Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Seduccionysuperacion escriba una noticia?

¿Por qué me resulta tan difícil eliminar el miedo al rechazo? por Rubén Bouso

03/11/2010 12:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Todas las emociones negativas que experimentas tienen su compensación positiva para ti. Y te preguntarás qué compensación positiva tiene el miedo al rechazo, algo que odias de ti mismo y que siempre has luchado por evitar. - ¡No puede haber nada positivo de eso! - dices. Sin embargo hay algo que te tiene atado a él y por eso te es tan difícil desembarazarte del rechazo: Se trata de tu búsqueda de validación exterior.

Hasta ahora te da un subidón cuando alguien te admira, cuando alguien te dice que lo haces bien. Inflas el pecho y aunque sea por unos instantes te sientes pleno, sientes que sirves, que eres un crack en toda regla. Aunque sea por un momento te lo crees y te repites - ¡Dios, que bueno soy! -. Lo triste de esto es que sabes que durará poco y luego volverás a ser la misma caca de siempre, a la misma rutina, al mismo vacío interior, a la misma dependencia de lo que digan los demás. El sentimiento de ‘ no servir por ti mismo’ está profundamente arraigado en ti, te lo metieron en la cabeza sin que siquiera te percataras de ello.

La búsqueda de validación y el miedo al rechazo son las dos caras de una misma moneda. No puedes resolver una sin la otra. Porque si resolvieses una de las dos se irían las dos. ¡Hasta ahora nunca vi una moneda de una sola cara!. El miedo al rechazo no te gusta nada pero la otra cara (que te digan que eres un crack), te encanta. Y no interpretes mal esto, no estoy diciendo que no puedas disfrutar cuando te digan que eres un crack pero lo que estás haciendo ahora es depender en exceso de lo que te dicen los demás. Si te dicen que eres un crack estás arriba, si te dicen que eres pésimo te caes. Yo quiero que estés por encima de esos dos juicios, que no afecten ni lo más mínimo a tu sentido de identidad.

Te encuentras pues, en un gran dilema. Por un lado te da mucha nostalgia perder la validación exterior porque… ¡Llevas tanto tiempo alimentándote de lo que dicen los demás de ti! Sientes que es como perder un pedacito de tu personalidad. Tu personalidad no es que te entusiasme pero te da una falsa sensación de seguridad, después de todo tú y tu personalidad ya sois viejos conocidos tras tanto tiempo juntos. La felicidad que has experimentado en tu vida fue gracias a ella y muchas cosas positivas en tu vida también. - ¿Entonces para qué cambiar? - Te preguntas.

Esto es como tirarse a un barranco sin saber lo que hay al otro lado. Hasta ahora ciertos aspectos de tu vida tenían un sentido dependiente de esta búsqueda de validación. Tratabas de ser el mejor cada día y ser el mejor cada día dependía de lo que los demás dijesen. Y eso daba un sentido a tu vida, la gente te hacía feliz de vez en cuando porque a veces las cosas te salían bien y te daba el subidón. O bien aquella chica guapa te hacía un poco de caso y eso hacía que te regocijases de nuevo. Pero si te tiras al barranco y dejas de buscar la validación externa, entonces… - ¡Vaya movida! - pensarás. - ¿Qué pasará? No tendré a nadie que demostrar que hago las cosas bien, ¡Solo a mi mismo! ¡Qué aburrimiento! Ya no me revolcaré entre los aplausos, entre los fans y los baños de masas… Perderé la ilusión por la vida. Después de todo no me había ido tan mal así, puedo seguir así como hasta ahora… - ¿Te resultan familiares estos razonamientos? Seguramente sean algunos que tu mente te dará para que no te tires a la piscina, para que te mantengas en tu zona de confort donde mantienes con ansias el miedo al rechazo y la búsqueda de validación.

Si profundizas verás que tus razonamientos para no cambiar son falsos. Una vez más te sorprenderás engañándote a ti mismo. En el fondo sabes que estás lleno de barro hasta las cejas y estás enfrente de la piscina para limpiarte. La solución está a un paso pero tienes que tirarte y eso es lo difícil. ¡Tírate! ¿Qué puedes perder? ¡El barro es todo lo más que puedes perder!¡Luego quedarás más limpio, con mucha más belleza! Y es que más allá ese miedo al rechazo y la validación exterior se encuentra tu verdadera libertad individual que es el valor más grande que existe. Merece la pena que lo arriesgues todo en la vida por recuperar ese valor perdido. Así dejarás de depender del qué dirán o de los juicios embarrados de los demás.

Ahora ya sabes porque el miedo al rechazo persiste en ti. Si te sinceras, verás que nunca quisiste realmente dejarlo atrás y que eres el único responsable de seguir manteniendo ese absurdo dentro de ti. Ahora puedes elegir otro camino. Basta con que tengas intención de hacer el cambio y asumas sus consecuencias. Pero haz que ésta sea una intención sincera. ¡No vuelvas a engañarte, por favor! ¡Deposita toda tu fuerza en este cambio! Entonces tu intención será tu guía, y tú solo tendrás que caminar. El barro se irá limpiando y un día muy cercano brillarás en su ausencia. Tú presencia única y limpia es aquello que siempre habías estado buscando sin saberlo. ¡Vaya liberación!

Rubén Bouso


Sobre esta noticia

Autor:
Seduccionysuperacion (789 noticias)
Fuente:
seduccionysuperacion.com
Visitas:
7131
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.