Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ariel escriba una noticia?

Rolls Royce Phantom: Llegar al destino no es el objetivo

29/10/2009 19:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Sin que nadie lo note, en el momento en el que se nos entrega el coche de prueba analizamos sus dimensiones. Son simplemente muy pocos los vehículos que pueden mover casi sin esfuerzo unos seis metros de longitud exterior

En más de un 80% de los casos, los Rolls Royce los compran personas que desean conducir "ellos mismos" y, por lo tanto, está claro que con los criterios de prueba aplicados normalmente no se hace justicia a este coche: ¿quién desearía aparcar un mastodonte de estas dimensiones? ¿Cuál es el grupo objetivo? ¿Para quién sería un informe de prueba realmente relevante?

Tiene una distancia de frenado 40, 4 m, una aceleración 6, 4 s, su velocidad máxima es de 243 km/h. Sin percepción del ruido exterior a una velocidad de 200 km/h.

Por lo visto, a la hora de comprar un Phantom de más de 400.000 euros se tienen en cuenta otros criterios diferentes a la idoneidad para su uso diario o el espacio para aparcar dentro de la ciudad. Sin embargo, tras recorrer unos cuantos metros el Phantom nos descubre el motivo de su existencia. Si se tratara de un ser humano, estaría por encima de todas las cosas, todas las cosas terrenales. Y esto se transmite a su estilo de conducción.

Llegar al destino no es el objetivo

El gentío de la calle no consigue llegar al interior del habitáculo y el ajetreo de un tráfico en hora punta queda reservado para los demás. La expresión "preferencia integrada" despliega todo su significado: la preferencia de paso no se otorga, sino que el resto de los conductores la dan por asumida.

No de forma tímida o con expresión de fastidio, sino de manera natural. Uno se sorprende intuyendo una cierta sensación de compasión, aunque no se advierte ningún indicio claro.

La preferencia de paso no se otorga, sino que el resto de los conductores la dan por asumidaTiene un motor extremadamente silencioso, con dirección sorprendentemente directa (nerviosa). Confort limitado a baja velocidad (suspensión neumática). Incorpora un botón boot con el que las puertas traseras se cierran desde dentro con tan sólo pulsar un botón.

Si echamos un vistazo al cuadro de mandos, nos sorprendemos al comprobar que la velocidad no supera los 50 km/h y que la tranquilidad comienza a invadirlo todo. El objetivo continúa estando lejos y eso es bueno. El tiempo pasa a un segundo plano y la propia conducción también.

* Precio: 432.000 euros. * Aceleración de 0 a 100 km/h en 5, 9 segundos

Los semáforos en rojo se convierten en una oportuna parada y uno disfruta del momento mirando a su alrededor. La vista se desliza por encima de los refuerzos de cuero de los bordes de los asientos y, a decir verdad, el volante es lo más bonito de la historia del automovilismo.

Las filigranas del "brazo de la dirección" llaman la atención, el reloj central analógico oculta en gran medida la pantalla del navegador, el cual se percibe como un elemento perturbador procedente del mundo exterior y que comparte la misma suerte que el excelente equipo de sonido.

Las fotos hacen justicia al coche y las mediciones también. Sin embargo, la cuenta corriente no lo hace. Uno se descubre estudiando la cotización de la bolsa y se pregunta en secreto qué aspecto tiene el salón de la persona que se puede permitir el lujo de conducir un Phantom. Y le entran ganas de preguntarle a la mujer si eso de la búsqueda de piso puede esperar, ya que en la parte delantera seguro que aún hay sitio para una ducha y para la máquina de espresso; en la parte de atrás podríamos disfrutar del cielo estrellado, incluso en días lluviosos. Esto debería convencerla.

Conclusión

Tras tres días de pruebas, uno está contento de tener que devolver el coche, aunque cuando nos paramos a pensar en el sentido que tendría un coche de este tipo en nuestras propias vidas, los pensamientos comienzan a dar paso a la locura. Sin embargo, una cosa está clara: con la entrada en el mercado del Rolls Royce Phantom existirá un coche que nadie necesita, pero que aun así cumple una finalidad: hacer feliz a su propietario. En realidad, todos deberíamos tener uno.


Sobre esta noticia

Autor:
Ariel (3892 noticias)
Visitas:
4450
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.