Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dr. Pedro Galo Aguilar escriba una noticia?

Salud cardiovascular y nutrición

24/09/2009 08:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Descubra cuales son los alimentos mas sanos para el corazón y las arterias, y cuales complementos pueden ayudarlo a vivir más y mejor evitando los problemas cardiovasculares..

Los problemas cardiovasculares representan la causa número 1 de muerte en el mundo, la nutrición es parte fundamental de una buena prevención, así como el estilo de vida saludable y el uso adecuado de complementos nutricionales.

RECOMENDACIONES GENERALES Y OBJETIVOS DIETÉTICOS

Evitar el estrés.

Evitar la obesidad.

Realizar ejercicio físico adecuado.

Eliminar el tabaco.

Restringir la ingesta de excitantes como el café.

Eliminar toda sustancia tóxica que pueda interferir en la actividad celular normal.

No ingerir comida basura, precocinada, congelada, etc.

Evitar las grasas saturadas y "trans".

Reducir o evitar el consumo de azúcar y harinas refinadas.

Reducir o eliminar la ingesta de bebidas alcohólicas, gaseosas o estimulantes.

Evitar el consumo de excitantes, drogas, tabaco, etc.

No utilizar agua clorada.

Incrementar el consumo de frutas y vegetales crudos de forma que su consumo sea diario.

Cambiar los cereales refinados por integrales.

Limitar la ingesta de sal.

ALIMENTOS MÁS ADECUADOS

Agua. Beba diariamente no menos de dos litros de agua lo más pura posible.

Frutas y verduras. Es importante que la dieta contenga ambos elementos en dosis importantes y de forma diaria, sobre todo de alimentos crudos.

Pescados (especialmente los azules). Son ricos en ácidos grasos omega-3 y ayudan a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos. Además bloquean el proceso de agregación plaquetaria, aumentan el flujo de sangre y bloquean el daño causado a las células por los radicales libres.

Ajo. Es un antiagregante plaquetario natural y un tónico cardiaco.

Frutos secos. Son ricos en grasas monoinsaturadas con actividad sobre el exceso de colesterol. Además son ricas en vitamina E y otros antioxidantes.

Aceite de oliva. Rico en ácidos grasos monoinsaturados, que regulan los niveles de colesterol y triglicéridos.

Uvas (especialmente el aceite elaborado con sus semillas). Contienen resveratrol, sustancia con probada actividad sobre las arterias coronarias mejorando su capacidad.

Cebolla. Se trata de un fluidificante natural de la sangre.

COMPLEMENTOS ÚTILES

Vitamina C. Absolutamente fundamental. La concentración plasmática de esta vitamina se halla inversamente relacionada con la aparición de enfermedades cardiovasculares. Posee, junto con la vitamina E, una clara actividad hipotensora. Además mejora la función endotelial y reduce el cierre precoz de la válvula aórtica que se produce en la insuficiencia cardiaca congestiva. La vitamina C mejora también la disfunción endotelial de las arterias coronarias en los fumadores crónicos ya que impide la eliminación de óxido nítrico. Y reduce los niveles de colesterol en la placa arterial con igual o mayor eficacia que las estaninas.

Asimismo es capaz de disminuir la estenosis coronaria, impide la oxidación del colesterol LDL y disminuye la posibilidad de formación de trombos además de evitar la oxidación celular.

Vitamina E. Junto con la vitamina C retarda la progresión de la arteriosclerosis del trasplante evitando el remodelado arterial y el crecimiento de la placa. También impide la oxidación del colesterol LDL. Se trata de un vasodilatador capilar que proporciona desviaciones alrededor de cualquier punto de bloqueo vascular.

