Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Seoane escriba una noticia?

La sabiduría de la tradición India

24/03/2010 22:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La India, tan abierta a las técnicas modernas, tan ardiente en su deseo de transformar y de elevar el nivel de vida de su población, ¿de que podríamos sacar provecho?

¿Tendrá secretamente en su patio trasero cierto conocimiento práctico de la vida aun totalmente ignorado por nosotros, y del cual podríamos sacar provecho?

Un observador superficial de la India solamente verá la fachada en vías de construcción, la obra imponente de los planes quinquenales, las empresa de los grandes embalses, los vastos proyectos de reforma agrícola, la reorganización rural.

El hará justicia a la sed de saber y de investigar que anima a su elite universitaria, a sus médicos, sus ingenieros, sus sabios. Si la mirada de nuestro observador se detiene en ese aspecto espectacular de la evolución histórica, si no penetra más allá, habrá fallado en descubrir lo esencial.

Pero, ¿en verdad falta en Occidente alguna cosa esencial, un conocimiento indispensable para su salvaguardia? ¿Tendrá la India eso que hace falta tan cruelmente a las civilizaciones occidentales?

En estos tiempos críticos de nuestra historia, en que el hombre de occidente pretende reconstruir - desde América a Rusia - las bases materiales del mundo, una tradición viviente, preciosamente salvaguardada ofrece a nuestro espíritu las perspectivas de una dimensión nueva.

Quizás nuestros colaboradores mas viajeros, como mi apreciado amigo Víctor Virgos, podrá ampliarnos mas conocimiento con su experiencia, pero voy intentar dar una pequeñas pinceladas con mi humilde artículo.

En el peligroso estado de nuestra historia presente, se impone un examen riguroso de las deficiencias inherentes a nuestra cultura.

En primer lugar, conviene reprocharle su exclusiva orientación hacia el mundo exterior, su ignorancia de los caminos de la interioridad profunda.

El pensamiento occidental sitúa lo "Real" exclusivamente en el mundo objetivo, exterior a nuestro cuerpo, en el mundo que podemos conocer por los sentidos. La terminología corriente consagra y mantiene este prejuicio. Se dice de un juicio imparcial y verídico que es "objetivo". La subjetividad es sinónimo de fantasía, de ensueño, de quimera. Nuestros psicólogos se esfuerzan en adaptar sus modelos a lo "Real", es decir, al mundo exterior, al ambiente social y familiar. El sabio occidental experimenta sobre objetos. Cree en la realidad substancial de los fenómenos objetivos y de las cosas; entre estos diversos elementos él concibe relaciones "objetivas".

Pero el indio iniciado en su tradición asume hacia el mundo una actitud diametralmente opuesta a la que adopta el pensamiento occidental. El universo, según él, es un mundo de apariencias, una creación mental nacida de sus sentidos y de su pensamiento. Los paisajes, las cosas que descubre alrededor de su cuerpo, resultan de un juego de funciones sensoriales; son imágenes emanadas de nuestro espíritu, y, como tales, inseparables del espectador que las ha producido.

Por cierto, él no piensa en negar su carácter pragmático, concreto, objetivo. Pero sabe que los marcos del espacio, del tiempo, de la causalidad, donde se encuadran las cosas y los seres de este mundo, provienen de la psiquis del observador. Por eso su "realidad" es una realidad prestada.

Pidamos a un sabio indio que nos diga a qué fuente pedimos prestada la "realidad" y él nos dirá: "Buscad lo Real dentro de vosotros, no en los objetos definidos por vuestros sentidos y vuestros conceptos; proseguid la búsqueda en lo más profundo de vuestro ser hasta el último lugar de referencia. La Realidad, en el sentido estricto de la palabra, no es sino el conocimiento verídico que se revela a vosotros al término de esta búsqueda".

En estos tiempos críticos de nuestra historia, una tradición viviente, preciosamente salvaguardada ofrece a nuestro espíritu las perspectivas de una dimensión nueva

Es así que la epistemología india, contradiciendo el curso del pensamiento occidental, reversa la polaridad de lo Real. El oyente es invitado a llevar su búsqueda de lo verdadero en la dirección de la interioridad, más allá de la vida subjetiva, más allá de las relaciones dualistas, que oponen al sujeto y al objeto el uno contra el otro. La aventura implica ciertos riesgos. Sin duda el círculo ilusorio que encierra el juego de la dualidad no se deja atravesar fácilmente. La ayuda de una razón trascendente que derribe todas las barreras, asegura el despegue del espíritu hacia el "lugar" de una claridad sin sombras.

En la antigüedad los sabios de la India enseñaban a sus discípulos con leyendasLa astrología y los misterios del universo estaban en la India en manos de las personas más dotadas intelectualmente, como era los sacerdotes brahmanes. Realizaban su trabajo con absoluta seriedad y profesionalismo, pero vigilaban no sólo la futura armonía de las parejas, sino también la pureza de su sangre. Permitir enlaces entre individuos de castas distintas hubiera conducido a un caos fisiológico y a efectos desastrosos. Es decir, que nadie podía caer en la charlatanería ni cometer errores por actuar con precipitación. Pero llegar a ser astrólogo no era cosa fácil. Los viejos textos sagrados de la India señalan los requisitos exigidos al hombre que deseaba ser astrólogo, porque era una profesión tan honrosa como complicada y arriesgada.

Los astrólogos brahmanes eran tan honestos consigo mismos que, cuando erraban al hacer una predicción, guardaban silencio el resto de su vida.

No quiero adentrarme con mas profundidad, pero si quiero haceros llegar algunas historias curiosas y que me han llamado la atención.

La fórmula para ir al cielo

En cierta ocasión le preguntaron a Ramesh uno de los grandes sabios de la India, lo siguiente:¿Por qué existen personas que salen fácilmente de los problemas mas complicados, mientras que otros sufren por problemas muy pequeños y se ahogan en un vaso de agua?

El simplemente sonrió y contó una historia:Se trataba de un sujeto que vivió amorosamente toda su vida. Cuando murió, todo el mundo decía que el iría al cielo, pues un hombre tan bondadoso solamente podría ir al Paraíso.

En aquella época la recepción en el cielo no funcionaba muy bien, y quien lo atendió dio una ojeada rápida a las fichas de entrada, pero como no vio su nombre en la lista, le oriento para que pudiera llegar al infierno. Y como en el infierno nadie pedía identificación, ni invitación, (cualquiera que llegara era invitado a entrar), el sujeto entro y se quedo.

Algunos días después, Lucifer llego furioso a las puertas del Paraíso y le dijo a San Pedro:Eso que me estas haciendo es puro terrorismo!!! Mandaste aquel sujeto al infierno y el me esta desmoralizando. Llego escuchando a las personas, mirándolas a los ojos, conversando con ellas, abrazándolas y besándolas. El infierno no es lugar para eso, por favor trae a ese sujeto para acá.

Cuando Ramesh termino de contar esta historia dijo: “Vive con tanto amor en el corazón, que si por error vas a parar al infierno, el propio demonio te traerá de vuelta al Paraíso”

No se si sera efectiva esta formula, pero lo que si creo es que si meditamos en profundidad nos podrá hacer cambiar un poco nuestra manera de pensar y por consecuencia de actuar.

Un abrazo.


Sobre esta noticia

Autor:
Seoane (19 noticias)
Visitas:
8902
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.