Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carivano escriba una noticia?

Resentida o envidiosa

28/04/2012 21:38

1 ¿Como saber si es una persona, resentida, o envidiosa, analice el siguiente texto y reflexione, puede que le ayude o le haga falta

1

La persona resentida o envidiosa

Solo es necesario darnos tiempo y la oportunidad para entender y no lastimar a nadie. Vive tu vida con humildad y espera dar más que recibir.

¿Cómo saber si soy una persona resentida? O ¿Envidiosa?

Hay personas que tienen una especial inclinación al resentimiento, se “ Sienten” con mucha facilidad, reaccionan desproporcionadamente ante situaciones difíciles, dolorosas o simplemente que no son de su agrado, acumulando rencores infundados.

Recordemos situaciones en las que podemos sentir el resentimiento:

- Determinadas acciones: un comentario crítico, una llamada de atención, una mirada de indiferencia o desprecio, un determinado tono de voz, una ironía, etc.

- Omisiones de los demás: el que se siente herido porque no le felicitaron el día de su cumpleaños, porque alguien no lo saludó, no le dio las gracias o no lo invitó a su fiesta; o tal vez porque siente que no valoran lo que hace, no lo toman en cuanta, no le piden su opinión o no le hacen caso, o porque no le felicitan por las cosas que hace, por su capacidad o inteligencia

Si ante estas situaciones sientes que el mundo se te viene encima, te sientes sumamente agredido o entristecido y lleno de amargura, lo más probable es que seas una persona RESENTIDA y hasta ENVIDIOSA.

¿Qué puedo hacer?

Lo primero es preguntarnos si ese sentimiento negativo que siento, es proporcionado a la realidad de la acción o de la omisión. ¿De verdad no me felicitó porque le caigo mal o simplemente porque es así distraído (a)? ¿De verdad me ofende cada vez que me habla con ese tono que no me gusta o es su forma de indicar las cosas sobre todo en ciertos temas? ¿Me molesta que no me alaguen, o que digan que soy el mejor?

¿Estoy sentido o soy resentido?

1.- Una persona está sentida cuando, por algún suceso concreto, se encuentra interiormente dolida y permanece este dolor dentro. Cosa muy normal, humana y que todos experimentamos.

2.- Cuando este sentimiento se ha convertido en una forma de ser, cuando yo, no sólo estoy sentida (o), sino me siento con facilidad, entonces soy una persona resentida, o envidiosa porque veo que a otros les sucede lo que deseo solo para mí

Cuando alguien ya no sólo está, sino que es resentido, siente envidia o es egoísta sin ni siquiera darse cuenta, entonces sus reacciones afloran continuamente y a veces en forma agresiva, incluso ante situaciones que no son ofensivas. Esto deriva de situaciones que no se han aceptado y perdonado y por esto aparecen una y otra vez robando la paz del alma.

Es importante detenernos aquí y pensar si dentro de nosotros mismos estamos sentidos o somos resentidos, y analizar con detenimiento cuales son las verdaderas causas que provocan esta crisis moral que nos afecta como seres humanos.

"Haznos dignos Señor, de servir a nuestros hermanos"

Debemos recordar que todos somos seres humanos, de distintos credos, razas e ideologías de allí debe venir el análisis critico aceptando las diferencias con amor y respeto hacia el otro.

Dentro del estar y ser resentidos hay algunos Aliados que facilitan convertirnos en personas resentidas e incapaces de disculpar y mucho menos perdonar. Estas son: el egocentrismo, el sentimentalismo, la imaginación y la inseguridad. En esta sesión hablaremos del primero

El egocentrismo y el olvido de sí

El egocentrismo es la tendencia a girar en torno a nosotros mismos, convertirnos en el centro de nuestros pensamientos y punto de partida de todas las acciones. La persona egocéntrica cambia constantemente de humor porque da demasiada importancia a todo lo que a ella se refiere especialmente si se trata de cosas negativas por parte de los demás. Pueden tomar la actitud de sentir que el Universo solo gira en torno a ellos. No hay capacidad para tolerar opiniones diferentes ni ningún tipo de observación o reclamo.

San José María Escrivá afirmaba que “las personas que están pendientes de sí mismas, que actúan buscando sólo su propio bien, son inevitablemente infelices y desgraciadas. Sólo quien se olvida de sí y se entrega a Dios y a los demás puede ser dichoso en la tierra con una felicidad que es preparación y anticipo del cielo”.

