Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lucia Aragón escriba una noticia?

Ritual del Fuego Nuevo

03/09/2010 21:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Dominio público

El fuego nuevo era una grandiosa ceremonia que llevaban a cabo los aztecas para evitar que el sol se ocultara para siempre después de un periodo de 52 años (Xiuhmolpilli o atado de años).

Glifo del Fuego Nuevo de acuerdo al Códice Mendoza (Wikipedia)

Los antiguos mexicanos de todos los pueblos del altiplano, y muy probablemente también grupos afines de Oaxaca, Michoacán y regiones costeras tanto del Golfo de México como del Pacífico, pensaban que el mundo había sido creado y destruido cuatro veces (4 soles) por los gemelos divinos Tezcatlipoca y Quetzalcóatl, pero que finalmente se había creado en Teotihuacán un Quinto Sol. Éste es el que rige actualmente y según sus predicciones deberá acabarse por un gran terremoto o por falta de sol.

Los preparativos para tan preocupante acontecimiento tenían lugar desde un año antes, en el que se dedicaban a abastecerse para poder sobrevivir, acopiando toda clase de bienes y víveres, pues creían que cuando se iniciaban los 5 "Nemontemi" vendrían al mundo de los vivos las terribles Tzintzinime (mujeres muertas en el parto que se transformaban en monstruos y que venían a despedazar a los niños y mujeres embarazadas), razón por la cual se escondía a las embarazadas en las trojes o lugares oscuros; se les daban máscaras hechas de pencas de maguey y como había peligro de que alguna mujer encinta se transformara en Tzintzinime se aseguraban de mantenerlas encerradas ahí.

Al iniciarse los Nemontemi procedían a destruir el menaje de la casa y el último día apagaban todos los fuegos y se reunían alrededor de donde se prendía el fuego nuevo. En el caso de la isla de México se prendía en Huizachtitlan, hoy conocido como Cerro de la Estrella.

Al ponerse el sol la preocupación aumentaba, ¿habría o no un nuevo sol, un nuevo día? El silencio era total y todos observaban ansiosamente el cielo. Cuando por fin aparecían en el oriente los primeros celajes, la esperanza crecía y finalmente surgía el astro rey. La fiesta del "fuego nuevo" se iniciaba asegurando así otros 52 años de existencia. Se tomaba un esclavo y se encendía el fuego nuevo sobre su pecho desnudo. Inmediatamente después se procedía con gran pompa a trasladar el "fuego sagrado" al santuario de Huitzilopochco y después tanto a los templos mayores de México-Tenochtitlán como México-Tlatelolco.

De estos templos el fuego era llevado, con reverencia a todos los hogares, iniciándose así con gran júbilo la estancia de un nuevo sol que duraría 52 años.

Todas estas costumbres tan adheridas al pueblo mexicano confirman su sabiduría, que ya temía el fin del mundo y sabía de las veces que había sido destruido por catástrofes y finalmente vuelto a reconstruir.


Sobre esta noticia

Autor:
Lucia Aragón (1015 noticias)
Fuente:
deorienteaoccidente.wordpress.com
Visitas:
9615
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.