Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es - Viajes escriba una noticia?

Salónica, encuentro de culturas

13/05/2011 08:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

V.F.

  • Desde esta ciudad difundió el apóstol Pablo el cristianismo.
  • Sus monumentos paleocristianos y bizantinos han sido declarados por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.
  • El museo arqueológico sorprende por su amplia variedad.

Salónica

Abierta al mar, llena de vida y cruce entre Oriente y Occidente, la ciudad griega de Salónica (o Tesalónica) ha sido siempre punto de encuentro entre civilizaciones. Con el golfo Termaico como testigo, la capital de la región de Macedonia, es la segunda ciudad en importancia de Grecia y centro de la vida universitaria del país.

Su lado más moderno y cosmopolita se entremezcla con los vestigios dejados por su convulsa historia, y así, entre sus plazas y callejuelas, surgen tabernas, restaurantes, cafeterías, que abren sus puertas y permiten disfrutar de los manjares y de la música local hasta bien entrada la madrugada.

Siguiendo las huellas del pasado

Salónica, fundada en el año 315a.C. por Casandro y llamada así en honor a su mujer, es como un gran rompecabezas, cuyas piezas han sido perfectamente encajadas por cada uno de sus moradores, por los pueblos, religiones y naciones que la han dominado a lo largo de su historia. Macedonios, romanos, bizantinos, árabes, cristianos, otomanos y sefardíes (que llegaron de forma masiva tras su expulsión de España en 1492) fueron dejando su huella y le han dado ese aire y encanto particular que respira y que la hace diferente al resto de Grecia. En su interés por destacar su importancia como punto de encuentro de civilizaciones, este año ha decidido dedicarlo a “Oriente Medio” y ha organizado una serie de eventos durante los doce meses.

Del paso De los romanos por la ciudad quedan la ágora, levantada sobre un antiguo foro, y el Arco de Galerio o Kamara, uno de los grandes símbolos de la ciudad. Si uno avanza por la plaza Navarino, cerca encontrará la Rotonda, edificio con forma circular que fue convertido en iglesia. Además, la importante avenida Egnatías debe su nombre a la antigua vía romana Egnatía, que en su paso por los Balcanes atravesaba Salónica.

La importancia que tuvo la ciudad en la época bizantina, la convierte en un auténtico museo al aire libre. Destacan los edificios eclesiásticos ortodoxos, entre ellos la iglesia Agios Demetrios, dedicada al patrón de la ciudad, la de los Doce Apóstoles, la de Agia Katerini, la Agia Sofía, que recuerda a la de Santa Sofía en Estambul, y el monasterio de Vlatadon. También la Torre Blanca, donde termina el paseo Marítimo, es bizantina, del siglo XV. Cerca de ella se erigen dos estatuas, una de Alejandro Magno y otra de Filippo II.

Los otomanos pusieron igualmente algunas piezas en este amplio mosaico. De esta época se conserva el baño turco Bey Hammam, la mezquita Hamza Bey Cami, y el Bezesteni, edificio en torno al cual se pone un interesante mercado.

Más sobre

Aunque Los sefardíes se convirtieron en una relevante comunidad y son numerosas las palabras en español que se utilizan en Salónica, pocos edificios nos lo recuerdan, entre ellos, la sinagoga Monastiriot.

Sabores típicos para reponer fuerzas

Uno de los grandes placeres de Salónica es pasear por las estrechas calles que se entrelazan en torno a las murallas de la ciudad vieja y que desembocan en el mar. Recorrer sus mercadillos (Modiano, Kapani, Bezesteni, Louloudádika, el de flores), su paseo marítimo y deleitarse con las vistas que ofrece del mar Egeo, desde algunos de sus cafés repletos de vida. Todos los rincones son aprovechados por los establecimientos para colocar sillas y mesas donde poder disfrutar del ambiente y de una buena conversación.

Si uno desea hacer alguna compra y disfrutar de los más variados escaparates no puede dejar de visitar la calle Tsimiski, mientras que la calle Ouzoú Melathron está repleta de tabernas que ofrecen música en vivo, además de los sabores típicos del lugar. Junto al puerto se encuentra Ladádika, una histórica barriada. Otro de los barrios más típicos de Salónica es Kalamariá, donde el bullicio de sus calles es una constante. Al igual que en la plaza Aristotelus, rodeada de cafés y bares.

En todos ellos es posible degustar algunos de los manjares de su gastronomía, reflejo también de esa unión oriente-occidente que la caracteriza y en la que los sabores mediterráneos se funden con los típicos condimentos orientales.

Entre las exquisiteces que se pueden probar, la “patsá” (callos), el “peinirli” (parecido a la pizza), un buen plato de mejillones fritos o con arroz, pollo asado o la famosa “souvlaki” (trozos de carne en pan de pita con patatas fritas, verduras y salsa “sadziki”, elaborada con yogur, ajo y pepinillos). Si uno se decanta por regalar al paladar un dulce, entonces no puede faltar en nuestra elección el pastel “mpougatsa” (pastel de dulce relleno de crema, y servido con azúcar y canela), “samali” (de almendra y sémola) y el “cazan dipi” (crema acaramelada turca).

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es - Viajes (1184 noticias)
Fuente:
20minutos.feedsportal.com
Visitas:
2507
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.