Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fidelam escriba una noticia?

Yo Salí con .. .Jesús Luz

10/11/2009 15:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ésta ha sido, lejos, la cita más bizarra que he tenido. Me encontraría con mi contertulio en el lanzamiento de la marca de ropa brasileña Colcci, pero en vez de eso, tuve una extraña velada de encuentros y desencuentros

Estuve, literalmente, a un centímetro de Madonna. Demasiado cerca y demasiado lejos de su nuevo romance, el modelo brasileño de 22 años Jesús Luz, quien vino al difundido lanzamiento de la conocida marca de ropa brasileña Colcci.

Nos habíamos estado escribiendo por mail antes de que posara su humanidad en Chile, y habíamos quedado de encontrarnos en el cóctel inaugural de la tienda. Yo estaba ansiosa; incluso, me había preparado mateamente para saludarlo en portugués. Me imaginaba dándole la mano, diciéndole al oído “oi, ¿tudo bem?”. Pero mientras eso no ocurriera, yo me conformaría con sus correos.

–¿Te gusta más la música ahora último? –, le pregunté con un no sé qué.

–Sempre foi essencial na minha vida –, me escribe astutamente.

Trataba de entrar en calor con este atractivo hombre, pero parece que intuía hacia dónde iban mis líneas. Nada mejor que hablar de su carrera entonces.

Estuve, literalmente, a un centímetro de Madonna. Demasiado cerca y demasiado lejos de su nuevo romance,

Me contó que lo mejor de ser modelo era “saber que posso ser uma referencia pra outras pessoas”. No pude evitar ir un poco más allá:

–¿Cuál es tu peor costumbre, Jesús?

–Comer muito...rsrsrsr...

No le creí nada, porque nadie con ese cuerpo puede alimentarse más que con lechuga. Pero ese “rsrsrs”, fue un punto bien asestado. Creo que completó cinco líneas en su correo, sin embargo yo igual estaba feliz, porque era la única que tenía en exclusiva algunos de sus pensamientos.

Pasada una semana, llegó el gran día. Por fin nuestras miradas se cruzarían y podríamos conocernos mejor. Lo esperé dos horas, hasta que de pronto divisé una sonrisa blanca y unos lentes ahumados. Venía hecho un chicha fresca, pues se había pegado una siesta eterna en el hotel. Yo ya sabía porque había leído su comentario en Twitter. Se estaba recuperando de una fiesta “inolvidable” que había tenido en Brasil.

Llegó con sus cuatro guardaespaldas (unos gorilas inmensos que lo cuidaban como oro), y por breves segundos estuve convencida de que venía hacia mí y de que me preguntaría “¿você é Leo?”.

Nuestras miradas sólo se cruzaron por segundos, y cuando estaba a punto de sonreírme –y yo de recuperar la esperanza– emergió desde el suelo una gruesa nube de humo que echó a perder todos mis planes. Afectada, me vi en la obligación de ahogar mis sinsabores en varios vodkas de pera que agarré por el camino. Felizmente, estaban bastante buenos, pero me quedé con el sabor amargo de la fugacidad de su estrellato.


Sobre esta noticia

Autor:
Fidelam (4709 noticias)
Visitas:
7917
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.