Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Yocreoqueno escriba una noticia?

La revista Sonic the comic

03/11/2010 17:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ponerse a hablar de Sonic como franquicia nos daría para un montón de artículos entre el merchandising, las series de televisión y los cómics. De esta última faceta, el primer tebeo aparecido data de 1991 como un número único que promocionaba el primer Sonic the Hedgehog. Esta publicación sirvió de base canónica para que dos años más tarde, aprovechando el tirón de la segunda parte la editorial Fletaway, con el respaldo Sega UK, lanzara una revista en la que tendrían cabida historietas tanto del erizo como de otros personajes de la compañía, así como servir de escaparate para promocionar las novedades que fueran saliendo. Hablemos pues de Sonic the comic.

Pero antes de entrar en materia, es importante destacar el peso argumental del comic basado en la primera entrega de la franquicia donde se narra el origen de Sonic y su archienemigo. Allí se cuenta como Sonic, un erizo marrón y feucho, llega excavando al laboratorio del doctor Kintobor, un famoso científico que acaba de crear una máquina con la que absorber el poder maligno de las esmeraldas del caos y así preservar al mundo del riesgo que supone su mera existencia. Con el tiempo, se hacen coleguitas, y el doctor le propone a su nuevo amigo colaborar en un experimento consistente en correr por una cinta de ejercicio a gran velicudad, con la mala suerte de que esta explota, tiñendo a Sonic de su característico color azul por culpa de la "radiación del cobalto". He de decir que no soy nada partidario de esas denominaciones que tan solo usan las novias para referirse a ciertos colores. Azul Cobalto, bermellón, turquesa, malva, beige… En mi mente solo existen los colores del Spectrum, coñoya.

Volviendo al argumento, ahora viene lo bueno. Una mañana, el doctor le pide a Sonic que le traiga para desayunar un huevo duro y un agua con gas, que ya son ganas de meterse eso recién levantado. La cosa es que mientras le echaba sal al huevo, se le cayó la soda sobre la máquina que estaba construyendo, produciendo un cortocircuito entre el huevo duro y la energía maligna de las esmeraldas, amén de una subida crónica del colesterol y un cambio radical en la imagen y el comportamiento de Kintobor, quien a partir de ahora se llamaría Robotnik, aunque metiendo el tema del huevo de por medio no se pillaron los dedos de cara a mantener coherencia con el nombre del personaje para los orientales, Eggman. Mejor traído imposible.

‘ ¡Y ponme un descafeinadorghhhh!’

Ante tal despliegue de inventiva, Sega UK no tuvo más remedio que recoger el testigo y lanzar al mercado el magazine Sonic the comic, publicado por la editorial Fleetway. Su contenido estaba dividido en varias secciones propias de una revista de videojuegos así como una pequeña historieta con Sonic como protagonista de forma inamovible y dos o tres más basadas en otros títulos de Sega. Se pubicaron un total de 223 números entre 1993 y 2002, y su nivel de éxito fue de la mano con el de la propia Sega, por lo que se puede intuir un declive progresivo con el paso de los años que produjo que las páginas de los últimos números no fueran más que refritos del contenido de números pasados acompañado de un aumento de precio y una reducción de páginas.

Control Zone es la sección de editorial con presentaciones de contenidos, el sumario y unas palabrejas del staff. Review Zone es la clásica sección de análisis con una nota basada en porcentajes que nunca bajaba del 80%, y es que sería absurdo poner a parir un juego en una revista de autopromoción. Es como cuando preguntas al camarero en un restaurante si el plato que has pedido está bueno. "Mire usted señora, no se pida el pollo al ajillo que sabe a culo". Pues no, no te van a decir algo así. News Zone es un batiburrillo con anuncios de nuevos periféricos y notas de prensa de eventos y patrocinios en los que la compañía formaba parte. En Q Zone se ponían trucos y consejos. Por último, Speedlines es a grandes rasgos la sección de el teléfono rojo, cambiando a Yen por Megadroid, un robot formado por trozos de Megadrive que responde a las preguntas del personal, viéndose sazonadas por dibujos de Sonics hipermusculados y calcos de portadas de videojuegos que también enviaban los lectores.

‘ Hey Yen, ¿Saldrá algún día un juego de Goku en España?’