Muchas veces solemos darle demasiada importancia a cosas muy pequeñas, o interpretamos o transmitimos lo que pensamos de manera equivocada. Esto es algo muy común y también muy humano. Nadie es mejor ni pero que nadie. Piense en eso, cuando reflexionamos un poco sobre todas las bondades y maravillas que el creador, el universo, Dios o el ser en el que usted cree, se dará cuenta de lo inmensamente feliz que es y de lo agradecido que debe estar con su vida. Cuando acumulamos la rabia, el rencor y el resentimiento por mucho tiempo, simplemente enfermamos. Piense que usted no es culpable de nada solo ha venido a experimentar la maravillosa experiencia de vivir. Comience por perdonarse por sus equivocaciones y no lo vea jamas como pecados. Piense que hay una fuerza superior que le ama muchisimo y solo quiere verle feliz

Las siguientes reflexiones nos podrían ayudar para salir del egocentrismo y olvido de si

1. ¿Suelo usar la palabra yo para empezar cualquier frase? 2. ¿Me dejan indiferentes las noticias de catástrofes, accidentes y permanezco ajeno en general? o ¿Suelo dar mi opinión y reflexión sobre el problema creyendo que es la única visión real y verdadera? 3. ¿Oro por los demás? ¿Especialmente por aquellos que se encuentran en mayor dificultad en su vida? 4. ¿Suelo interpretar mal la forma de actuar de los demás? ¿Si no de todos al menos de algunas? ¿O he formado la costumbre de mirar todo con ojos de bondad, de disculpa, de aceptación? ¿Practico la tolerancia o el Cinismo? 5. ¿Me molesta tratar a las personas que me son antipáticas, o que considero son inferiores a mí? ¿Trato de que noten mi antipatía? 6. ¿Impongo constantemente mi parecer? ¿Creo que sólo yo tengo la razón? ¿No me gusta recibir consejos? ¿O sé cambiar de opinión con sencillez? ¿ Es de los que frecuencia dice “PORQUE LO DIGO YO” ¿Reconozco ante los demás cuando me equivoco? 7. ¿Me alegran sinceramente los éxitos ajenos? ¿Se hablar bien de los demás? ¿O soy altanero (a), brusco(a)? o en el fondo intenta de opacar al otro haciéndole notar que es mejor y más inteligente? 8. ¿Renuncio a mis gustos o caprichos personales para complacer a mi esposo (a), hijos, compañeros de trabajo, a cualquiera? ¿O más bien nunca tengo tiempo para agradecer o hacer favores? 9. ¿Me molesta que un amigo trate o se lleve bien con alguien a quién considero mi enemigo? ¿Cómo olvidarnos de nosotros mismos?

10. ¿Cual es la razón que me hace creer que tengo enemigos, o que no le caigo bien ha alguien?

La respuesta como ya lo mencionamos anteriormente es mediante la entrega a Dios y a los demás. Un gran ejemplo de olvido de sí, es el que nos dio la Madre Teresa De Calcuta, cundo le preguntaban por su salud decía: “no sé, no he pensado en ello, tengo tantas cosas que hacer por los demás como para pensar en mi propia salud”.

1. Para concluir practica estas sabia reflexión de un ser lleno de AMOR, PAZ Y SIN PREJUICIOS

Señor, cuando tenga hambre, dame alguien que necesite comida; Cuando tenga sed, dame alguien que precise agua; Cuando sienta frío, dame alguien que necesite calor. Cuando sufra, dame alguien que necesita consuelo; Cuando mi cruz parezca pesada, déjame compartir la cruz del otro; Cuando me vea pobre, pon a mi lado algún necesitado. Cuando no tenga tiempo, dame alguien que precise de mis minutos; Cuando sufra humillación, dame ocasión para elogiar a alguien; Cuando esté desanimado, dame alguien para darle nuevos ánimos. Cuando quiera que los otros me comprendan, dame alguien que necesite de mi comprensión; Cuando sienta necesidad de que cuiden de mí, dame alguien a quien pueda atender; Cuando piense en mí mismo, vuelve mi atención hacia otra persona. Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos; Dales, a través de nuestras manos, no sólo el pan de cada día, también nuestro amor misericordioso, imagen del tuyo. Madre Teresa de Calcuta M.C.

1.-El resentimiento es como tomar veneno esperando que la otra persona muera. - Carrie Fisher.

2.- Mantener rabia, resentimiento y dolor solamente tensa sus músculos, le da dolor de cabeza y hace que sus dientes resuenen. El perdón alivia la vida. - Joan Lunden.

3.- Cuando usted mantiene el resentimiento hacia otra persona usted crea una cadena emocional que es más fuerte que el hierro. El perdón es la única manera de romper esa cadena y liberarse. - Catherine Ponder

Hasta la próxima

CARIVANO

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

JONI (25/07/2013)

Pues me gusto esta información me hizo mucha falta porque quería saber como es una persona resentida la verdad me sirvió muchísimo. Saludos!