Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dr. Pedro Galo Aguilar escriba una noticia?

Riñon y Nutrición

24/09/2009 03:25

0 Mantener los riñones funcionando permite eliminar toxinas y exceso de líquidos que se acumulan durante el día. A través de la nutrición podemos ayudar a estos órganos a cumplir esta labor tan importante

0

Los riñones son elementos fundamentales del sistema de excreción y eliminación de toxinas del cuerpo algo que hace recibiendo la sangre de todo el organismo y filtrándola. Su otra tarea fundamental es mantener constante la concentración de sales y agua de los líquidos corporales (líquido intracelular y extracelular). Y se trata de un trabajo absolutamente esencial para la vida ya que cualquier alteración en la concentración de estos líquidos puede alterar el metabolismo celular y como consecuencia provocar alteraciones orgánicas muy graves.

También poseen actividad endocrina -las cápsulas suprarrenales- ya que segregan sustancias como la eritropoyetina -fundamental para la elaboración de glóbulos rojos- o la renina -sustancia reguladora de la presión arterial- además de catecolaminas, adrenalina, cortisol, angiotensina y vasopresina, entre otras.

ALTERACIONES RENALES MÁS FRECUENTES

Insuficiencia renal aguda

Su característica principal es el deterioro brusco y prolongado de la función renal con el consiguiente deterioro en la formación de orina originando un desequilibrio hemodinámico y alteración en la capacidad del riñón para poder excretar productos de desecho. Es decir, no hay lesión renal pero, sin embargo, la función renal no es posible. El cuidado nutricional de estos pacientes es fundamental como más tarde veremos.

Litiasis renal

Se denomina así a la formación de cálculos renales y provoca un problema muy doloroso: el cólico nefrítico. Tales cálculos suelen estar compuestos de calcio, oxalato, ácido úrico, fosfato y cistina.

Glomerulonefritis

Afecta a las unidades estructurales de los riñones produciendo inflamación de los mismos e incapacidad para realizar el trabajo de filtración de la orina.

Infecciones urinarias

Se producen como consecuencia de la colonización por microorganismos patógenos del aparato urinario pudiendo comprometer la uretra, la vejiga o el uréter. Aunque parezca una alteración de poca importancia no tratarla o hacerlo inadecuadamente puede generar serios problemas como las pielonefritis o una infección del riñón y los uréteres.

Pues bien, es importante saber que las recomendaciones dietéticas son armas verdaderamente potentes en el tratamiento de las enfermedades renales ya que en muchos casos pueden variar favorablemente el curso de la enfermedad.

RECOMENDACIONES GENERALES

-Ingiera abundantes zumos de frutas naturales (excepto de uvas y fresas).

-Reduzca la ingesta de leche y sus derivados ya que producen acidosis metabólica y pueden participar en la formación de cálculos.

-Limite la ingesta de sal.

-En algunas enfermedades renales nos podemos encontrar con un aumento de residuos tóxicos, acidosis metabólica, uremia y desequilibrio electrolítico, entre otras alteraciones. Y en tales casos hay que seguir una dieta libre de alimentos acidificantes. En suma, deben eliminarse de la dieta los cereales, las legumbres, el azúcar blanco, las bebidas alcohólicas, las bebidas estimulantes y las grasas.

-Limite la cantidad de proteínas de origen animal; ahora bien, no las retire del todo ya que en algunas alteraciones -como en la insuficiencia renal- hay pérdida de proteínas que deben ser reemplazadas.

-En los casos de litiasis renal evite los alimentos ricos en aquellas sustancias que forman parte del cálculo. Las más usuales son el calcio, el oxalato y el ácido úrico. En este caso la ingesta de agua debe estar repartida a lo largo del día para garantizar una producción de orina elevada y favorecer la eliminación de los cálculos.

Una limpieza renal varias veces al año permitirá mantener la función normal por mucho más tiempo

-En los casos de litiasis cálcica elimine de su dieta las espinacas, las remolachas, las acelgas y las escarolas.

-En los casos de cálculo de oxalatos evite por completo la ingesta de cerveza, colas, chocolate, leche, te, acelgas, berenjenas, espinacas, acedera y fresas.

-En los casos de litiasis por cálculos de ácido úrico evite las carnes, los pescados, los mariscos, el café, las legumbres y el alcohol. Además debe favorecer la alcalinización.

-En los casos de infecciones urinarias habrá que instaurar una dieta que incluya sustancias inmunoestimulantes y con actividad bactericida y microbicida.

ALIMENTOS ADECUADOS

Alcachofas. Contienen cinarina, sustancia que favorece la producción de orina.

Apio. Tiene una reconocida actividad diurética por lo que favorece la eliminación de sustancias de desecho.

Berenjenas. Facilita la producción de orina y estimula la actividad renal.

Coliflor. Es un alimento alcalinizante que protege contra los edemas producidos por la retención de líquidos.

Espárragos. Contienen esparragina, sustancia que mejora la función renal e incrementa la producción de orina.

Judías verdes. Son muy adecuadas en los casos de exceso de ácido úrico. Además tienen una importante actividad diurética.

Fruta. Además de su actividad depurativa y diurética las frutas favorecen la alcalinización y la eliminación masiva de sustancias tóxicas y de desecho. Son de especial interés el melón, la sandía, la uva y la pera ya que favorecen la función renal de eliminación y son potentes diuréticos.

Limón. Tiene actividad antibiótica y alcalinizante. Además es eficaz para disolver cálculos renales.

Patata. Tiene actividad alcalinizante y favorece la eliminación de elementos de desecho.

Verduras. Son bien toleradas y permiten una mejor evolución en la patología renal.

-Soja. En los casos donde se hace necesario retirar la proteína animal, la soja y sus derivados puede ser una buena fuente de proteínas con niveles bajos de grasa y sodio.

Caldo de cebolla. Además de su actividad alcalinizante es ideal para disolver cálculos renales.

Arándanos. Tienen una importante actividad antiséptica y antibiótica en los casos de cistitis ya que dificultan que los gérmenes se adhieran a las paredes de la vejiga urinaria.

COMPLEMENTOS

Vitamina C y bioflavonoides. En los casos de infecciones urinarias es interesante su utilización conjunta ya que su ingesta además de mejorar la función inmunitaria impide la actividad bacteriana en la vejiga. Los bioflavonoides actúan junto a la vitamina C favoreciendo su absorción y además tienen actividad antiinflamatoria.

Vitamina K. Evita la formación de cristales de oxalato ya que participa en la síntesis de una sustancia que inhibe la formación de estos cálculos.

Vitamina B6. Se sabe que esta sustancia facilita la eliminación de oxalatos.

Citratos minerales (de calcio y magnesio). Tienen actividad alcalinizante sobre la orina. Además reducen los síntomas de la cistitis, sobre todo el escozor al orinar.

Quercitina. Limita la actividad de aquellas sustancias inflamatorias que causan dolor.

Vitamina E y zinc. Mejoran la función inmunitaria en los casos de afecciones renales repetidas.

Extracto de gayuba. Esta planta contiene una sustancia denominada hidroquinona con conocida actividad antiséptica sobre las vías urinarias.

La terapia celular es un magnífico complemento para recuperar la función renal alterada

Mayor información en la página del Instituto de Longevidad www.longevidad.com.mx

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en