Respecto a los tebeos, la calidad es bastante irregular. Los protagonizados por Sonic son en su mayoría mediocres, más que nada fruto de unos dibujantes de tercera categoría que en muchos casos recuerdan a esos tebeillos amateurs que hacíamos en el instituto con parodias imposibles de Dragon Ball o Mortal Kombat, por citar algunos de cosecha propia. Argumentalmente se solía tomar como referencia a los personajes y escenarios de los videojuegos de la franquicia que iban saliendo, estando todos ellos situados a partir de lo sucedido en Sonic 2, por lo que Tails ya rondaba por ahí, al que más tarde se le uniría Metal Sonic, Amy, Knuckles y el resto de la plantilla. Eso sí, muchos otros secundarios son de cosecha propia, con personajes de la talla Johnny Lightfoot, un conejo con chupa de cuero y un bastón metálico que usa como arma, el monstruoso pirata Capitan Plunder (quien llegaría a tener su propio spin-off dentro de la revista) o mi preferido, el cerdito bonachón Porker Lewis.

‘ Porker Lewis nunca pierde’

Sin duda, la verdadera chicha de todo el asunto eran las historias de otros juegos mucho más interesantes que los rollos patateros del erizo salvando animalitos por el mundo. Hablamos de comics basados en Streets of rage, Kid Chameleon, Golden Axe, Decap Attack, Shinobi, Wonder Boy (El personaje de los Monster World, para ser exactos), Sparkster o Eternal Champions por citar algunos. Algunos de sus autores son medianamente conocidos, como John Haward, dibujante todoterreno que conozco gracias a los comics de Juez Dredd y 2000 AD y Spectacular Spiderman hace unos años, que se encargó del comic de Shinobi durante más de una docena de entregas. Más sorprendente resulta encontrar a algún pez gordo que otro que colaboró de una forma u otra en la revista. Sin ir más lejos, el mismísimo Mark Millar fue el guionista del comic de Streets of Rage.

‘ ¡Es la hora de las tort… del bocadillo de anchoas!’

Tras unos años dorados en los que la revista se vendía de maravilla, empezaron a renquear las cosas dentro de la misma. La época Saturn y la ausencia de videojuegos del erizo en esa generación hizo que Sega UK dejara un poco a la deriva el contenido de la revista, por lo que el cómic de Sonic, considerado como la sección con mayor atractivo, fue bajando de calidad y recogiendo argumentos de donde se podía, desde spinn offs de personajes nuevos como el capitán Plunder antes mencionado a ideas sacadas de los tebeos de Archie o del show de TV "Saturday Morning Sonic". Recordaréis esta serie porque Sonic tenía como sidekick a una ardilla con tetas y pelo rojo, aunque aquí en España la que más se emitió fue la de Adventures of Sonic, sí, esa en la que Tails tenía la voz de Chelo Vivares y los sicarios de Robotnik eran un ciborg con forma de gallo y otro con la voz de Bender. Pronto hablaré de las distintas series de televisión que se realizaron, que son para echarles de comer aparte.

Con Fletaway haciendo las cosas a su modo y Sega metida en sus propios problemas, era de esperar que la revista se fuera a pique. Normalmente, la propia compañía mandaba a la revista algunos bocetos y el argumento de los juegos que se estaban desarrollando para llevar cierto control en cuanto a las licencias y la publicidad. Para cuando salió Sonic Adventure en Europa a finales del 99, Fletaway tan solo había recibido un mísero jpeg en baja resolución con la apariencia de Chaos, el malo ese de agua que salía en el juego, así que tuvieron que inventarse todo lo demás. Como resultado de tanta desazón, a mediados del 2002 apareció el último número de Sonic the Comic pocos meses después de que Sega Japón anunciara que daba por concluida la producción de la consola Dreamcast para dedicarse íntegramente al desarrollo de software.

‘ El niño camaleón a lo Tom Cruise’

Como epílogo, comentar que muchos fans de la vieja revista crearon en 2007 Sonic the comic Online, una "continuación amateur" de la revista en formato digital con historietas de videojuegos más modernos de la compañía como Shenmue o Sonic Adventure 2, que se sigue publicando actualmente en esta web. Igualmente, si queréis echarle un ojo a la revista original, buscando un poco por la red podréis encontrar scans de la revista. Ay, picaruelos!

Filed under: Historia de los videojuegos Tagged: comic, Sega, Sonic


Sobre esta noticia

Autor:
Yocreoqueno (27 noticias)
Fuente:
yocreoqueno.com
Visitas:
4803
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.