Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Rotavirus: infección intestinal y diarrea sobre todo en lactantes, imprescindibles la hidratación y nutrición

30/11/2009 23:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Menores de 5 años, síntomas, formas de contagio, prevención, deshidratación, vacuna,

ROTAVIRUS: INFECCION INTESTINAL Y DIARREA SOBRE TODO EN LACTANTES,

IMPRESCINDIBLES LA HIDRATACION Y NUTRICION

Este virus compromete sobre todo a menores de cinco años; la mayor incidencia es entre los dos y los tres años.

Suele causar internaciones que van en aumento en los últimos años por provocar gastroenteritis.

El virus es de alto contagio y se disemina muy fácil, independientemente de la condición socioeconómica de las personas, es decir que cualquier niño puede contagiarse.

Los lactantes son más proclives a ser hospitalizados por diarrea. El índice de infección y mortalidad por esta condición es altísimo.

Síntomas

Este virus produce una infección intestinal, origen de la diarrea severa en los niños. Produce vómitos explosivos y deposiciones a repetición, hasta 20 por día, con fiebre y dolores abdominales.

El gran peligro es la deshidratación que conlleva a una importante morbi-mortalidad en el lactante.

Los niños que no reciben tratamiento de hidratación oral, porque no la toleran (por vómitos) deben internarse y, en algunos casos más graves, recibir hidratación por vía endovenosa.

Formas de contagio

El rotavirus se contagia, básicamente, por vía fecal-oral: partículas mínimas bastan para originar la infección ya que se adaptan muy bien al medio ambiente y sobreviven durante varias horas en las manos y durante días en superficies sólidas, como mesadas, pasamanos y utensilios.

La persona que padece la enfermedad mantiene su poder infeccioso en la materia fecal durante una semana. El período de incubación dura de 1 a 3 días.

El contagio ocurre: de persona a persona; consumo de agua o alimentos contaminados; contacto con superficies en las que perdura el virus (un pañal, un juguete, ropa de cama, entre otros).

Prevención

Son fundamentales las medidas de cuidado e higiene ambiental tanto en todos los utensilios como en los alimentos para que los chicos no contraigan la enfermedad.

Deshidratación

Cuando un niño o un lactante se enferma, la única medida para prevenir las internaciones -por la diarrea que suscita este virus- es la adecuada rehidratación.

Entre los líquidos recomendados para rehidratar se encuentran la leche materna y las sales de hidratación oral.

Si no hay seguridad de que el agua sea potable, es preciso hervirla o potabilizarla con dos gotas de lavandina por cada litro de agua.

Algunas personas piensan que beber líquidos puede empeorar la diarrea. Tal recomendación es errónea. Un niño que padezca diarrea debe recibir líquidos con la mayor frecuencia posible hasta que esta se detenga la deposición.

Beber grandes cantidades de líquidos ayuda a sustituir los fluidos perdidos. Si la diarrea persiste, se debe concurrir con el niño al médico u al hospital.

Por otra parte, los niños con vómitos explosivos y diarrea sufren una pérdida de peso que puede dar lugar a una rápida desnutrición. Por lo tanto, una alimentación adecuada y la hidratación son imprescindibles para que el niño se recupere.

Con el propósito de una plena recuperación, es esencial que el menor siga recibiendo una alimentación adicional luego de que cese la diarrea, o bien que reciba más leche materna al día, durante dos semanas como mínimo. Esto lo ayudará a recobrar la energía perdida como consecuencia de la afección.

No puede considerarse que el chico esté plenamente recuperado de la diarrea hasta que no vuelva a pesar como mínimo lo mismo que pesaba al momento de contraerla.

Vacuna

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado como una necesidad urgente en el ámbito de la salud, la aplicación de una vacuna contra el rotavirus.

La vacuna se trata de una herramienta de prevención muy importante. Se suministra oralmente, sólo en dos dosis, es de origen humano con virus vivos atenuados. Es decir que induce la respuesta de

defensas protectoras sin ocasionar la enfermedad.

Se aplica la primera dosis a partir de la 6° semana y hasta los 6 meses de vida, y el intervalo para la segunda dosis no debe ser menor a un mes.

Como resultado de la vacunación, se evitan los cuadros severos de la enfermedad, disminuyéndose de manera significativa los casos de muerte, las consultas médicas y hospitalizaciones; así como el sufrimiento del niño y la angustia en el entorno familiar.

Fuentes: National Center for Immunization and Respiratory Diseases, USA

Unicef

Organización Mundial de la Salud


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
15473
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.