Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

El nuevo rostro de los refugiados norcoreanos

31/12/2014 21:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Centenares de norcoreanos arriesgan cada año su vida para intentar huir de uno de los países más herméticos del mundo, pero los refugiados actuales son muy diferentes a los de antaño.

Ahora están mejor equipados materialmente y tienen mucho mayor conocimiento del mundo exterior. Deciden partir en pos de una vida mejor mientras que sus mayores, hambrientos, lo hacían para poder sobrevivir.

El cambio fue rápido y refleja las transformaciones en Corea del Norte tras la gran hambruna que provocó miles de muertos a finales de los años noventa.

Es muy difícil obtener cifras exactas sobre el número de tránsfugas. No obstante, Corea del Sur censa con precisión a los que llegan a su territorio, la mayoría de los cuales lo logran tras un azaroso periplo de más de 5.000 kilómetros a través de China y el sudeste asiático.

Una refugiada de 40 años explica cómo huyó en 2010 junto a su madre, con la ayuda de su hermana que ya estaba instalada en Seúl. "Yo no pasaba hambre, vivíamos con un confort relativo gracias al dinero que mi hermana nos hacía llegar, pero no tenía esperanzas de acceder a una vida mejor. Y, cuanto más sabía sobre la vida en el Sur, más ganas tenía de salir y poder vivir como ellos", dice.

image

"El perfil tipo del refugiado norcoreano es muy diferente al de hace apenas 10 años", señala a la AFP Kim Seung-Eun. Este misionero surcoreano milita en una red clandestina que favorece la huida de desertores. "Muchos pertenecen a lo que se podría llamar la clase media norcoreana, son relativamente pudientes y están bien informados".

Si bien Corea del Norte sigue siendo pobre y sufre desnutrición, la economía subterránea, tolerada por el régimen comunista como un mal necesario, se encuentra en plena forma.

Los mercados ilegales reducen la dependencia de los habitantes del sistema disfuncional de racionamiento público y brindan preciosos ingresos a quienes cobran un salario, casi inexistente, del Estado.

- 'Comienzo de una vida mejor' -

La mejora del nivel de vida coincide con la apertura de brechas en el cordón sanitario que aisló a Corea del Norte del mundo exterior durante décadas. Los teléfonos móviles, los MP3 de audio o las llaves USB de contrabando ofrecen a los norcoreanos algo más que una idea aproximada del resto del mundo.

"Los tránsfugas realizan actividades comerciales, han aprendido cómo utilizar al sistema", dice un responsable surcoreano que trabaja con los refugiados. "Una de las razones más frecuentes invocadas para explicar su partida es el futuro de los hijos. Quieren que tengan una mejor educación y un mejor comienzo en la vida", añade.

Un número no despreciable entre ellos es originario de localidades fronterizas, puesto que los desplazamientos internos son severamente limitados en Corea del Norte. Quienes viven en la frontera cuentan con más posibilidades de contactarse con el Sur.

Desde la llegada al poder de Kim Jong-Un tras la muerte de su padre Kim Jong-Il, a fines de 2011, el régimen ha intensificado los controles fronterizos, lo que explica en parte que los refugiados sean personas más pudientes.

"Salir de Corea del Norte cuesta hoy mucho más caro por los pagos a los pasadores", dice el responsable surcoreano.

China también ha intensificado considerablemente la vigilancia de su frontera con Corea del Norte y el número de disidentes ha caído. Actualmente llegan unos 1.500 por año al Sur, contra 3.000 en la primera década de los años 2000.

Imágenes de video facilitadas por la red de Kim Seung-Eun muestran que la orilla del río que marca la frontera está erizada de cámaras de vigilancia. También se ve una casa con una gran antena parabólica en el techo, que según el misionero es utilizada para escuchar las conversaciones que se realizan por teléfonos móviles.

Pero, tengan dinero o no, los tránsfugas se exponen a graves peligros. Si logran franquear la frontera sin ser abatidos, nada garantiza que no sean capturados antes de alcanzar el Sur y repatriados, tras lo cual pueden sufrir severos castigos.

Sin embargo, los refugiados se benefician de la experiencia de sus mayores. Muchos de ellos tienen familiares o conocidos que han hecho el viaje con éxito. La vasta comunidad de norcoreanos existente "representa un puente hacia el Norte", explica Park Sokeel, director de investigaciones para la ONG internacional Libertad en Corea del Norte.

Desde el final de la guerra de Corea, en 1953, más de 27.000 refugiados lograron ganar el Sur. Más de la mitad de los que quedan envían, a través de pasadores en China, dinero a sus familias que aún están en el Norte, según un reciente estudio gubernamental.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
1690
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.