Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Vimetra escriba una noticia?

Rehabilitación de viviendas

29/06/2021 12:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las ayudas a la renovación de edificios presentadas por el Gobierno dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia deben priorizar a las familias vulnerables para garantizar el derecho a una vivienda digna

El derecho a la energía es un derecho humano. Sin embargo, poder pagar las facturas de la luz o mantener la temperatura a un nivel confortable dentro del hogar es un desafío para miles de personas en España. Quienes tienen que sufrir las noches frías en invierno o las elevadas temperaturas en verano, quienes deben renunciar al agua caliente sanitaria, quienes solo pueden iluminar sus viviendas con la luz de unas velas son nuestros vecinos. La pobreza energética sigue siendo una realidad en nuestro país.

Aunque se trata de un problema muy complejo –relaciona aspectos sociales, como la pobreza y la exclusión social, con problemas ambientales y de política energética–, se puede encontrar en la rehabilitación de viviendas una solución. De hecho, tal y como reconoce la Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética, esta es una de las herramientas más efectivas para combatir esta situación, a la vez que contribuye a mejorar la salud de las personas y a reducir las emisiones de CO2. Así lo recoge también la recientemente aprobada Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que incide en la necesidad de rehabilitar edificios habitados por personas en situación de vulnerabilidad.

A pesar de este enorme potencial, corremos el riesgo de que las familias con bajos ingresos queden excluidas de las ayudas a la renovación de viviendas anunciadas por el Gobierno en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. No sería la primera vez. Pero vencer esas barreras requiere de fondos y mecanismos específicos para los colectivos más desfavorecidos.

Otro aspecto a valorar es la cuantía de las ayudas para la rehabilitación energética 2021, que debe llegar al 100% de la obra no solo para la regeneración de barrios enteros con perfiles de exclusión social, como ha anunciado el Gobierno, sino también para actuaciones en viviendas individuales de familias vulnerables dispersas en diferentes zonas de las ciudades. Además, estas ayudas deben otorgarse antes de realizar la obra, ya que las personas vulnerables no tienen capacidad para hacer frente a la inversión inicial.

Tabiques móviles para la rehabilitación de viviendas

Para aprovechar el espacio al máximo en la rehabilitación de viviendas podemos utilizar unos muros falsos conocidos como tabiques móviles.

Sirven para separar ambientes sin obra, mediante el desplazamiento de sus paneles móviles a través de la guía situada en el techo. 

Aunque suelen ser de madera estos tabiques, también los encontraremos hechos de cristal por ejemplo para separar oficinas.

Más sobre

Este tipo de pared falsa nos proporcionará flexibilidad, funcionalidad, versatilidad y aislamiento acústico a nuestro espacio.

Al ser móviles podremos disponer de espacios temporales según los necesitemos, gracias al desplazamiento de los paneles. Existen mondireccionales y multidireccionales.

Encontrar tabiques móviles en centros educativos, gimnasios, hoteles... será muy habitual, ya que se están poniendo de moda, y en las viviendas aunque no es lo más común también los podremos encontrar.

Otras barreras

Otra de las barreras es la falta de conocimiento. Para solventar, el programa debería destinar recursos para crear oficinas que informen y acompañen a las personas vulnerables en la identificación de las actuaciones a realizar, su implementación y la tramitación de las ayudas. Es recomendable que estén atendidas por agentes sociales cercanas a estos colectivos, que gocen de su confianza y conozcan su realidad (organizaciones de consumidores, comunidades energéticas, ONG sociales, Ayuntamientos).

El Gobierno prevé que empresas constructoras, energéticas o bancos gestionen los proyectos. En los casos en los que las ayudas estatales no alcancen la totalidad, las compañías energéticas, por ejemplo, podrían financiar la parte no subvencionada mediante los ahorros que se conseguirán en la factura de energía. Esta fórmula no es adecuada para las familias vulnerables dado que, como se ha mencionado, en muchas ocasiones la obra no supondrá un ahorro sino una mejora del confort. En estos casos, las ayudas estatales deberían ser del 100% y estar canalizadas a través de entidades municipales o sociales más próximas a estos colectivos.

El plan contempla, además, una partida para rehabilitación de edificios de titularidad pública. Ello puede ser una oportunidad para que comunidades autónomas y ayuntamientos prioricen la mejora de los edificios de vivienda social de su titularidad destinados a colectivos con bajos ingresos, frente a la reforma de edificios administrativos.

Asimismo, es necesario que el plan se acompañe de una reforma fiscal para que las ayudas a la rehabilitación no computen como ingresos en la declaración de la renta de colectivos desfavorecidos, ya que puede suponer la pérdida de otras ayudas.


Sobre esta noticia

Autor:
Vimetra (94 noticias)
Visitas:
4583
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.