa a la altura de estos hechos históricos ".

Albert Sánchez Piñol comenta que el libro habla del coraje del pueblo de Barcelona y quien lo cuenta "es una rata cobarde" porque para el autor, "esta es la gracia" de Martí Zuviría, "un personaje absolutamente racional que termina en el cerco más irracional del siglo XVIII "y este contraste es lo que le da" el empuje narrativa que necesitaba el relato ".

Según el autor, cualquiera que haga un libro como éste corre el riesgo "de caer en el panfleto y explicar algo de buenos y malos" y, según afirma "no era lo que yo quería".

El escritor explica la dificultad de hacer una novela con rigor histórico, con mucha documentación y que ésta no estorbe y el texto sea fluido. Y añade que toda la documentación la recogió "cuando todavía no existía internet".

Albert Sánchez Piñol manifiesta que era consciente del riesgo que corría hablando "de un tema muy delicado y muy sagrado para los catalanes como el Once de septiembre", ya que podía haber gente que se sintiera ofendida, pero indica que esto no ha pasado "porque se invoca a una de las verdades de la historia que menos se ha tratado literariamente e históricamente: el papel protagonista de las clases populares en los hechos". Según destaca "todo lo que se explica en la novela a nivel histórico está absolutamente ratificado".

El autor indica que "emocionalmente lo que quería era hablar de los de abajo y desde abajo" y por ello elige un personaje para hacer de narrador "que está en la trinchera, en primera línea".

Sánchez Piñol confiesa sentir pasión por la mayoría de personajes de la novela, unos personajes reales porque según asegura, "yo sólo he ratificado los hechos históricos", pero afirma que los personajes y los hechos "le daban hecha la novela" . Uno de los personajes es Rafael Casanova, con lo que Sánchez Piñol no sería tan crítico como lo es Martín Zuviría porque considera que "hizo lo que pudo y, encima, estaba rodeando de tantos héroes que su figura queda diluida y luchó en primera línea ".

Según explica el escritor, al tratarse de un tema ideológico, "los dos bandos han intentado manipular la historia" y, para el autor, el bando catalanista cometió "dos pecados": el primero, pasar de puntillas por la figura de Antonio de Villaroel, "porque era un castellano dirigiendo las tropas catalanas" y el segundo, "un error prototípico de querer exaltar los defensores de Barcelona como si fueran guerreros homéricos que no cometían errores, ni tenían debilidades".

Sánchez Piñol afirma que una de las cosas que reiteradamente descubría en la documentación que estudiaba era que una parte de las clases dirigentes catalanas continuó fiel a la Generalitat, "no sólo tenían un comportamiento botifler sino que traicionaron la causa" y esto, según remarca, "destacaba aún más el papel heroico del pueblo catalán que llevó la iniciativa de la defensa".

image

Paralelismos actuales

Albert Sánchez Piñol encuentra "algunos paralelismos entre la situación de 1714 y la actual" como, por ejemplo, el hecho de que "fueron las clases populares las que empujaron hacia la resistencia" porque sabían lo que significaba el régimen borbónico . El autor huye del revisionismo histórico que indica que los hechos de 1714 son algo "de cuatro campesinos engañados por los intereses mezquinos de la nobleza catalana" cuando, según afirma "fue al revés". Para el novelista, "hay gente que lee lo que le interesa, pero la perspectiva de Victus es ésta: explicar las cosas de los de abajo y desde abajo ".

Albert Sánchez Piñol confiesa que tuvo que eliminar más de 200 páginas de la novela para dar un ritmo narrativo vivo al relato. Por ello, rescatará algunos capítulos y continuará con la vida de algunos personajes "absolutamente apasionante", como la narración de lo que le pasó a Martín Zuviría después del Once de septiembre.

Además, también se está trabajando para Victus se convierta en una película para explicar "la historia de la lucha de una gente contra unas tiranías horripilantes".

Según comenta, la Guerra de Sucesión Española sí fue una pugna entre dinastías embargo, destaca que "esto sólo era la superficie, porque debajo había un conflicto de alto voltaje y era una pugna entre dos modelos diferentes", remarcando que en Cataluña "se decía que había un republicanismo monárquico".

Un autor que gana premios y lectores

Albert Sánchez Piñol, licenciado en Antopologia y especializado en África, empezó redactando enciclopedias antes de debutar en 2000 por vía doble, un ensayo, y un cuento en italiano.

Entre los premios recibidos se encuentra el de Narrrativa corta Molino de Cheque. El estallido de Sánchez Piñol será su primera novel.la al 2002: La piel fría gana premios, como el del Ojo crítico de RNE o es finalista del premio librero, pero sobre todo gana lectores: se ha traducido 37 lenguas.

Tres años después se repite el éxito con una novel.la más compleja: Pandora en el Congo , premio Crítica Serra d'Or. En 2008 vuelve al relato breve, la fábula, el cuento con Trece tristes trances .

Y el 2012 se lanza a la novel.la histórica pero de una forma nada convencional y con el gran éxito de crítica y lectores que ha sido Victus , el relato del asedio y caída de Barcelona ante las tropas borbónicas en 1714. Http://www.cerdanyola.info/menu_principal/inici/noticies/2013/2014/02/21/cafe_lletres_victus.html


Sobre esta noticia

Autor:
Tessa Barlo (170 noticias)
Fuente:
tessabarlo-literatura.blogspot.com
Visitas:
1202
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.