Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jabalón escriba una noticia?

Salud física y emociones

29/07/2009 22:14 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La medicina occidental: una visión restringida sobre la salud

Cada día son más los profesionales de la medicina que, en occidente, dejan la puerta abierta a la duda sobre si no será únicamente la úlcera de estómago y algunos trastornos psiquiátricos la enfermedades directamente inducidas por problemas emocionales.

Las medicinas más antiguas de la Humanidad, como la china o la hindú, siempre han considerado al enfermo antes que a la enfermedad. Los últimos descubrimientos en relación con el sistema inmunológico de los seres humanos, revelan su estrecha relación con el sistema nervioso central y con el sistema endocrino.

Las ateraciones que se producen en nuestro cuerpo ante episodios repetidos y mantenidos en el tiempo de confictos emocionales, se revelan como la causa original de nuestras enfermedades. Lo que la medicina occidental considera como desencadenantes de las misma: bacterias, virus, agentes patógenos externos..., no son sino elementos necesarios para que se inicie el proceso patológico. Sin embargo muchas personas están expuestas a dichos agentes y, sin embargo, no contraen enfermedades. Esto solo puede explicarse por la mejor o peor protección de unos y otros frente a las agresiones del medio.

El descenso de efectividad en la capacidad defensiva de nuestro organismo tiene mucho que ver con los pensamientos y la actitud general ante la vida. Una actitud negativa, que solo tiene en cuenta los aspectos dolorosos de nuestra existencia, que no sabe reconocer las cosas buenas que la vida nos ofrece y que, al contrario, tiene permanentemente presentes las que hacen daño, interpretando como tales muchas más que otras personas en similares circunstancias, es una actitud que nos aboca necesariamente a la enfermedad.

El patrón patológico que sigue nuestro cuerpo en relación a las emociones y sentimientos que generamos y mantenemos, parece indicar una cierta relación simbólica, que solo se explica, al menos por ahora, en virtud de la asociación que hacemos entre las diferentes partes de nuestro cuerpo, susceptibles de enfermar, y las desviaciones que percibimos en nuestro comportamiento, en relación a lo que sería deseable para nosotros.

La medicina occidental está absolutamente mediatizada, controlada y dominada por las grandes empresas farmacéuticas

Así, se dan abundantes afecciones en la vista en personas que se resisten habitualmente a "ver" la realidad tal y como es, porque les supondría un conflicto importante con sus convicciones o con el estilo de vida que llevan. También hay problemas en las articulaciones en personas rígidas en sus planteamientos y relación con los demás. El corazón suele dar problemas a quienes tienen dificultades en expresar de manera adeucada los afectos, etc.

Incluso las enfermedades consideradas hoy por hoy incurables, como ciertos tipos de cancer, el SIDA, etc, remiten expontáneamente en determinados casos y circunstancias excepcionales, sin que la medicina convencional sea capaz de dar explicación alguna. El único motor para esa curación "milagrosa" debe estar en lo más profundo del propio ser humano, en una capacidad, poco aceptada y aún menos estudiada, para regenerar las propias células a nivel molecular, para combatir activamente virus que en otros casos son prácticamente indestructibles o para detener procesos degenerativos, invirtiendo las reacciones bioquiímicas de las células.

La palabra "terapeuta" significa acompañante. Los médicos modernos creen que son los que curan, cuando en realidad es el enfermo el que hace el trabajo. La medicina occidental está absolutamente mediatizada, controlada y dominada por las grandes empresas farmacéuticas que imponen sus criterios económicos frente a cualquier otra consideración. La aceptación de que el ser humano puede aprender a curarse sin necesidad de química va en contra del negocio farmacéutico, demasiado poderoso en la actualidad.

Terapias como la Anatheóresis, basadas en la disolución de nudos afectivos no resueltos, revelan que matar las bacterias para acabar con la infección o extirpar los tejidos dañados para evitar su proliferación, solo supone atacar a las consecuencias de la enfermedad, pero no a su origen. Son muchas las personas que consiguen "superar" un cancer tras otro pero, al no remediar la causa que genera esas enfermedades, continúa indefinidamente desarrollando tumores. Mientras la persona no descubre el origen de su enfermedad y busca de manera activa la manera de cambiar, para adecuar sus pensamientos y acciones al proyecto vital que necesita, la enfermedad no desaparecerá de su vida de un modo un otro.

Algo parecido ocurre con ciertos accidentes y reveses que la vida nos depara, los cuales son lecciones que debemos aprender a leer, para que no se repitan. Hay personas que se quejan constantemente de su mala suerte, de los problemas y dificultades que les surgen, echando la culpa de todo ello a los demás. Seguramente el plantearse y aceptar la propia responsabilidad en el desarrollo de su vida les llevaría a romper esa cadena de "mala suerte", porque cuando las lecciones ya no son necesarias, dejan de mostrarse en nuesro camino.

Incluso las enfermedades consideradas hoy por hoy incurables, como ciertos tipos de cancer, el SIDA, etc, remiten expontáneamente en determinados casos y circunstancias excepcionales

Concretaremos algunos de estos aspectos en sucesivos artículos.


Sobre esta noticia

Autor:
Jabalón (1 noticias)
Visitas:
9429
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.