Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Resucitan reformas económicas en Cuba los "nidos de amor"

14/03/2011 19:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las parejas cubanas están de plácemes. Los desaparecidos "nidos de amor" resucitan de la mano de una de las reformas en curso para “actualizar" el modelo económico socialista. Pero no se trata de nuevas construcciones, o la rehabilitación de las aquí llamadas "posadas" (hoteles de paso) que la crisis económica hizo desaparecer en forma gradual del escenario nacional al agravarse el déficit de viviendas en la isla. Nuevos lugares íntimos para el romanticismo retornan a partir de la autorización oficial de arrendar habitaciones y casas enteras dispuesta por el gobierno como parte de las medidas que amplían el sector privado de la economía. Al ampliar el trabajo en el sector "no estatal" para asimilar la reducción de plantillas infladas en centros laborales, el gobierno aprobó 178 categorías de trabajo por "cuenta propia" (autoempleo). Una de esas modalidades extiende la posibilidad de permuta, compra, venta y arriendo de viviendas "para facilitar la solución de las demandas habitacionales de la población". Propietarios de viviendas provistos de licencias y con el pago de impuestos están sustituyendo sus letreros de "Rent Room" para extranjeros (en divisa) por otros en que se lee: "se renta habitación por horas, noches o días, en MN" (moneda nacional). Al rentar "un cuarto" por una noche, las parejas evitan utilizar oscuras escaleras de edificios, azoteas o lugares apartados de la ciudad cobijados por la penumbra de la noche, pero expuestos a la acción de atracadores o violadores. Cubanos mayores de 60 años recuerdan nombres como "Canada Dry", "Diana", "Las casitas de Ayesterán", "Pampa", "La Campiña", "11 y 24" y otros, donde se podía rentar una habitación por unos pocos pesos, asequibles a su presupuesto. La mayoría de esos locales contaban con servicio de bar y refrigerios, música, y algunos con estacionamiento para vehículos. Pero poco a poco los también llamados "albergues" fueron cambiando su "objeto social" para recibir a familias que, ante el crecimiento poblacional o la pérdida de su casa, carecían de un techo donde vivir. "Se perdieron espacios discretos y cómodos donde "hacer el amor", dice Romualdo Morejón, de 65 años quien recuerda que hasta en algunos hoteles pequeños de la capital se podía pernoctar a un precio relativamente módico en pesos cubanos. Pero las "posadas" se fueron esfumando, y las que quedaban en estado ruinoso eran insuficientes para la demanda de la población. El deterioro fue gradual. Comenzó a faltar el agua, las paredes estaban descarapeladas y garabateadas por arrebatos de amantes temporales, proliferaban insectos, y los clientes tuvieron que llevar sus propias sábanas y toallas. Llegaron a ser tan escasas que, mientras hacían fila para entrar, algunas parejas confraternizaban en el salón de espera o bajo la sombra de un árbol en el estacionamiento a la espera de su turno. Las "posadas" también servían para que parejas procedentes de provincias y que estaban de visita en La Habana por algún motivo pasaran la noche o algunos días sin excesivos gastos. O para que matrimonios que vivían hacinados con los padres y otros parientes de su cónyuge pudieran disfrutar de algún momento de necesaria intimidad. Sociólogos sostienen que muchos matrimonios naufragaron por este motivo, pues no les fue fácil convivir en un ambiente promiscuo con otros miembros de la familia. Sin embargo, después de rotos los lazos conyugales, vivieron bajo el mismo techo por la escasez de viviendas. El envejecimiento, el deterioro por la falta de mantenimiento, los continuos derrumbes, el efecto de los huracanes y la disminuida capacidad constructiva del Estado, marcaron en las últimas décadas el deterioro habitacional de la isla. Además del déficit acumulado, solo en 2008 el gobierno contabilizó un total de casi 515 mil viviendas afectadas, de ellas 91 mil 254 con derrumbes totales, tras el paso de los huracanes Ike y Gustav, la tormenta tropical Fay y las lluvias caídas en las provincias orientales. A mediados del año pasado, tras reiterados incumplimientos en el plan de edificación de viviendas, las autoridades anunciaron que planean construir hasta 60 mil casas, así como conservar y rehabilitar cerca de 500 mil de forma anual hasta el año 2015.


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
2180
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.