Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Los robots pueden reproducirse. ¿Escándalo o genialidad?

28/02/2011 12:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un recien graduado de una Universidad utilizando un método parecido al Lego ha conseguido un robot que se autoreproduce. La ciencia avanza

Son módulos en forma de cubos modulares llamados "molecubes", activados por programas de computación. Cada uno de ellos contiene una maquinaria idéntica y el programa informático completo para la reproducción. Los cubos tienen electroimanes en sus caras que les permiten pegarse y despegarse entre sí de manera selectiva.

Un robot completo está formado por varios cubos unidos. Cada cubo está dividido en el centro por una larga diagonal que le permite a un robot compuesto por varios cubos doblarse, reconfigurarse, manipular otros cubos y, por ejemplo, doblarse en ángulo recto. Desarrollan una técnica de desarmado y ensamblado, de manera tal que al unirse forman un nuevo robot idéntico al original.

Ya Aristóteles entendía lo mismo por un ser viviente

Nacen, crecen, se reproducen y mueren. Desde Aristóteles en adelante, fue la definición sencilla, de bolsillo, que los científicos siempre tuvieron a mano para explicar qué entendían por un ser vivo. Sin embargo, esta noticia que maneja hoy “Diaspora” acaba de quitarles a los organismos biológicos la exclusiva capacidad de "reproducirse". Un grupo de científicos la Universidad de Cornell ha logrado construir un robot que, en apenas dos minutos y medio, puede autoduplicarse y repararse a sí mismo, una cualidad que le permitirá operar en situaciones muy peligrosas o inaccesibles para el hombre. Incluso en lo profundo de los mares o en los fríos polares.

La noticia fue publicada en la revista británica Nature. Los protagonistas de esta hazaña científica son investigadores de la universidad que tienen sus talleres en Ithaca, estado de Nueva York. "Este descubrimiento demuestra que la reproducción no es exclusiva de los seres vivos —explicó Hod Lipson, el cerebro gris del equipo. Además, la capacidad de los robots de autorreplicarse podría ser útil en el espacio y en ambientes de riesgo. La reparación de algún desperfecto puede resultar dificultosa o imposible si no hay un ser humano a la vista o aunque lo hubiera. El robot se las arregla. Crea un replicante perfecto.

Para ello, para empezar la replicación, la pila de cubos se dobla y pone encima de una superficie plana el cubo superior. Entonces se dobla a un lado u otro para recoger un nuevo cubo y lo deposita encima del primero. Repitiendo el proceso, puede crearse un robot compuesto por una pila de cubos igual al primero. Dado que un robot no puede alcanzar la parte superior de otro robot de su misma altura, el robot construido ayuda al proceso completando su propia construcción.

Está considerado excluyente cualquier sistema biológico, desde los virus hasta los seres humanos. El nuevo robot no sólo ha logrado reproducirse sino que puede hacerlo en un tiempo récord: construir una copia de sí mismo le lleva dos minutos y medio.

Aunque Lipson incide en el no monopolio de los sistemas biológicos, al que ya nos hemos referido, nos dice: "Las máquinas que hemos creado son muy simples comparadas con los sistemas biológicos, pero nos interesa incidir en que la autorreproducción mecánica es posible y que no es un monopolio de lo biológico", concluyó Lipson.

En lo que se refiere a su aspecto, el robot en nada se parece a un ser vivo. Al contrario, está formado por cuatro módulos simples con forma de cubos de diez centímetros de altura cada uno, que se mantienen unidos por electromagnetos que les permiten acoplarse o desacoplarse selectivamente, favoreciendo una continua movilidad y reconfiguración del dispositivo. Cada cubo, a su vez, tiene complejos programas de computación que le permiten hacer la reproducción.

La reproducción biológica vital para las especies no estorba en absoluto a la reproducción robótica. Son dos cosas totalmente distintas

La idea de un robot autorreproductor fue explotada durante décadas en distintas obras de ciencia ficción. Pero, más allá de esto, hasta el momento sólo habían sido reportados dos ejemplos de dispositivos que lograban autorreproducirse: el primero utilizaba partes ensambladas del modelo Lego; el segundo operaba a partir del encaje de partes de madera. Pero lo cierto es que nunca se habían logrado los principios de autorreproducción en sistemas robóticos más complejos.

Hod Lipson mostró algunos de los cubos modulares del robot del laboratorio de Cornell donde los robots fueron construidos y probados y sugirió que la idea de hacer robots auto-replicables a partir de módulos autónomos no es una teoría sino una realidad. Por ejemplo, los enviados a explorar Marte, podrían llevar un suministro de módulos de repuesto para la reparación o reconstrucción necesarias, permitiendo misiones más flexibles, versátiles y robustas. La auto-replicación y auto-reparación también pueden ser cruciales para los robots que trabajen en todos los satélites de la luna. O donde un humano no podría sobrevivir.

Lo que más interesa a Diaspora aclarar es el hecho claro de que el robot no crea otro nuevo ser, robot, naturalmente, sino se autoreplica. Esto podría quedar abierto a discusión, pero lo explicaremos. Por ejemplo, los seres humanos se reproducen pero no se auto-replican, dado que su descendencia no es una copia exacta del original. Y, en muchos casos, la habilidad de reproducirse depende del ambiente. Los nuevos robots del laboratorio de Lipson también son muy dependientes del entorno, y adquieren su energía a través de contactos en la superficie de donde los hemos colocado, no pudiendo reproducirse a menos que los experimentadores los "alimenten" proporcionándoles módulos adicionales.

La incógnita que podría quedar para el usuario sería cómo hace el robot para duplicarse. Es un proceso que los investigadores explican con relativa sencillez: "El dispositivo desarrolla una técnica de desarmado y ensamblado de cubos, de manera tal que al unirse forman un nuevo robot idéntico al original".

La réplica también tiene la capacidad de volver a fabricar una copia de sí misma, característica que los investigadores destacan para poder calificar el proceso como verdadera reproducción.

Lipson asegura que el principio descubierto en su nuevo dispositivo "podría servir de inmediato para crear robots que reemplacen a sus hermanos dañados. Hod Lipson está pensando en el robot enviado a Marte —ejemplificó—.Sabe que podría transportar módulos de emergencia que ayudarán a la autorreparación o “autorreproducirse” en el espacio sin necesidad de intervención humana", subraya el científico.

Pero el futuro, al respecto, lo considera todavía incierto. En tanto, que el principio de la reproducción física —tan humano, tan vital— haya sido trasladado a una simple máquina es una hazaña científica que no todos lo asimilan.

"Aunque las máquinas que hemos creado -termina Lipson- son todavía simples en comparación con la reproducción biológica, sí demuestran al menos que el mecanismo de la auto-reproducción es posible en robótica, y no exclusivo de la biología".

El que, como tantas otras, todo esto pueda ser usado con fines insospechados, es difícil pero posible. De ahí que nos hayamos extendido quizás demasiado.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1317 noticias)
Visitas:
13032
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.