Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Hablandodeciencia escriba una noticia?

Reseñas HdC: El reloj milagroso

31/01/2015 08:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

image

El reloj milagroso y otras historias científicas sobre robótica, automática y máquinas prodigiosas

Antoni Escrig

Nº de páginas: 240

Editorial: Guadalmazán

ISBN: 9788494155246

Precio: 17 euros.

SINOPSIS (del libro)

¿Una sofisticada calculadora mecánica de 2000 años de antigüedad? ¿Un maestro relojero salvando a miles de marineros? ¿Un sabio medieval precursor de la inteligencia artificial? ¿Edgar Allan Poe desenmascarando a falsos autómatas? ¿Músicos y escritores de naturaleza mecánica? ¿El genial Da Vinci construyendo robots? ¿Autómatas al servicio de la religión? ¿Un ordenador completamente mecánico? ¿Un avezado matemático derrotando a Hitler?...

Es imposible concebir nuestra sociedad actual sin el uso asiduo de sistemas automatizados, que facilitan nuestra vida cotidiana hasta límites inimaginables en otro tiempo. Pero la Automática, fascinante compendio interdisciplinar de mecánica, matemáticas, electrónica e informática, tiene su origen en los mismos albores del ser humano. Es hora de revelar el secreto, de abrir las puertas al conocimiento.

RESEÑA

¿Quién no tiene un libro que acabe hablando de robots, de lo que hacen y son capaces de hacer? Ingenios que hablan, que caminan, que conquistarán el mundo... Adelanto que este no es uno de esos libros. El Reloj Milagroso es un intento de plasmar en papel la historia del ingenio humano aplicado a los automatismos. Porque todas esas máquinas que describe en sus páginas, desde la clepsidra hasta los drones, aunque en apariencia nos parezcan extrañas, solo son la plasmación del ingenio de sus creadores. Son física, química y matemáticas aplicadas a la materia.

La tarea a la que Escrig se encomienda es difícil, tanto por su extensión como a la hora de clasificarlos y describirlos en capítulos. Y es que la historia de la automática también es la historia de las guerras de los humanos, de los adelantos científico-tecnológicos que han ido consiguiendo, y de las taras que la superchería y las creencias han puesto sobre este avance. Incido en esto último porque el libro de Escrig está escrito con un inusual toque de pensamiento crítico sin el cual no podríamos entender qué pasó con el reloj astronómico de Praga, o el porqué del Ars Magna de Llul.

Un detalle que me gusta de este libro es el intento de relatar la importancia de los receptores y actuadores de estos ingenios. No solemos darnos cuenta de la maravilla que supone cualquier mecanismo de recolección de datos ?aunque sea tan simple como un resorte que se encoge al chocar con un obstáculo?, y la ingeniosa forma de responder de cada máquina. Estoy pensando, por ejemplo, en el pistón que ideó Watt para que su máquina de vapor consiguiera autorregularse en lugar de explotar o apagarse como ocurrió a sus antecesores. Tan simple como genial.

El reloj milagroso está salpicado de multitud de anécdotas, algunas de la importancia del asesinato del presidente estadounidense Garfield, cuando para encontrar la bala alojada en su cuerpo se recurrió a un ingenio de Alexander Graham Bell que usaba las recientemente descubiertas propiedades del electromagnetismo. La triste moraleja nos cuenta que el ingeniero encontró la bala, pero Garfield acabó muriendo porque los médicos que hurgaron en su herida aún desconocían la necesidad de lavarse las manos para no transmitir los microbios directamente al torrente sanguíneo del enfermo. Algunas veces olvidamos que el conocimiento científico absorbe todo lo que es útil, como el simple proceso de lavarse las manos; y si no ha adquirido otras supuestas técnicas curativas es, simplemente, porque no son válidas, no por ningún oscuro interés.

Una medida de la importancia de las máquinas en la humanidad es la dificultad que encuentra Escrig en el relato por dar detalles de las mismas. Su inabarcable tarea hace que algunos detalles queden a la espera de que nuestra curiosidad nos pique ?bendito Internet?, sobre todo en la explicación del funcionamiento de algunos mecanismos, y que queda fuera del aspecto divulgativo de este libro.

En definitiva, un libro que se lee con agrado, y que no nos dejará indiferentes la próxima vez que desmontemos un aparato y veamos un resorte o un diodo.

Jorge J. Frías

Share

Sobre esta noticia

Autor:
Hablandodeciencia (206 noticias)
Fuente:
hablandodeciencia.com
Visitas:
1857
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.