Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Deportes escriba una noticia?

Rodeo de coleo reúne en Colombia a vaqueros de América

13/10/2014 02:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

"¡Cacho en la manga!", se oye mientras se abre la talanquera y el toro corre desbocado alejándose del jinete que lo cerca y del otro que lo jala por el rabo. Se resiste, pero al final cae. "¡Ave María!, qué berraquera de faena!", grita el juez.

En el XVIII Encuentro Mundial de Coleo, que se desarrolla este fin de semana en Villavicencio, a unos 90 kms al sureste de Bogotá, todos celebran que el corpulento cebú, que aún no es toro adulto sino macho de levante y pesa unos 400 kilos, se haya desplomado dándose dos vueltas en la arena de la manga, escenario del torneo.

"Soy coleador de mi pueblo y no lo niego/Mi gran orgullo es tumbar a un toro bravo". Por los altoparlantes, la voz del colombiano Orlando "Cholo" Valderrama, maestro de la música llanera y ganador del Grammy Latino en folclor, resuena en todas partes, desde las caballerizas hasta los puestos de venta de cerveza y los asaderos de 'mamona' (ternero sin destetar) junto a las gradas.

Con sombreros y ponchos, entre ritmos de arpa y parrandas de joropo, unos 160 vaqueros colombianos, además de una decena de Costa Rica, Cuba, México, Panamá y Venezuela, buscan coronarse campeones del rodeo de coleo, una disciplina deportiva que tiene su origen en las labores ganaderas cotidianas que llegaron a América con el conquistador español.

"Para mí significa mucho porque soy nacido en el Llano", dice a la AFP Ángel Zambrano, un ganadero colombiano de 61 años, cuatro veces ganador del "Mundial de Villavo" y testigo de la evolución de las competiciones, antes realizadas en las calles de los pueblos y que ahora cuentan con una pista y un parque propio.

"Es uno de los deportes más bonitos, aunque es peligroso", precisa Gustavo Vargas, un herrero de 26 años que "por amor a los caballos" lleva una cabeza de equino "dibujada" en su cabellera.

Ambos buscan alzarse con el premio mayor, que en la categoría coleo solo tiene competencia masculina: 20.000 dólares codiciados también, entre otros, por Jorge Flores y Carlos Cristo, dos mexicanos estudiantes de secundaria que aprendieron a colear muy pequeños como una suerte más de la charrería que practican en su familia.

- "Preservar lo nuestro" -

El éxito del Mundial de Coleo de Villavicencio, que nació en 1997 y ha crecido hasta convertirse en una atracción turística de Colombia, ha traido las críticas.

?El coleo es un deporte abusivo, que destaca por su crueldad y falta de sensibilidad frente al dolor de otros. Si comenzáramos poniéndonos en lugar del becerro, entenderíamos que la abolición de estos eventos debió hacerse muchos años atrás?, dice en su página web Anima Naturalis, la mayor asociación hispanoamericana de defensa de los animales.

image

"Hemos tenido algunas dificultades con los defensores de los animales que no comparten esta actividad porque creen que hay maltrato animal", cuenta don Julio Eduardo Santos, el fundador del torneo.

Según el veterinario Andrés Valencia, en el coleo no hay daños intencionales, como en las corridas de toros. "Aquí no hay perforación con objetos punzantes, no se busca matar al animal", dice a la AFP.

"Lo que más sufre la res es estrés", añade, y señala que las fracturas no son frecuentes y si ocurren, se sacrifica al ganado para que no sufra.

Para Henry Vaca, un ganadero colombiano de 39 años, la vaquería "es algo muy sano", que permite mantener la cultura local. "Es una forma de preservar lo nuestro", afirma a la AFP, mientras su hijo de siete años demuestra su destreza en el manejo del lazo.

image

"Es una tradición que debería perdurar en el tiempo", manifiesta Víctor Yélamo, un abogado venezolano recién graduado que colea desde los cinco años y no se suma a la controversia entre Colombia y Venezuela por la autoría del coleo como deporte. "Es el mismo Llano y son dos naciones hermanas", dice.

Muy cerca de allí, una vela encendida brilla junto a una imagen de Nuestra Señora de los Dolores de Manare, patrona de los llaneros. "Siempre me encomiendo a mi buen Dios y a la Virgen de Manare", asegura Carlos Ríos, un coleador de 22 años que este año espera pasar a la final del Mundial.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Deportes (10610 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
7540
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.