Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Para reo mexicano, vivo o muerto, la libertad "es lo que cuenta"

31/05/2009 15:07 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cesar Roberto Fierro Reyna, el mexicano con casi 30 años en espera de su ejecución en Estados Unidos, vive una profunda desesperanza y por ello sostiene que lo único que cuenta es alcanzar la libertad, sin importar si llega vivo o muerto. Desde el pabellón de los sentenciados a muerte en la Unidad Carcelaria Polunsky, en Livingston, Texas, el reo de 52 años de edad originario de Ciudad Juárez, en el estado mexicano de Chihuahua, dice a Notimex que "lo único que cuenta ahora es irme a volar y no volver". "A mi no me interesa como me eche el estado de Texas de aquí, de esta cárcel. Si el estado de Texas me va a matar, me va a matar pero me va a dejar ir, me va a dejar ir vivo o muerto", señala resuelto. "El día en que el estado de Texas me ponga en la calle de una manera u otra, el día en que me ponga la inyección, me ponga en la silla eléctrica o me ponga en la calle y me vaya yo, esa es mi libertad", afirma Fierro. "A mí no me interesa si me pone la inyección, o me pone en la calle a caminar e irme a mi casa, el día que me eche fuera de la prisión, eso es lo que cuenta para mi, mientras tanto todo lo demás sale sobrando, son puras palabras", dice. "Una de dos: Me mata y me manda pa la casa. No me mata y me deja ir a la casa; es como blanco y negro, es la madre y el padre", recalca, golpeando repetidamente con el índice una barandilla ubicada detrás del grueso vidrio que lo separa en el área de visitas de Polunsky. Fierro sigue "haciendo tiempo" esperando el desenlace de su situación que lo ha mantenido en un confinamiento considerado por muchos como inhumano y que a lo largo de casi tres décadas le ha causado un visible deterioro a su salud física y mental. El mexicano, al igual que los más de 340 reos sentenciados a la pena de muerte en Texas, permanece 23 horas diarias encerrado en una pequeña celda de tres metros por dos, de la que solo puede salir una hora al día, cuando lo sacan a tomar el sol a un patio interno de la prisión. "Lo único que cuenta para mi es irme a volar y no volver", afirma Fierro, al separar el tema que domina su pensamiento. "Yo lo tengo todo, excepto mi libertad; si tengo mi libertad no me hace falta nada", asegura. Dice que ni siquiera se ocupa ya en soñar, porque "los sueños no son la libertad verdadera y si no es la libertad, pues no es nada". Fierro se ve lúcido sólo cuando habla de libertad y no muestra interés en ningún otro tema a lo largo de hora y media de una accidentada entrevista, que en su mayor parte es ocupada por declaraciones de relatos fantasiosos, como el de los millones de pesos que dice tiene depositados en un banco para cuando salga de prisión. Los signos de su inestabilidad mental parecen evidentes al igual que su decaimiento físico. Fierro luce delgado, un estado que ha mantenido en años recientes a diferencia de sus primeras décadas en prisión, cuando los guardias le apodaban "el oso" por lucir entonces rechoncho. Su desesperanza se evidencia cuando cuestiona al reportero: "¿Qué puedes hacer tú por mí?, no me puedes dar nada, sino me puedes dar la libertad". "¿Para qué quiere escribir de mí? Yo no quiero ser famoso. Yo no quiero que me conozca nadie, yo no quiero que me dé nada nadie, la verdad, a mi no me interesa nadie". "Todos me han abandonado", sostiene, tras escuchar los nombres de personas que en los últimos 30 años han estado cerca de él, como miembros de su familia y algunos abogados y amigos. "Nadie me va ayudar, porque yo lo tengo todo excepto mi libertad", dice. "Cuando me maten esa es mi libertad, cuando me dejen en la calle, me dejen en mi casa, en mi tierra, esa es mi libertad. Si me dejan ir libre, esa es mi libertad; si me matan, esa es mi libertad", reitera. Fierro ha sido el más castigado de los mexicanos condenados a la pena de muerte, al haber pasado más de la mitad de su vida en prisión y haber superado ya el término promedio de una condena por homicidio bajo los estándares de múltiples países. Fierro ha visto desfilar frente a él a todos y cada uno de los 438 reos que Texas ha ejecutado desde 1982, cuando se reinstaló en esta entidad la aplicación del castigo capital. El mismo ha estado a punto de ser ejecutado en siete ocasiones, pero hábiles maniobras legales han logrado rescatarlo de la cámara de la muerte. Su estancia en prisión ha sobrepasado ya más del doble del tiempo promedio que un reo permanece en la cárcel en espera de recibir la inyección letal, calculada por las autoridades carcelarias en 10.5 años. En una paradójica, el caso del mexicano es de acuerdo con especialistas en pena de muerte, uno de los asuntos jurídicos más fuertes de presunción de inocencia. Fierro fue sentenciado por el homicidio del taxista Nicolás Castañón, el 27 de febrero de 1979 en El Paso. Castañón, también de nacionalidad mexicana, murió de un balazo disparado por un revólver 357 mágnum. El siempre se ha declarado inocente del crimen, aunque ahora ya no insiste en ello. "Si quieres hablar de mi caso, ve con los abogados", dice, tajante. Fierro ha perdido múltiples apelaciones y se ha quedado ya sin recursos legales para impedir su ejecución. Las autoridades le impusieron la sentencia de muerte sin que hubiera existido evidencia física en su contra. La pistola utilizada en el homicidio nunca fue encontrada. Jamás se pudo comprobar que él hubiera estado en el sitio del crimen el día de los hechos. Para condenarlo a la pena máxima a principios de 1980, sólo se tomó en cuenta una declaración de culpabilidad y el testimonio de un presunto testigo, el adolescente Jerry Olaguez. Sus abogados han presentado evidencias de que cuando fue acusado del homicidio, fue coaccionado a declararse culpable y que se le encarceló y procesó sin que se le diera acceso a la ayuda consular del gobierno de México a la que tenía derecho. Sin embargo, a lo largo de los años, sus múltiples apelaciones han sido desechadas y aunque ha ganado algunas decisiones judiciales, estas no han sido tomadas en cuenta por las autoridades de Texas que han rechazado los fallos por tecnicismos, incluyendo recientes dictámenes de cortes internacionales. Fierro se ha quedado ya sin recursos legales para impedir su ejecución y su fecha para recibir la inyección letal podría ser emitida en cualquier momento, algo que el reo espera con resignación, porque la culminación de su castigo se convertirá entonces en una vía para su ansiada libertad.


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
4515
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.