La terapia celular dirigida al sistema cardiovascular forma parte del esquema antienvejecimiento para el corazon

Cuando una persona sobrevive a un infarto de miocardio y el tejido falto de oxígeno muere esta vitamina estimula la formación de otro, de carácter cicatrizante, que actúa como un parche para impedir que se produzca ruptura en la zona infartada. Cuando las cicatrices son amplias se producen deformidades debido a su fuerza contractiva la cual debilita todavía más el corazón. Pues bien, la vitamina E ayuda a la recuperación del infarto minimizando la muerte del tejido cardiaco y reduciendo la amplitud de la zona cicatrizada. También impide la producción de tromboxano A2 por parte de las plaquetas, bloquea el peróxido de hidrógeno e impide la agregación plaquetaria.

Vitamina B6. Cuando hay déficit de B6, la homocisteína -sustancia tóxica que se produce durante la metabolización de las proteínas- no puede transformase en cistationina y se mantiene en sangre. Y cuando eso sucede el riesgo de enfermedad cardiaca aumenta considerablemente si no se consigue expulsar.

Cartinina. Este aminoácido proporciona energía al músculo cardiaco y reduce los niveles de colesterol y triglicéridos.

Coenzima Q-10: La coenzima Q-10 -también conocida como ubiquinona- es un componente esencial de la mitocondria donde desempeña un papel fundamental en la producción de energía. De ahí que sea responsable del mantenimiento del ritmo la coordinación y la fuerza del latido cardiaco. Ha mostrado eficacia en la miocardiopatía, la insuficiencia cardíaca congestiva, la cardiopatía isquémica, el prolapso de válvula mitral, las arritmias y la hipertensión.

Calcio-magnesio. El calcio ayuda a la contracción del músculo cardiaco y el magnesio a la relajación. Es el responsable de la transformación de la L-arginina en L-citrulina y ésta en el óxido nítrico, un potente y necesario vasodilatador.

Bromelina. Se trata de una enzima proteolítica que inhibe la agregación plaquetaria.

Ácido fólico. Ayuda a controlar los niveles de homocisteína en sangre.

Ácidos grasos omega-3. Son eficaces para tratar la hipercolesterolemia, la trigliceridemia, la arritmia, la angina de pecho y la hipertensión.

Ácido lipoico. Previene las cardiopatías ya que reduce el nivel de colesterol de forma considerable. Además protege de la oxidación a otros nutrientes.

Proantocianidinas oligoméricas. Estos flavonoides protegen a la vitamina C y ayudan a la misma a atravesar a membrana plasmática de la célula. Además previenen las enfermedades cardiacas.

Compuestos azufrados. Tienen una actividad protectora en la patología cardiaca ya que mejoran la circulación, tienen capacidad regeneradora de las arterias, reducen los niveles de colesterol y reducen el daño que causan los radicales libres a nivel vascular.

L-Cisteína. La mejor forma es utilizarlo en forma de NAC (N-acetil L-cisteína). Impide la oxidación del colesterol LDL y reduce los niveles de lipoproteína A, sustancia cuya presencia comporta mayor riesgo que el colesterol.

L-lisina. Es capaz de mantener en óptimas condiciones el tejido que forma las paredes de las arterias.

L-prolina. Por su participación en la producción de colágeno es importante para mantener la estructura arterial en buenas condiciones.

Taurina y Trimetilglicina. Son normalizadotes de la función cardiaca y ayudan a reducir los niveles de homocisteína.

Cabe añadir que además de las mencionadas también son útiles sustancias como el cobre el inositol, los picnogenoles (un tipo de bioflavonoides), los betacarotenos (provitamina A), las vitaminas D y H (biotina) y algunas otras del grupo B (además de la B6 cumplen un papel importante las B1, B2, B3, B5, B9 y B12). De ahí que una cápsula diaria conteniendo todas las vitaminas del complejo B y una de aminoácidos pueda ser en muchos casos una buena idea.

Una terapia preventiva de Quelación al año puede disminuir la obstrucción de las arterias coronarias


Sobre esta noticia

Autor:
Dr. Pedro Galo Aguilar (54 noticias)
Visitas:
49584
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.