Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Patitofeo escriba una noticia?

Roberto Saviano: «Mi padre no entiende que denuncie a la Mafia»

01/09/2009 09:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Saviano, condenado a muerte, se confiesa incomprendido en su propio pueblo, donde la mitad de la gente tiene vínculos mafiosos

La mayoría de los paisanos de Roberto Saviano creen que lo normal es casarse con mujeres vírgenes, a las que no permitirán teñirse el pelo porque lo consideran una indecencia. Para muchos de ellos matar homosexuales también entra dentro de lo corriente, lo mismo que asesinar a sus amigos o a los hijos de éstos. Saviano, nacido en Nápoles hace 29 años y criado en un pueblo cercano, vivía dentro de esta 'normalidad' organizada por los 'hombres de honor' de la Camorra, hasta que lo contó con nombres y con pruebas en su libro 'Gomorra'. No se lo perdonaron, y ni siquiera su padre acaba de entenderlo. «En Italia creen que hablar de estas cosas ensucia el buen nombre del país; lo mismo que en España apenas se ha hablado de que ha sido la puerta de la cocaína para toda Europa. Mi padre y parte de mi familia no son abiertamente hostiles a la Mafia y no comprenden que yo haya denunciado toda la situación. Es como si yo fuera el sospechoso, como si hubiera hecho algo injusto, como si hubiera cometido un delito», aclaró ayer Saviano en un curso magistral de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, flanqueado en el aula por un profesor de pelo blanco, Manuel Gil, y por dos escoltas que miraban con insistencia a la puerta, en la que se apostaban otros dos compañeros, más algún 'alumno' que en vez de su carné de inscripción enseñó su placa de policía. El palacio de la Magdalena, la espectacular residencia de verano del rey Alfonso XIII, hoy sede de la UIMP con una plácida vista sobre las playas de Santander, vivió ayer un día de nervios, y no tanto por la presencia de la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, sino por este menudo escritor que no alcanza el 1, 70 de altura, que viste unos vaqueros ajados sin concesiones a la moda y que calza unas deportivas de cuero negro como cualquiera de su edad. Los mafiosos no quieren asesinarle porque haya escrito un libro sobre ellos. Muchos escritores lo han hecho antes. Su 'delito' consiste en haber puesto al descubierto sus modos de hacer, de extorsionar y de matar ante los ojos de 2, 5 millones de personas que han comprado su libro en Italia y de otros cuatro millones más en el resto del mundo. Su éxito le ha valido una sentencia de muerte, de cuya ejecución sólo le libra un meticuloso plan de seguridad y la confianza de sus lectores. «Ellos son lo único que me ayuda a defenderme y a seguir trabajando». Matar y morir Este licenciado en Filosofía habla con aplomo, sin apenas gestos, tan característicos de los italianos. Delante tiene una veintena de alumnos con suerte -los que se han enterado que el curso existía-, porque sólo se ha dado a conocer con unos diez días de antelación para evitar la preparación de cualquier atentado. A una mujer argentina, que vivió la dictadura y que ha venido desde Galicia para asistir a sus clases, le explica una de las razones por las que se lanzó a escribir 'Gomorra'. «En el lugar donde me crié, un 44% de la población ha sido condenado por pertenecer a la Mafia. Si no llegas a ser un 'boss', la media de vida para un mafioso es de 25 años. Y todos se llaman 'hombres de honor', algo que me da rabia que escriban así los periodistas, con comillas». Saviano recuerda un caso que ejemplifica el sentido de la honorabilidad de estas personas. Secuestraron a un niño, hijo de un arrepentido, que pensaba que no le matarían por su corta edad. Los mafiosos le tuvieron secuestrado tres años, le enseñaron los principios de la Cosa Nostra, comían con él. Un día le estrangularon con una cuerda y le metieron en un barril que luego llenaron de ácido, mientras le decían que no mirara. Cuando acabaron, se colgaron la cuerda al cuello como si fuera un trofeo. «Un 'hombre de honor' se levanta con ánimo, camina con la cabeza erguida, mira a los ojos de las personas. No les importa la cárcel ni la muerte. En mi pueblo, cuando un muchacho parece frágil, se dice que tiene miedo a morir y entras en la organización sabiendo que la muerte es una parte del oficio. El mafioso se deja matar para defender los negocios de la familia, y eso les hace ser los número 1, porque ningún otro grupo humano está dispuesto a ese tipo de sacrificio. Si un clan no funciona, se les mata. Si detienes a un 'boss' no pasa nada. Enseguida hay otro para reemplazarlo». Saviano no quiere ser un héroe. Sólo aspiraba a ser escritor. «Odio mi éxito. He arruinado mi vida y la de los que me rodean. Hace tres años que no piso Italia. Pero volvería a escribir 'Gomorra' una y mil veces. Vivo en esta contradicción». Fue su sentido de que la 'normalidad' en que vivía no era tan normal lo que le hizo publicar el libro. La generación de sus abuelos hacía como que no pasaba nada por comida; la de sus padres, por trabajo; ahora los jóvenes venden su voto por un móvil: los mafiosos se lo dan en el colegio electoral y ellos tienen que sacar una foto de la papeleta que han elegido, la 'recomendada' por la organización, para probar que se merecen el regalo. Decía el capo Carlo Alfieri: «Somos democráticos. Estamos siempre con los que ganan». El escritor subrayó una y otra vez el poderío económico de los mafiosos. A las 24 horas de que cayera el Muro de Berlín ya estaban invirtiendo en el Este. Y para ilustrar la corrupción describe un caso para él cercano: «Se adueñaron de unas tierras, las destinaron a vertidos tóxicos, un negocio muy lucrativo, luego se las vendieron al Estado para hacer una carretera, que ellos construyeron».

Fuente: elcorreodigital.com


Sobre esta noticia

Autor:
Patitofeo (1141 noticias)
Visitas:
10768
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.