Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Leonardo Pittamiglio escriba una noticia?

“Return to Cookie Mountain” de TV on the Radio y nuevos límites en rock

14/05/2010 03:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En cualquiera de sus once tracks no es ausente la versatilidad. Los hombres no son sólo audaces, musicalmente, son también buenos y pulidos instrumentistas. Una banda profesional, sin dudas

Semanalmente llega a mis manos una lista muy extensa de cuanto se ha editado alrededor del mundo en lo últimos siete días. Suelo escoger primero lo que más directamente se coliga con mis intereses: un artista o banda que ya conozco y del que aguardo, en un nuevo trabajo, una renovada expectación. Luego continúo con lo que, intuyo, podría sorprenderme o acercarse a una música nueva que se asiente en un estándar mínimo de originalidad.

Esto suelo hacerlo –ya que no conozco ni tengo referencias del artista–, basándome en el arte de tapa (en lo que pueda descubrir en ella de excelencia) o en el tipo o estilo de música que conciben a priori, sin yo todavía rodar una pieza siquiera del repertorio. Descarto desde el primer momento aquellas bandas o artistas en las que descubro una carátula infantil o estúpida. Luego evito todo el que sea country, folk, música de cantautores, new age, música étnica, dance-pop, pop-rock, metal-rock, blues, heavy metal y por supuesto, teen-idol o techno-dance entre otros; géneros musicales que desecho para poder ser más agudo en un manojo más pequeño de cosas. Me detengo, con cierta desconfianza, en bandas indie y de pop-rock alternativo (suelo recatar muy poco de estos géneros, los que por lo general son músicas adolescentes y musicalmente inmaduras), pero presto especial interés en bandas del dream-pop, la electrónica, el jazz, el avant-garde, el rock experimental y el post-rock, el ambient y la música minimalista entre otros.

No conocía TV on the Radio hasta hace unos días. Return to Cookie Mountain es su segundo álbum. Recuerdo haber visto alguna vez uno de los videos de su opera prima. Había tenido la oportunidad hacerlo durante la transmisión semanal de un programa de televisión de canal de cable Canal A de Argentina (la Pepsi Bandplugged y los distintos programas musicales de la TV uruguaya me resultan mediocres). Marcelo Montolivo era el nombre de un de los hombres que comentaban música en ese programa, y en una ocasión habló de estos TV on the Radio. Recuerdo haberle oído decir –él solía ser un tipo muy agudo a la hora de referirse a gustos musicales– que le sorprendía como un quinteto de Brooklyn, formado por cuatro integrantes negros y uno blanco, no sonaban, sin embargo, a una banda negra. Decía que quien los oyera, los confundiría con cualquier banda del indie rock anglosajón y en ningún momento imaginaría que detrás de esa música pudiera haber cuatro miembros de piel negra. No es menor lo que dice. Sería difícil imaginar que detrás de la música de Muse, U2, REM, The Beatles, Pink Floyd o Radiohead hubiera un grupo neoyorquino de Brooklyn. Me agradó la definición del certero comentarista de Canal A, aunque lo que haya dicho no esté tan acertado como he corroborado estos días, al oírlos por primera vez.

Estas referencias me hicieron detener en Return to Cookie Mountain cuando lo hube visto en la larga lista de nuevos discos que me llegó la mañana del lunes. He oído sus once piezas, tras lo cual he decidido no tener dudas acerca de algo: que este será, a finales de diciembre, uno de los mayores discos de rock del año (hablamos de 2006). (Espero que “The Eraer” de Thom York vaya a convertirse en el mejor de entonces: ¡qué perfecto es ese trabajo!). Frente a una gran variedad de porquerías que sin querer nos llegan a todo nivel por los resquicios de las mass-media (The Rasmus, The Strokes, Franz Ferdinand, Travis, U2, Oasis, My Chemical Romance o Pearl Jam), Return to Cookie Mountain es doblemente magistral.

En cualquiera de sus once tracks no es ausente la versatilidad. Los hombres no son sólo audaces, musicalmente, son también buenos y pulidos instrumentistas. Una banda profesional, sin dudas. El sonido que aquí logran, aparte de serles personal, individual y estar adherido a sus metodologías de composición, es muy variado, muy colorido.

El más notorio quizá, de todos los ingredientes que adoran Return to Cookie Mountain, es el soul. Lo extraño es que no podríamos decir, sino sólo equivocándonos, que TV on the Radio sea una banda de soul. No lo son, sin dudas. Como en muchos discos de Zappa, el blues, el jazz o la música clásica aparecían escondidas detrás de una canción ecléctica e inclasificable de rock experimental. TV on the Radio son una banda de post-rock, y es a una banda de éste género a lo que suenan. Una banda típica de finales de los noventa y de esta era, muy cercana al indie o al pop-rock alternativo con renovadas dosis de electrónica y experimentación. No será extraño encontrar tampoco visos de música africana, de blues, y si se quiere, de after-punk.

“Wash the Day Away” resume el pasado, el presente y el futuro del rock. Muchas épocas confluyen en, quizá, la gran pieza musical de Return to Cookie Mountain

La mayor sorpresa estará en “Providence”, tercera canción. El gran artista (el mayor de los artistas del rock de los setentas y perfecto modelo estético de los noventas) prestará su tono de voz para esa canción, David Bowie. También ha resultado ser un tutor indirecto de este trabajo, un elemento inspirador para TV on the Radio. Bowie acompañará al quinteto en Return to Cookie Mountain, aunque su injerencia no llegue a ser tan notoria y decisiva como lo fuera en los trabajos que produjo a Lou Reed (Transformer, 1974) e Iggy Pop (The Idiot, 1976).

“Wash the Day Away” resume el pasado, el presente y el futuro del rock. Muchas épocas confluyen en, quizá, la gran pieza musical de Return to Cookie Mountain: La batería es solemne, militar, si se quiere (en todo el disco, ese instrumento de percusión mantendrá este gravoso y estirado sonido). Una perpetua distorsión eléctrica envuelve la canción, la recubre en todas sus partes y une el conjunto. Hacia el final de la “Wash the Day Away” de seis minutos, esta ruidosa distorsión será la que despedirá el disco cuando el resto de los instrumentos la dejen en soledad por 20 segundos. Aquí está la imperecedera huella de Brian Eno, esa distorsiones ambientales, atmosféricas que han contribuido a que “Heroes” (David Bowie, 1977) o “Achtung Baby” (U2, 1990) sean consideradas dos grandes obras del rock.

Lo es también, Return to Cookie Mountain de TV on the Radio.

________________________________________________________________________________

Valoración Final

Puntaje: 37/40

__________________________________________________________________________

Valoración como álbum:

Superior a: Diamond Eyes (Deftones, 2010) y Tango 3.0 (Gotan Project, 2010)

Equivalente a: Forth (The Verve, 2009) y Black Holes and Revelations (Muse, 2006)

Inferior a: Desintegration (The Cure, 1989)

__________________________________________________________________________

Valoración como artista:

Superior a: Oasis, Clodplay, Metallica.

Equivalente a: Interpol, White Stripes, Curtis Mayfield

Inferior a: John Zorn, Chick Corea.


Sobre esta noticia

Autor:
Leonardo Pittamiglio (54 noticias)
Visitas:
4520
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.